¡No más cierres de restaurantes! ¡Permitan servicio a la mesa y autoservicio!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 35,000!


En Colombia, antes de la pandemia, existían aproximadamente 90 mil restaurantes y establecimientos gastronómicos, de los cuales dependían más de 1 millón y medio de familias.

Casi un año después, vemos con profunda preocupación cómo, con la contingencia sanitaria, más de 48 mil establecimientos gastronómicos cerraron, llevándose consigo 230 mil empleos directos y 490 mil indirectos. En otras palabras, el 52% del sector gastronómico colombiano desapareció en menos de un año.

Como si esto fuera poco, las nuevas restricciones impuestas de un día para otro por alcaldes y gobernadores, tiene de nuevo al sector al borde de la ruina. A pesar de los cierres, nuestras obligaciones económicas no dan tregua. El pago de los arriendos y servicios públicos a tarifa comercial, el pago de salarios, proveedores e impuestos no se pausan con cada día de cierre.

Las pérdidas económicas son millonarias y las pocas alternativas que nos dan no son suficientes. Por ejemplo, a pesar de que los domicilios están permitidos dentro de las excepciones de la contingencia, sólo el 18% de los establecimientos gastronómicos están en capacidad de realizarlos, ya que esta modalidad representa únicamente el 10% de nuestras ventas.

A lo anterior, sumemos las grandes pérdidas de alimentos, bebidas e insumos que, al ser en su mayoría perecederos, nos vemos en la obligación de botar o regalar para que no se descompongan. Para evitar este tipo de situaciones, hemos optado por disminuir drásticamente nuestros pedidos de productos provenientes del campo. Lo cual, a su vez, es una de las consecuencias directas de la crisis que afrontan nuestros campesinos. ¡Es que los establecimientos gastronómicos comercializamos cerca del 40% de los productos agropecuarios de todo el país!

Los restaurantes y establecimientos gastronómicos comprendemos la crisis sanitaria por la que está pasando el país y por eso hemos ejecutados con rigurosidad los protocolos de bioseguridad, reduciendo nuestra capacidad de atención en mesas a más del 50%. Tanto así, que, hasta la fecha, ningún restaurante ha sido catalogado como foco de contagio.

Por eso, hoy le decimos a los colombianos y a nuestros gobernantes que ya no resistimos más medidas restrictivas. La salvación de nuestro sector, de cientos de miles de empleos directos e indirectos, de nuestros campesinos y de un enorme patrimonio inmaterial gastronómico es permitir que los restaurantes vuelvan a brindar servicio a la mesa o autoservicio, con todos los protocolos requeridos de bioseguridad, exentos de las restricciones que se impongan como toques de queda o cuarentenas.

¡Por favor, únete a esta campaña para apoyar a todos los productores, cocineros/as, meseros/as, proveedores y a cada uno de los integrantes de esta cadena de servicios que tienen su trabajo en vilo por la crisis!

FIRMA y COMPARTE ya esta petición para decir #SOSGastronomía.

#SinRestaurantesNoHayVida