Investigación del Trastorno Obsesivo Compulsivo y posibles nuevos tratamientos

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


¿QUÉ PEDIRÍA SI PUDIÉSE PEDIR SOLO UN DESEO? 

 Poder concentrarme en lo que estoy haciendo. Si es leeyendo concentrarme en leer, si es dibujando en dibujar, si es nadando en nadar, si es durmiendo, sencillamente poder dormir. Sin nada que desvíe mi atención y me provoque ansiedad y sufrimiento. 

Soy una chica de 30 años y tengo Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). 

Como muchos sabréis, se trata de un trastorno de Ansiedad en que pensamientos intrusivos aparecen (obsesiones) y la persona trata de controlarlos repitiendo rituales o comportamientos (compulsiones). Seguro que se os viene la imágen de Jack Nicholson en “Mejor Imposible”, y hasta puede resultar gracioso (yo me reí mucho con esa película), pero lo cierto es que se trata de un trastorno muy incapacitante y que crea un gran sufrimiento a quien lo padece. 

Aproximadamente un 3% de la población lo sufre, sin distinción por países, sexo, o clase social; estamos hablando por tanto de millones de personas en todo el planeta. 

 En cuanto a las obsesiones, pueden ser infinitas. Es verdad que suele haber “grupos” para clasificar las obsesiones más frecuentes de la gente que padece TOC, pero cada persona es un mundo. 

Yo he tardado mucho tiempo en saber que tenía TOC , y también mucho tiempo en identificar qué tipo de TOC: en inglés hyper awareness OCD/ sensorimotor OCD y en español TOC somático (supongo, porque tampoco he encontrado en español un nombre claro para identificarlo). Lo cierto es que he pasado años sin saber qué me ocurría, y creeyendo incluso que era algún problema físico y no psicológico. 

 ¿QUÉ SALIDAS HAY ACTUALMENTE? 

 Los tratamientos son fundamentalmente dos: la terapia psicológica y la farmacológica (o la combinación de ambas). La terapia psicológica es siempre la mejor opción, pero no siempr es fácil para la persona que sufre TOC modular esa manera de pensar o actuar. 

Desgraciadamete, las opciones farmacológicas tampoco son muchas: se reducen principalmente a la Clomipramina (un medicamento que tiene más de 50 años e importantes efectos secundarios)  y los medicamentos Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS), de los cuales el más nuevo tiene ya 20 años. 

Las dosis que se recetan para el TOC de estos medicamentos suelen ser altas porque es cuando se consigue una mayor eficacia. 

Sin embargo, y aquí es donde está el problema, la mejoría incluso a altas dosis es MUY RELATIVA. Por supuesto varía en función de cada persona, de cada tipo de TOC, y de la dosis que ésta tome. Pero como digo, a menudo se toman altas dosis (con sus correspondientes efectos secundarios) para conseguir una ligera mejoría. 

 ¿QUÉ ME GUSTARÍA? 

 Es por ello que me gustaría pedir, en primer lugar, más concienciación sobre éste y otros trastornos psicológicos. Que se pueda hablar de ello sin ser un tabú, y que se le tenga la misma consideración que se tiene sobre cualquier problema de salud físico. Y en segundo lugar y por consiguiente, que se INVESTIGUE MÁS SOBRE EL TOC. Porque es un trastorno muy incapacitante, y porque los tratamientos farmacológicos actuales son escasos y deficientes. 

 


Muchas gracias



Hoy: N cuenta con tu ayuda

N SC necesita tu ayuda con esta petición «ministerio sanidad: Investigación del Trastorno Obsesivo Compulsivo y posibles nuevos tratamientos». Únete a N y 1.129 personas que ya han firmado.