Ayuden a las abejas y prohíban insecticidas dañinos #protecciondelasabejas

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Si te gusta comer sano, puedes agradecérselo a los insectos -en particular, a polinizadores como las abejas-, quienes proveen más del 75% de las plantas, frutos y semillas que alimentan al ganado y a los seres humanos. Tristemente, los polinizadores están inmersos en una crisis desde hace varias décadas. Los apicultores advierten sobre enormes pérdidas de colmenas cada año, al tiempo que las especies de abejas nativas y otros insectos polinizadores están en grave disminución por numerosas razones.

1. Promueve las Especies de plantas Autóctonas y variadas: si tienes una finca o jardín,  exige plantas nativas de toda la variedad de tipos y colores para favorecer la diversidad. Recuerda que las plantas autóctonas están mejor adaptadas a tu clima que aquellas exóticas. De distintos tamaños de floraciones, desde tamaños de 2 milímetros a otras de hasta 2,5 centímetros, pues un solo tamaño no abarca a todos los polinizadores: Hay más de 20,000 especies en todo el mundo, así que los jardines y campos deben tener una variedad de especies y tamaños también

2. Continuidad de floración estacional: la elección de las plantas también debe cubrir con floraciones cada estación del año (primavera, verano y otoño, principalmente). Algunas especies de abejas se mantienen activas todo el año, otras solo en primavera y verano, y todas necesitan alimentarse sea la fecha que sea.

3. Salvar a las reinas que hibernan: las emergentes reinas de las abejas del género Bombus necesitan flores en primavera, arbustos y árboles. Estas abejas o abejorros, a diferencia de las abejas comunes, tienen un ciclo anual. Las nuevas reinas nacen en otoño, después de poner la cría, encuentran un lugar donde hibernar durante el invierno. Cuando estos insectos terminan su hibernación en primavera, necesitan néctar y polen—sino no pueden empezar sus colonias. 

4. Ofrece una casa para las Abejas y crea espacios ecológicos entre tus cultivos: estas puedes encontrarlas online o en alguna tienda de jardinería.  Colocando un lugar para tus plantas de cobertura, silvestres y autóctonas, en el margen de tus cultivos agrícolas y de tus frutales mejorarás la polinización de tus plantas y además ayudarás a las abejas cuando tus cultivos acaben su temporada. 

6. No te pases con los químicos: los pesticidas afectan a más especies de las que dicen en el etiquetado, y no todos los animales son plagas. Una buena estrategia para usar menos químicos, según muchos agricultores, es incluir plantas que atraen a insecticidas naturales (como los que se mencionan justo arriba)  junto con una barrera biológica —método según el cual se añaden plantas que de forma natural repelen las plagas, como el ajo para los pulgones o la albahaca para las plagas en los tomates—. Hacer un buen uso del abono y mantener la tierra rica en nutrientes puede ayudar también a los sistemas inmunes de las plantas.

7. Ayuda e implícate: aprende más acerca de las organizaciones que mantienen y apoyan a los polinizadores y sus hábitats, como la Fundación Amigos de las Abejas. Y participa en alguno de sus proyectos, como voluntario o mediante donaciones. Ayuda a organizaciones como Greenpeace para reclamar la prohibición de los herbicidas e insecticidas que matan a las abejas y una agricultura no industrializada. Haz un curso de apicultura, o apoya a proyectos como ecocolmena, y tendrás la oportunidad de sumar más abejas al mundo.