Competencia Ecosocial para la sostenibilidad.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Son tiempos difíciles y, sin embargo, los retos de la educación ambiental siguen ahí.

Ahora mismo, el Proyecto de Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE) está en trámite parlamentario. Un proyecto que olvida la emergencia climática y la crisis ecosocial, que no tiene en cuenta nuestra ecodependencia e interdependencia, ni pone la vida en el centro de la actividad escolar.

Es por ello, que desde #EA26, hemos elaborado este documento (pincha aquí para descargar) reclamando la introducción de la competencia ecosocial en dicho proyecto.

El Sistema Educativo debe contribuir a la formación y el desarrollo integral del alumnado en el contexto y oportunidades que ofrece el siglo XXI, pero también en la resolución de los retos y problemas que debemos enfrentar, fomentando su integración en la sociedad como verdaderos agentes de cambio y transformación social hacia la sostenibilidad.

Las actuales emergencias climática y sanitaria son consecuencias directas de nuestro modelo de desarrollo que incide directamente sobre el medio ambiente y tiene su repercusión sobre la salud de las personas. En las últimas décadas se ha generado una gran crisis ecosocial, de difícil comprensión dada la complejidad de las interacciones entre la actividad humana y los sistemas naturales.

Por todo esto, el Sistema Educativo debe hacer que el alumnado desarrolle capacidades y habilidades a través de la Competencia Ecosocial para la Sostenibilidad, que permita construir una necesaria cultura de la sostenibilidad, conducente a un modelo de sociedad y ecociudadanía.

El alumnado, a través de la competencia ecosocial desarrolla:

  • El entendimiento del ser humano como ecodependiente e interdependiente capaz de realizar una comprensión sistémica de la realidad pasada y presente.
  • Consciencia de los límites ecológicos para ser capaz de actuar dentro de ellos, ajustando su actividad al funcionamiento de los ecosistemas.
  • La reflexión sobre las posibles transformaciones personales y colectivas, así como desarrollar habilidades para la toma de decisiones que permita avanzar hacia una transformación hacia sociedad justas, democráticas, descarbonizadas y sostenibles.
  • Espíritu crítico, basado en el conocimiento científico, respecto de los sistemas socialmente construidos (cuidados, cultura, política, economía, comunicación, etc.).

Las dimensiones de la competencia ecosocial son:

  • SABER. Comprender los problemas ecosociales complejos que conducen al cambio climático. Entender el planeta como un sistema finito y adquirir conocimiento crítico del sistema de producción y consumo, de los flujos de energía y ciclos materiales del planeta.
  • SABER SER. Respetar y cuidar la comunidad de la vida, la integridad ecológica, la justicia social, la democracia y la no violencia.
  • SABER HACER. Construir ecociudadanía, favorecer la capacidad para enfrentar problemas, buscar soluciones y actuar de manera individual y colaborativa en su resolución.

La finalidad última de la competencia ecosocial es el empoderamiento del alumnado como agentes de cambio ecosocial, implementando comportamientos sostenibles que tengan repercusión en su centro educativo y en su entorno próximo, tomando la participación como instrumento principal, involucrándose en actividades y grupos de trabajo comunitarios para alcanzar las metas de sostenibilidad de manera consciente y contextualizada. De este modo, se posibilita la transición hacia un nuevo modelo económico basado en la cooperación y respeto a las personas y a la naturaleza.

 

Más información:

https://educacionambiental26.com/

Twitter: @Edu_Ambiental

Facebook: @EducacionAmbiental26 (EA26)