Nada que curar: Cierren la plataforma de terapias de reconversión sexual Elena Lorenzo

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 75.000!


“Sí, puedes recuperar tu heterosexualidad. Tu decides. Si quieres puedes dar el paso…” son algunas de las frases que cualquiera puede encontrar en la página web de la “coach” Elena Lorenzo. Fue multada en septiembre de 2018 después de tres años desde que la Asociación LGTBI Arcópoli le denunciara por vulnerar la Ley de Protección Integral contra la LGTBifobia, donde se explica que la promoción y la realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual está penada. 

La autora de esta página, Elena Lorenzo, defiende que la homosexualidad no es algo innato, sino que se trata de una "ideología de género" que se va fraguando y consolidando con el paso de los años. Por tanto, al ser, según ella, una condición psicológica adquirida por imposiciones sociales confirma que existe la posibilidad de reconducirla hacia "lo correcto", hacia la heterosexualidad. 

Elena Lorenzo está camuflando terapias de conversión hacia la heterosexualidad que violan los derechos humanos de cualquier persona e impide el desarrollo psicosocial completo de la misma. Se trata de un atentado contra el colectivo LGTBI+. Vende la homosexualidad como una enfermedad para la cual ella tiene la cura. Define ese mundo como algo horrible que no trae más que problemas. 

Por ello, personas vulnerables que no dispongan de la suficiente información sobre sexualidad o que carezcan de cualquier tipo de apoyo por parte de su círculo más cercano, se pueden ver arropadas y comprendidas por este tipo de terapias, encontrando en ellas la solución para su "problema". 

Esto tenemos que pararlo: necesitamos que este tipo de webs en las que se publicitan estas terapias de reconversión estén prohibidas a nivel nacional. Firma ahora esta petición para hacer llegar tu apoyo al Ministerio de Justicia. 

En España solo Madrid, Aragón, Comunidad Valenciana y Andalucía han promulgado leyes que prohíben de forma expresa estos métodos con sanciones en caso de inclumiento. Pero nuestro país no tiene una legislación nacional que permita actuar con más eficacia ante estas terapias, y mucho menos, su publicidad. 

Por eso quiero pedirte que firmes esta petición para que el gobierno prohíba a nivel nacional estas terapias de conversión y, por tanto, también su publicidad. Ser LGTBi no es una enfermedad. No hay nada que curar. 

Fdo:
Jorge, Jose y Paula.