¡Derivación urgente de pacientes de UVI entre comunidades autónomas!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Debido a la extensión y gravedad de la epidemia por COVID-19 en la Comunidad de Madrid se está denegando el ingreso en UVI por falta de camas a pacientes que reúnen criterios clínicos para recibir este tipo de asistencia. Es así a pesar de los esfuerzos que se han realizado para aumentar las plazas de cuidados intensivos en todos los hospitales. Ya no hay más plazas de UVI en Madrid. La denegación de ingreso en UVI supone una sentencia de muerte para estos pacientes que, sin respiración asistida y otros cuidados intensivos, no pueden sobrevivir. Esto le está sucediendo a personas de hasta 70 años con una buena situación basal. En los próximos días la edad de rechazo puede bajar aún más…

Otras comunidades autónomas todavía no tienen tantos casos graves de coronavirus y por lo tanto aún mantienen casi intactos sus recursos de camas de vigilancia intensiva. Además, podrían hacer un esfuerzo similar al que se ha hecho en Madrid y Lombardía y habilitar más camas de UVI en otras dependencias (áreas de reanimación postquirúrgica, por ejemplo).

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, establece que "El Ministro de Sanidad se reserva el ejercicio de cuantas facultades resulten necesarias para garantizar la cohesión y equidad en la prestación del referido servicio." La falta de camas de cuidados intensivos por causa de una epidemia en una sola comunidad autónoma cuando en las demás sobran es una amenaza evidente a la cohesión y equidad del Sistema Nacional de Salud.

Madrid es ahora una “zona cero” que necesita la solidaridad de otras comunidades autónomas. Podrá devolver en el futuro la ayuda prestada cuando haya pasado lo peor de la epidemia y otros territorios estén en el momento álgido. Pero para que fluya esa ayuda es necesario organizar un circuito de derivación de pacientes de UCI ágil entre comunidades. El Ministro de Sanidad tiene la autoridad para hacerlo.

Este mecanismo de derivación permitirá que no mueran pacientes simplemente porque no han enfermado en el lugar adecuado.