No tenemos un botón de ON/OFF para producir leche

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Petición dirigida a:

Sr. Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno

Sra. Nadia Calviño Santamaría, Ministra de Economía y de Empresa

Sra. Carmen Montón Giménez, Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social                                   

                                 ¿Qué nos dice el Permiso de Lactancia?

Permiso de Lactancia, año 1995
El Permiso de Lactancia recogido en el Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, decía en su artículo 37.4:

«de esta Ley, para la lactancia del menor hasta que éste cumpla nueve meses, los trabajadores tendrán derecho a una hora de ausencia del trabajo, que podrán dividir en dos fracciones. Quien ejerza este derecho, por su voluntad, podrá sustituirlo por una reducción de su jornada en media hora con la misma finalidad o acumularlo en jornadas completas en los términos previstos en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegue con el empresario respetando, en su caso, lo establecido en aquélla.»

Permiso de Lactancia, año 2007
Años más tarde, con la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres se modifica el artículo mencionado en el párrafo anterior y queda así:

«4. Las trabajadoras, por lactancia de un hijo menor de nueve meses, tendrán derecho a una hora de ausencia del trabajo, que podrán dividir en dos fracciones. La duración del permiso se incrementará proporcionalmente en los casos de parto múltiple. La mujer, por su voluntad, podrá sustituir este derecho por una reducción de su jornada en media hora con la misma finalidad o acumularlo en jornadas completas en los términos previstos en la negociación colectiva o en el acuerdo a que llegue con el empresario respetando, en su caso, lo establecido en aquélla. Este permiso podrá ser disfrutado indistintamente por la madre o el padre en caso de que ambos trabajen.»

 

Supuesta Igualdad
La dos mejoras añadidas en 12 años son: haber considerado al género femenino como trabajadora, aunque no como empresaria, y ofrecer la posibilidad de que tanto la madre como el padre puedan coger el permiso de lactancia.

En 1995 sólo se hace referencia al género masculino, utilizando términos como "los trabajadores" y "el empresario". Se tarda 12 años en considerar el término femenino  siendo la mujer, precisamente, la figura única que puede amamantar. Ofrecer el permiso de lactancia a un hombre ¿tiene sentido? sí, si sirve como parche en lugar de aumentar los escasísimos días de permiso paternal.  A partir de 1995, tanto la madre como el padre pueden solicitar el permiso de lactancia. Este es un intento de fomentar la igualdad entre hombres y mujeres pero es una medida que carece de sentido biológico porque no tiene en cuenta que la producción de leche es exclusivamente materna

 

¿Cuál es el problema?
Que esta ley no tiene en cuenta la realidad fisiológica y biológica de la mujer lactante.

Las mujeres que amamantan no disponen un botón de on y off con el que poder parar y reiniciar las glándulas mamarias según el volumen productivo de la empresa.
De la misma forma que cuando tienes ganas de ir al baño vas. Puede que te encuentres en mitad de una reunión importante, o atendiendo a un cliente. Puedes aguantarte un poco, pero de seguida que puedes, vas. ¿Por qué? Porque es una necesidad fisiológica para que nuestro cuerpo pueda expulsar las toxinas y, si no la resolvemos al momento, en el mejor de los casos puede provocarnos una infección de orina. Pero, si te aguantas a menudo, puede derivar en problemas más graves como cálculos renales o litiasis renal, en casos extremos con hospitalización inmediata.

Y ¿por qué hago este paralelismo?

Porque con la producción de leche materna pasa algo similar. La madre lactante produce leche en respuesta a la demanda del bebé. Cuando la madre lactante se reincorpora al trabajo pasa un tiempo (semanas, meses) en el que sigue produciendo leche en los mismos momentos del día aunque su bebé no esté con ella. La producción de leche de sus glándulas mamarias sigue ajustada a las necesidades del bebé y no de la empresa. Esta transición implica un proceso lento y gradual.

 ¿Cuáles son las consecuencias?
Antes incluso de que la madre se plantée dejar de amamantar a un bebé que, en la mayoría de casos sólo cuenta con 16 semanas de vida, puede sufrir una Obstrucción mamaria o una Mastitis. En casos graves la mastitis puede complicarse hasta impicar hospitalización. ¿Qué ocurre? Que la ley actual que cubre el permiso de lactancia es ineficaz en la realidad. Lo vemos a continuación.

  • «4. Las trabajadoras

Conviene especificar que la ley que proteja la lactancia es aplicable a las trabajadoras de cualquier categoría profesional. ¿Por qué? Porque en algunos lugares aún clasistas con modelos de dirección clasistas se siente cierta compresión, o paternalismo, hacia  el hecho de que una mujer que ocupa el último eslabón de la empresa quiera amamantar a su hij@. Se le van a poner las mismas dificultades pero está más aceptada la idea de que siga amamantando ella y no una mujer que ocupa un cargo directivo. ¿Por qué? porque, desde la visión clasista, la mujer directiva ocupa un status cultural que la aleja de las necesidades más animales que más bien son de clase social baja. Igual que en la Europa del siglo XV al XIX en la que las clases altas consideraban el amamantamiento como algo propio de las clases inferiores o de los animales. Curioso que hoy, en el siglo XXI, un elevado porcentaje de las madres que mantienen la lactancia más allá de las 16 semanas de vida cuenten con estudios universitarios. Por esta razón conviene especificar. Algunas madres con cargos ejecutivos o directivos hemos querido mantener nuestra lactancia más allá de las escasas 16 semanas que duró nuestra baja maternal, viviendo en algunos casos un auténtico via crucis

  • tendrán derecho a una hora de ausencia del trabajo, que podrán dividir en dos fracciones.
  • La mujer, por su voluntad, podrá sustituir este derecho por una reducción de su jornada en media hora con la misma finalidad

¿En qué beneficia esto a la madre lactante? ¿Qué se supone que puede hacer la madre en esa hora o en dos medias horas? ¿O hasta, como en el segundo punto, llega la hora de plegar?La extracción de leche puede variar en tiempo, puede durar 15, 20, 30 40 minutos. Depende de la cantidad producida y de la experiencia de la madre. Al margen de donde viva la madre lactante, si cerca o lejos de su empleo, ¿ha de esperar a que sea esa hora? y ¿si produce leche anteso después de "esa hora" o "esas medias horas"? Y si, como en mi caso particular pero extensible fácilmente a cualquier caso en la Hostelería y el Turismo de este país ¿la madre trabaja a jornada más que competa? Quiero decir, más de 8 horas, e incluso más de 9 y de 10 ¿Tiene suficiente la madre con una hora o con dos medias horas? A lo mejor necesita cuatro fracciones de 20 minutos, o dos fracciones de 15, o de 40 minutos. No se puede someter la producción de leche y su extracción a la necesidad laboral. Ambas necesidades han de poder convivir en armonía durante unos meses. Todo el proceso biológico, todos los factores fisiológicos y físicos implicados en la lactancia forma parte de la mujer madre que decide, con todo el derecho para ella y su hij@, amamantar. 

 

  • o acumularlo en jornadas completas

En general esta acumulación supone unas dos semanas de permiso. En este caso, la madre no se va a reincorporar al trabajo dejando a un bebé de 16 semanas de vida. Va a dejar a un bebé de 18 semanas de vida. ¿El bebé es demasiado mayor cuando alcanza las 18 semanas como para dejar de ser alimentado con la leche de su madre? 

  • Este permiso podrá ser disfrutado indistintamente por la madre o el padre en caso de que ambos trabajen.»

Esto no es igualdad. Igualdad es que el padre participe en la crianza de su hij@ en todos los aspectos implicados: afecto, alimentación, educación, compras necesarias, logística, higiene, evolución, visitas médicas, bienestar, establecimiento de rutinas, adaptación escolar... amamantar es lo único que no puede hacer. Lo único. Pero igualmente sí puede ofrecer al bebé biberones con la leche de su madre si a ésta se le permitiera extraerse en su empleo cada vez que su cuerpo lo necesitara y no cada vez que el reloj lo indique.

Como verán, los impedimentos son infinitos. En mi consulta como Asesora de Lactancia voluntaria recibo cientos de casos de madres angustiadas con este problema que además no lo expresan en sus trabajos por miedo al rechazo, e incluso al despido. Mientras, la OMS recomiendo la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. Están privando a la madre y al bebé de la lactancia. La lactancia no sólo aporta beneficios físicos y emocionales a la madre y al bebé, es que además es gratis, cómoda y placentera. Algo así, debería ser facilitado por un tiempo razonable para seguir disfrutandola tanto madre como bebé. 

Dadas las circunstancias actuales con la ley vigente, muchas mujeres se ven obligadas a dejar de lactar cuando el bebé sólo tiene 16 semanas de vida debido a las enormes dificultades que se encuentran cuando se reincorporan a su empleo.

En la mayoría de los casos, los salarios actuales no son proporcionales al coste de la vida lo que obliga a que tanto madre como padre han de trabajar. En muchos jardines de infancia tampoco se permite almacenar leche materna de la madre para que pueda ser suministrada al bebé.

Qué les pido en esta campaña a través de Change.org:

Que modifiquen la ley vigente que regula el Permiso de Lactancia para que:


-Durante 5 meses (tiempo máximo de aplicabilidad del actual permiso de lactancia considerando 16 semanas de permiso maternal anteriores) la madre lactante pueda extraerse leche en el momento que su cuerpo lo necesite en el lugar donde trabaje. 

-Durante esos 5 meses la madre lactante disponga de una sala para hacerlo, no tiene por qué ser una sala especial, pero tampoco el wc. Una sala que le permita la tranquilidad y la privacidad que necesita para hacerlo. 

-Desde el Gobierno promuevan la normalización de la lactancia en las empresas. Las personas no nos podemos partir en dos y dejar en la calle la mitad humana cuando entramos en la empresa. Y la lactancia forma parte de la sociedad. Las ausencias puntuales de la madre para extraerse leche no son equivalentes a las pausas de descanso. No se va a tomar un café o a charlar con l@s colegas del trabajo ¡Va a extraerse leche para poder seguir alimentando a su hij@ de pocos meses de vida pero básicamente por una necesidad física que, de no cubrirla, puede enfermar! 

-Que no utilicen este permiso como un parche para intentar cubrir otras necesidades. Porque ni se están cubriendo adecuadamente ni tenemos por qué mezclarlas y confundirlas. ¿A qué me refiero con esto? A que se utiliza, y se permite abiertamente de acuerdo a la ley vigente, el permiso de lactancia para estar algo más de tiempo con el bebé, rascando madre o padre dos semanas que pudieran juntar a sus bajísimos permisos de maternidad y paternidad. 



Hoy: Sandra cuenta con tu ayuda

Sandra A necesita tu ayuda con esta petición «No tenemos un botón de ON/OFF para producir leche». Únete a Sandra y 1.828 personas que ya han firmado.