Petición cerrada

La Educación Superior Musical en España a la deriva: promovamos la renovación legislativa de estas enseñanzas. La música española no puede perder el tren de Europa.

Esta petición ha conseguido 4.020 firmas


Estimado Sr. Ministro,

Los firmantes deseamos compartir con usted nuestra preocupación por la situación actual y el futuro de la educación superior musical en España.

En los últimos años la enseñanza musical superior ha experimentado una renovación importante de sus planes de estudios y titulación académica. Sin embargo, este impulso no se ha visto acompañado por una revisión similar de las estructuras del profesorado, y dichas enseñanzas continúan estando lastradas por su ubicación en el ámbito de las enseñanzas medias. La ley LO 1/1990, de 3 de octubre (LOGSE), y la LO 2/2006, de 3 de mayo (LOE), no lograron corregir esta situación, pues aunque las titulaciones superiores de música quedaron separadas de las profesionales, no ocurrió así con sus cuerpos docentes ni con su estructura académica. Las principales consecuencias de esta vinculación son dos:

•   A día de hoy, la ley aún sigue permitiendo la promoción interna (vía de acceso) desde el Cuerpo de Profesores al Cuerpo de Catedráticos de Música, a pesar de pertenecer a rangos completamente diferentes (pues equivaldrían al Cuerpo de Profesores de Institutos y al de Profesores de Universidad, respectivamente).

•   Por otro lado, la ley sigue manteniendo para el Cuerpo de Catedráticos de Música un sistema de ingreso, el concurso-oposición regulado por el RD 276/2007, de 23 de febrero, concebido para los cuerpos docentes de enseñanzas medias, claramente inadecuado para garantizar el grado de especialización propio de una educación superior.

Las dificultades que emanan de tener dos cuerpos de rangos distintos conviviendo en unas mismas enseñanzas, y sin una delimitación clara de sus funciones, dieron lugar a un período de casi 25 años de desregulación en los que se hizo imposible la convocatoria de plazas de Catedráticos de Música. El RD 427/2013, de 14 de Junio, que delimitaba las funciones de cada uno de los cuerpos, introdujo al mismo tiempo nuevos motivos para la confusión, al agrupar especialidades que debían permanecer separadas y eliminar otras indispensables. En conjunto, este panorama ha impedido desarrollar de forma generalizada la independencia, especialización y estabilidad del profesorado en unos centros que se suponen equivalentes a las Universidades.

Por otra parte, el hecho de que los conservatorios superiores sigan incardinados en enseñanzas medias ha generado otros problemas no menos importantes: normativa y órganos de gestión del centro inadecuados, falta de autonomía, incapacidad del profesorado para desarrollar una actividad artística necesaria para complementar el ejercicio docente, o ausencia de sistemas de control de calidad adaptados a estos estudios.

Ante esta situación, algunas CC.AA. han encontrado diversos modos de paliar las deficiencias mencionadas, creando Fundaciones con las cuales desligar sus centros educativos superiores de las administraciones de enseñanzas medias (caso de País Vasco o Cataluña), o apostando por un sistema de pruebas específicas con las que garantizar, al menos, la calidad del profesorado interino contratado (caso de Castilla y León o de Aragón), renunciando así a continuar incorporando docentes de enseñanzas medias mediante comisiones de servicio.

Pero estos casos no dejan de ser excepciones aisladas, parches a un sistema necesitado de una profunda revisión y replanteamiento, tanto por los problemas que arrastra como por los nuevos retos a los que se enfrenta al entrar a forma parte del Espacio Europeo de Educación Superior. Nos encontramos en un momento clave para llevar a cabo esa refundación de nuestras enseñanzas artísticas superiores. La LO 8/2013, de 9 de diciembre (LOMCE), elaborada bajo su dirección, hace mención clara a la apuesta por la calidad de la enseñanza y la especialización en la oferta educativa de los centros de estudios. Por ello, creemos que es el momento de dar un paso adelante y regular un espacio específico para estos estudios, bien dentro de las universidades, bien fuera de ellas bajo una nueva “ley de enseñanzas artísticas superiores”. Vemos también necesario crear uno o varios cuerpos docentes exclusivos para estas enseñanzas, con unos sistemas de ingreso específicos que garanticen la especialización del profesorado y la autonomía de los centros. Y crear además una normativa alejada de la ley actual de incompatibilidades que fomente la actividad artística como parte del proceso de investigación y revisión constante al que debe someterse el profesorado de estas enseñanzas.

A la luz de estas ideas, encontramos muy preocupantes las recientes convocatorias realizadas en las comunidades de Asturias, Andalucía y Valencia para cubrir plazas de Catedráticos de Música con funcionarios de carrera del Cuerpo de Profesores de Música, por vía de promoción interna, mediante concurso de méritos y sin ningún control real sobre el grado de especialización del profesorado (la simple exigencia del título de Doctor no siempre es garantía de dicha especialización, pues en España no existen aún doctorados en interpretación musical, por ejemplo). También nos parece alarmante el borrador de la nueva Orden por la que se pretende aprobar los temarios para los procedimientos de ingreso en el cuerpo de Catedráticos de Música. Más allá de la idoneidad de estos temarios (que consideramos anticuados, desequilibrados, confusos y redactados de forma precipitada), nos preocupa hondamente la posibilidad de que se siga optando por un camino que no haga sino perpetuar un sistema desfasado, ahondando en los errores de las últimas décadas, e impidiendo la muy necesaria refundación de nuestras enseñanzas artísticas

La situación actual está provocando una importante fuga de capital humano, y amenaza seriamente las posibilidades de ofrecer en España una educación musical de calidad durante varias generaciones.

Ante esta situación, y a modo de resumen, creemos conveniente:

×        Paralizar cualquier convocatoria de plazas de Catedráticos de Música que se ampare en la actual legislación.

×        Crear un espacio específico para las enseñanzas artísticas superiores, mediante ley orgánica, vinculado o no a las Universidades, que proporcione una normativa adecuada y un órgano de gestión independiente.

×        Realizar un estudio profundo sobre las necesidades y exigencias reales de la estructura y el profesorado de este tipo de enseñanzas.

×        Diseñar un cuerpo docente propio, con un sistema de ingreso que garantice la calidad y especialización del profesorado, y que permita la autonomía de los centros de estudios a la hora de confeccionar sus claustros.

Es nuestro deseo que esta carta sirva para poner en evidencia la necesidad de tomar decisiones de gran calado y con visión de futuro, y de apostar por una enseñanza musical superior de calidad, independiente, rejuvenecida y competitiva, a la altura de las exigencias que conlleva nuestra pertenencia al Espacio Europeo de Educación Superior.



Hoy: Alberto cuenta con tu ayuda

Alberto Rosado necesita tu ayuda con esta petición «Ministro de Educación, Cultura y Deporte, D.José Ignacio Wert: La Educación Superior Musical en España a la deriva: promovamos la renovación legislativa de estas enseñanzas. La música española no puede perder el tren de Europa.». Únete a Alberto y 4.019 personas que ya han firmado.