Stop maltrato animal. Protocolo de actuación urgente.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Ante los recientes casos de maltrato animal es necesario una respuesta rápida y eficaz que de respuesta al problema, es decir, un protocolo de actuación que de respuesta a un problema concreto y se agilicen medidas judiciales ante los que causan cualquier tipo de maltrato animal. 

Esta claro que las medidas impuestas a personas que causan maltrato animal son en muchos casos insuficientes puesto que no llegan a la raíz del problema, falta de sensibilidad hacia el mundo animal.

 

El panorama actual nos obliga a adoptar medidas nuevas que intenten eliminar el maltrato animal en todas sus variantes. 

 

Estas medidas deben ser elaboradas conjuntamente por todos los agentes implicados: abogados, psicólogos, y representantes de las asociaciones de animales. Abogados puesto que conocen el marco legal actual y como podría encauzarse, psicólogos puesto que en muchos casos la solución implica rehabilitación psicológica o al menos un seguimiento, y representantes de las asociaciones de animales ya que conocen la situación actual y son muchas veces las que detectan casos de maltrato.

La propuesta incluye que ambos conjuntamente elaboren un protocolo de actuación y de depuración de responsabilidades para poner en marcha ante un caso de maltrato animal.

La solución no esta en sanción económica, esta en la educación, por lo que el protocolo deberá incluir una serie de medidas como las siguientes.

Estas medidas deberán ser ejemplarizante. 

A nivel autonomico se propone un modelo o protocolo de actuación urgente en caso de maltrato animal.

A nivel estatal se propone unas sentencias justas y ejemplarizantes ante casos de maltrato animal.

Algunas de las propuestas que se quieren conseguir son las siguientes:

 

1. Elaboración de un mecanismo de protección ante el animal si fuese necesario.

2. Que el individuo pase a disposición judicial de forma inmediata.

3. Sentencias que subsanen el daño evocado o que reparen daños similares.

En este punto reside la actual propuesta. Que una persona condenada por maltrato animal sea puesta a disposición de las asociaciones de animales para realizar una serie de horas o servicios comunitarios en estas entidades. Entre las labores podrían ser recogida y captura de animales abandonados, rehabilitación en animales que han sufrido maltratos, colaborar en charlas de información y sensibilización contra el maltrato, apoyar en paseos o gestión interna del centro... Es decir, que la condena se traduzca en horas reales de apoyo en distintas organizaciones de animales.

4. Un psicólogo valorará al individuo en cuestión para determinar si padece algún tipo de trastorno o psicopatología, y determinará su posterior tratamiento obligatorio.

 

Estas medidas pueden parecer difíciles de llevar a cabo, pero con la elaboración de un protocolo de actuación podrían agilizarse. Y las condenas deben de ser de utilidad, que reparen o ayuden a prevenir conductas similares.

La solución al maltrato animal no puede ser una mera cuantía económica, debe ir más allá y combatir en el origen del problema, la falta de sensibilidad al mundo animal.