Mi maltratador me persigue por el dispositivo telemático. Pido justicia #194avisos

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


Soy una víctima de violencia machista y llevo 4 años con un dispositivo telemático para que mi maltratador no se acerque ni a mí ni a mi hija. 4 años en los que mi maltratador se ha estado saltando sistemáticamente la orden de alejamiento, de 200 metros. Solo en los últimos 6 meses, son 194 las veces que el Centro de Control (COMETA) me ha llamado para alertarme de que se la ha saltado y corro peligro. 

Vivo en una tensión y sufrimiento continuo. Tengo miedo de salir a comprar, de estar en un bar...El dispositivo ha llegado a sonar hasta en mi propia casa. Se acerca, se aleja y cuando llega la Guardia Civil él ya no está ahí. Soy de un pueblo no muy grande de Andalucía y sabe por dónde moverse para tenerme acosada. 

Pero hay juicios y mi maltratador sale absuelto porque, aunque se haya acercado lo suficiente para que la alarma de mi dispositivo suene, no ha existido un encuentro, no me he cruzado con él cara a cara. Por eso, pido tu firma para que no se pueda absolver a un maltratador que se ha saltado reiteradas veces la orden de alejamiento, aunque no haya llegado a verle cara a cara. El juzgado tiene que reconocer que, cuando son tantas veces, existe un patrón de acoso.

Soy consciente de que el dispositivo tiene sus ventajas, pero mi agresor no está teniendo consecuencias por saltarse una y otra vez la orden de alejamiento. Y ni yo ni mi hija podemos seguir viviendo así. Y ya no solo afecta a mi día a día en términos psicológicos, sino a mi vida laboral. Yo trabajo cuidando a personas mayores y son muchas las veces que se ha acercado cuando estaba trabajando y ha venido la Guardia Civil. De muchos trabajos me han acabado echando por miedo a que pueda pasarle algo a sus familiares o porque simplemente se han cansado de que esté viniendo continuamente la policía. 

La condena que se le impuso por malos tratos continuados y lesiones fue de 2 años y medio, que se le sustituyeron a cambio de trabajos comunitarios y de llevar esta pulsera temática. Pero de nada sirve si la está utilizando como un juguete. 

Sé que es mucho lo que falla, para empezar, estos maltratadores necesitarían tratamiento psiquiátrico, pero ahora mismo lo que está en juego es la protección y la vida de las víctimas, de todas las mujeres que, como yo, NOS NEGAMOS A SEGUIR VIVIENDO ASÍ.

El informe de COMETA de los últimos 6 meses recoge esas 194 veces que mi agresor se ha saltado la orden de alejamiento. Ha habido 2 juicios y en los dos ha salido absuelto. ¿Cómo puede ser? A mi me defiende la Fiscalía, no me asignan un abogado de oficio y yo no tengo dinero para pagarme uno. Hasta que no pueda conseguir un abogado que defienda y alegue los hechos que están pasando, tengo que seguir viviendo esta situación. No es justo. No se está haciendo justicia por mi ni por tantas otras víctimas de violencia machista. Es evidente que estas 194 veces en las que se acerca lo suficiente para que salten las alarmas, se están haciendo de forma reiterada e intencionada. 

No puedo seguir así. El 20 de agosto se acaba la condena y, como no ha habido encuentros todos estos años, a pesar de que sí ha habido numerosas alertas, le van a quitar la pulsera telemática. ¿Qué va a ser de mi hija y de mí el día 21? Pido justicia. 

Firma y comparte para pedir que no se pueda absolver a un maltratador que se ha saltado tantas veces la orden de alejamiento, aunque no haya llegado a enfrentarse a la víctima, que se reconozca que hay un patrón de acoso y se penalice. Por mi hija, por mí y por todas las víctimas de violencia machista.

#194avisos