¿Si el deporte es salud por qué tiene un impuesto de lujo? Firma para que lo bajen al 10%

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Si en algo se han puesto de acuerdo los médicos y los investigadores es que aquellas personas que han afrontado el Covid-19 en buena forma física, sin sobrepeso y que no eran fumadores han resistido mucho mejor la enfermedad. No es algo que sorprenda a nadie cuando los médicos ya hace muchos años que recetan actividad física.

Lo que si sorprende es que los que nos gobiernan sólo consideran lo del deporte es salud para los discursos. Les encanta escucharse cuando lo dicen…para luego no hacer nada para poco o nada para promocionarlo. Oscar Peiró, uno de nuestros entrenadores más reconocidos y propietario de dos centros de entrenamiento ponía en palabras lo que pensamos muchos. “Durante el confinamiento y al empezar a salir hemos visto que todo el mundo quiere moverse. El deporte mejora tu calidad de tu vida, nos da salud física y mental con lo que esto supone de ahorro en gastos sanitarios para el Estado…pero luego tiene un impuesto de lujo, el 21%, mayor que el de otros productos que son perjudiciales para la salud. Parece que se sigue pensando que el deporte es para los ricos, cuando la actividad física es para todos”.

El deporte es un producto de primera necesidad y los profesionales de la actividad física han dado un ejemplo lanzándose en masa a dar miles de horas gratuitas a través de las redes sociales para ayudar a que la población permaneciera activa y no se viniera abajo en un momento tan crucial como el que hemos vivido con el encierro en casa.

En estos tiempos en los que parece que no se gobierna por lo que necesita la sociedad sino por lo que necesito yo para seguir gobernando no espero el milagro de que alguien se acuerde de que la primera vacuna, como dice el Dr. Escribano, somos nosotros mismos. Con nuestra actitud, respetando el distanciamiento, y haciéndonos más fuertes con la nutrición y el deporte.

El deporte está en un momento crítico. Gimnasios, clubes deportivos, eventos deportivos....están al borde del KO. Y nos ha costado décadas construir nuestra cultura deportiva popular y recortar el retraso con los países europeos (que ojo seguimos lejos). Los deportistas ya no queremos palabras bonitas, queremos ver hechos.