Petición pública: ¡No a la perimetral de la sabana y sus peajes!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!


Petición pública a las autoridades Municipales, Departamentales y Nacionales en rechazo al proyecto “Perimetral de la Sabana”

Nosotros, habitantes de distintos Municipios de la Sabana de Bogotá y del Departamento de Cundinamarca, firmamos esta petición pública dirigida a las autoridades Municipales, Departamentales y Nacionales solicitandoles NO dar aval al proyecto “Perimetral de la Sabana”, así como exigimos a la empresa Odinsa retirarlo y no insistir más en la idea —que ha presentado con distintos nombres durante años—, de construir una vía que atraviesa nuestro paisaje y nos impone costosos peajes.

Cundinamarca es el departamento del país con más casetas de cobro de peajes, algunos de los más caros de Colombia[1]. A pesar de esto, el Instituto de Infraestructura y Concesiones de Cundinamarca ICCU podría dar en concesión por 30 años a la iniciativa privada de la empresa Odinsa, el proyecto ahora denominado “Perimetral de la Sabana”, que busca crear cuatro nuevas casetas de cobro en la región. Este proyecto atraviesa de sur a norte los municipios de Mosquera, Madrid, Funza, Tenjo, Tabio y Cajicá. Expresamos al ICCU, bajo la dirección de la gobernación de Cundinamarca en cabeza del señor Gobernador Nicolás García, que nuestra región reclama ¡No más peajes ni destrucción ambiental! Le pedimos que cumpla con sus palabras expresadas en Tenjo: “nadie va a imponer nada que la comunidad no quiera”.

Llevar a cabo la vía perimetral significa lo que dice el ex ministro de Ambiente Manuel Rodríguez Becerra: “¡La destrucción de la Sabana!”[2]. Somos conscientes de que el proyecto causa daños irreparables en materia ambiental y paisajística al ecosistema único en el mundo de la Sabana altoandina, que cuenta con los suelos más fértiles de Colombia; porque erosiona los suelos, aumenta la polución causando daños en la salud, afecta las aves y los mamíferos, los ríos Chicú, Río Frío y acueductos veredales, al punto de llegar a causar un verdadero ecocidio. También trae graves consecuencias económicas, pues encarece las condiciones de vida de los habitantes con el cobro de peajes a $ 24.800 ida y vuelta para carros particulares, lo que aumenta los costos de la cadena de producción y los pasajes de los usuarios de transporte público: estudiantes, trabajadores y turistas. Así mismo, impacta negativamente desde el punto de vista social y cultural, al pasar por encima de instituciones educativas rurales, desplazar familias enteras y campesinos de su hogar, destruir vínculos comunitarios y con ello alterar las costumbres, tradiciones e identidad ante la pérdida del reconocimiento del territorio verde, de nuestro valle sagrado de la Cultura Muisca, reconocido por sus descendientes y raizales.

Los daños también son urbanos, al producir procesos de conurbación que favorecen los negocios de especulación inmobiliaria y son el caldo de cultivo de la corrupción conocida como “volteo de tierras”, que tiene a 31 de los 93 POT, investigados por la Fiscalía a nivel Nacional, en el Departamento[3]; además de ir en contravía de los Planes de Ordenamiento Territorial de nuestros Municipios y de su autonomía, desintegrar sus veredas y separarlas del casco urbano con una barrera física. Igualmente, se reduce significativamente el turismo, porque los peajes y la obra son una barrera para que las personas decidan visitar las maravillas de nuestros pueblos. Y, finalmente, el proyecto se hace sin importar la nula participación y la completa desaprobación de la ciudadanía de los municipios más afectados. 

Como se ha denunciado, la CAR inexplicablemente no exigió a la firma dueña del proyecto un diagnóstico ambiental de alternativas y aceptó que los proponentes presenten a su consideración la solicitud de licencia ambiental. También, debemos rechazar la realización de “socializaciones” virtuales —que se hacen sin clemencia en medio de la pandemia—, en municipios donde ni siquiera la mitad de su población tiene acceso a internet y además de “socializar” el proyecto, se intenta concertar los peajes, procesos que son distintos y por tanto no se han adelantado como señala la ley. 

Es sabido que la construcción del proyecto de la Perimetral no es la única opción para tratar los problemas de movilidad de otros municipios; pues existen más alternativas y se descartaron de tajo, como la vía existente entre Madrid y Chía. Llamamos la atención en que la participación ciudadana ha sido sumamente limitada e insuficiente y por eso, como ciudadanos, invitamos a emprender un proceso amplio y representativo de educación, organización y movilización en el marco de la construcción de un comité democrático en defensa de Tabio y los municipios afectados, donde quepamos todos los interesados en  la perimetral  y en rechazo a más peajes en la Sabana y nuestro departamento. 

Reiteramos a las autoridades el llamado a NO dar aval a la Perimetral y exigimos a la empresa Odinsa que retire la propuesta por todos los motivos expuestos. Agradecemos a todos las personas que firman esta petición y la difunden, así como a los medios de comunicación que obran con verdad y ética, para que seamos escuchados en la defensa del territorio que amamos y es nuestra casa común. 

[1]Espinel, Yeilor. (2018, julio 10). ¡Cundinamarca dice: no más peajes! Las dos orillas. https://www.las2orillas.co/cundinamarca-dice-no-mas-peajes/

[2]Rodríguez, Manuel. (2020, agosto 23). Destrucción de la Sabana de Bogotá. El tiempo https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/manuel-rodriguez-becerra/destruccion-de-la-sabana-de-bogota-columna-de-manuel-rodriguez-becerra-532292

[3]Fiscalía General de la Nación. (2018, mayo 3). Avanzan investigaciones por el volteo de tierras y presuntas irregularidades en los Planes de Ordenamiento Territorial-POT. Fiscalia Boletín 24322 https://www.fiscalia.gov.co/colombia/bolsillos-de-cristal/avanzan-investigaciones-por-el-denominado-volteo-de-tierras-y-presuntas-irregularidades-en-los-planes-de-ordenamiento-territorial-pot/