Petition Closed
2,030
Supporters

Ante el fulminante cese del Dr. Juan Francisco Lorenzo González como jefe de sección de Medicina Interna por parte del gerente del Hospital Universitario de Burgos, los abajo firmantes queremos manifestar que:
El Dr. Lorenzo tiene una trayectoria profesional encomiable y sus manifestaciones siempre persiguen la mejora de la calidad asistencial. No entendemos que como consecuencia de expresarlas libremente, la dirección del Hospital Universitario lo destituya. Creemos que no se puede avanzar en la mejora de la sanidad de la población si no se tiene en cuenta la opinión de los profesionales aunque éstas sean diferentes a las institucionales. La disparidad de criterios no debe ser entendida como una falta de lealtad ni debe originar una represalia como la vivida por el Dr. Lorenzo.
Confundir la “lealtad a la institución”- en todo caso sobradamente demostrada a lo largo de muchos años de trabajo y dedicación a los pacientes y a la medicina pública por parte del Dr. Lorenzo- con la discrepancia de opinión de un directivo que, además, se arroga la exclusividad de las declaraciones a los medios de comunicación diciendo que “él es el único autorizado para hablar con los medios de comunicación”, es un peligroso gesto autoritario que, de no modificarse, puede llevar a actitudes peligrosas, cada vez menos dialogantes.
Por otra parte, queremos manifestar que los funcionarios públicos se deben al conjunto de la ciudadanía y tienen la obligación de expresar públicamente sus criterios profesionales cuando lo consideren conveniente en beneficio de la función pública. El cese del Dr. Lorenzo pone de relieve un concepto de la administración pública en la que se prima la fidelidad personal y política sobre el ejercicio independiente e imparcial del servicio público sustentado en el mérito profesional.
La deteriorada situación del ambiente laboral y profesional en el Hospital Universitario de Burgos, originada por el incierto modelo de gestión implantado y los múltiples recortes efectuados, requieren de una Dirección abierta, dialogante y participativa y no una gestión intimidatoria como la que revela el arbitrario e injustificado cese del Dr. Lorenzo.
Por ello exigimos:
Que los nombramientos y ceses de las jefaturas asistenciales en el Hospital Universitario de Burgos sean los adecuados, es decir, transparentes, objetivos y atendiendo a méritos profesionales y no al criterio abusivo de la Dirección. Hasta que esto ocurra, el Dr. Juan Francisco Lorenzo González debe ser restituido en su puesto de jefe de sección de Medicina Interna del Hospital Universitario de Burgos.

Letter to
Consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León Antonio María Sáez Aguado
Manifiesto de apoyo al Dr. Juan Francisco Lorenzo González.

Ante el fulminante cese del Dr. Juan Francisco Lorenzo González como jefe de sección de Medicina Interna por parte del gerente del Hospital Universitario de Burgos, los abajo firmantes queremos manifestar que:
El Dr. Lorenzo tiene una trayectoria profesional encomiable y sus manifestaciones siempre persiguen la mejora de la calidad asistencial. No entendemos que como consecuencia de expresarlas libremente, la dirección del Hospital Universitario lo destituya. Creemos que no se puede avanzar en la mejora de la sanidad de la población si no se tiene en cuenta la opinión de los profesionales aunque éstas sean diferentes a las institucionales. La disparidad de criterios no debe ser entendida como una falta de lealtad ni debe originar una represalia como la vivida por el Dr. Lorenzo.
Confundir la “lealtad a la institución”- en todo caso sobradamente demostrada a lo largo de muchos años de trabajo y dedicación a los pacientes y a la medicina pública por parte del Dr. Lorenzo- con la discrepancia de opinión de un directivo que, además, se arroga la exclusividad de las declaraciones a los medios de comunicación diciendo que “él es el único autorizado para hablar con los medios de comunicación”, es un peligroso gesto autoritario que, de no modificarse, puede llevar a actitudes peligrosas, cada vez menos dialogantes.
Por otra parte, queremos manifestar que los funcionarios públicos se deben al conjunto de la ciudadanía y tienen la obligación de expresar públicamente sus criterios profesionales cuando lo consideren conveniente en beneficio de la función pública. El cese del Dr. Lorenzo pone de relieve un concepto de la administración pública en la que se prima la fidelidad personal y política sobre el ejercicio independiente e imparcial del servicio público sustentado en el mérito profesional.
La deteriorada situación del ambiente laboral y profesional en el Hospital Universitario de Burgos, originada por el incierto modelo de gestión implantado y los múltiples recortes efectuados, requieren de una Dirección abierta, dialogante y participativa y no una gestión intimidatoria como la que revela el arbitrario e injustificado cese del Dr. Lorenzo.
Por ello exigimos:
Que los nombramientos y ceses de las jefaturas asistenciales en el Hospital Universitario de Burgos sean los adecuados, es decir, transparentes, objetivos y atendiendo a méritos profesionales y no al criterio abusivo de la Dirección. Hasta que esto ocurra, el Dr. Juan Francisco Lorenzo González debe ser restituido en su puesto de jefe de sección de Medicina Interna del Hospital Universitario de Burgos.