Oposiciones docentes más justas, coherentes y con sentido.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Creo que es hora de movernos para cambiar el sistema de acceso de los docentes a la escuela pública.

Son varias los aspectos que se deben cambiar en estas oposiciones puesto que no tiene sentido si las analizamos en profundidad:

  1. Lo primero de todo, la SUBJETIVIDAD de las pruebas. Creo que valorar a una persona para conseguir un trabajo no debería estar en manos de la suerte, como ocurre en estas oposiciones. Hay distintos profesionales que se encargan de evaluar las pruebas realizadas por los opositores. En todo caso, cada personas del tribunal tiene un pensamiento distinto al que ha querido plasmar el opositor y no por ello tiene que estar mal, por lo cual no es lógico ni justo que lo que se haga es que un tribunal valore el examen de una persona con su propio juicio. Si además añadimos que el tribunal se pasa horas y horas corrigiendo, no tendrá el mismo entusiasmo y ganas de corregir cuando lleve un número determinado de exámenes corregidos. Es de las pocas oposiciones que se siguen haciendo de esta manera, y aunque mucha gente no esté de acuerdo o considere más complicado un examen tipo test, por ejemplo, desde luego es una prueba más objetiva y en la cual la puntuación que se obtiene está igualmente valorada para todos/as. 
  2. El tiempo y las exigencias: Te exigen, además, que en un tiempo determinado (3:30), realices dos pruebas, un desarrollo de un tema y un supuesto practico. Esto hace que tengas que escribir de manera desmesurada, adaptando una mala postura corporal, debido al cansancio y haciendo una grafía, que si la de algunas personas ya es mala de por sí, esto hace que sea aún más todavía. Creo que hay otras formas de valorar a una persona que aspira a ser docente que de esta forma. No es la primera vez que escucho que alguien ha suspendido por haber hecho una mala letra, organización o que no le ha dado tiempo a escribir todo lo que ha memorizado, porque no es lo mismo tener las cosas en la cabeza que escribirlas en un tiempo breve, para este tipo de prueba.
  3. La MEMORIZACIÓN: Son muchas las corrientes psicopedagógicas que rechazan el aprendizaje memorístico y le dan importancia al aprendizaje significativo, al aprender a aprender, comprender los distintos conocimientos. Nos hacen que en el futuro ayudemos a nuestro alumnado a conseguir evitar la repetición y el "vomitar la información" puesto que carece de sentido, pero a nosotros/as para llegar a ser maestros/as nos hacen memorizar los temas, leyes, artículos, bibliografía,... Desde mi punto de vista creo que los profesionales no tienen porque saber, ni se saben de memoria, todos los objetivos y contenidos que salen en los decretos, es más, seguro que ni los propios/as que los han creado se los saben al dedillo, sino que lo que hay que aprender es a reconocerlos y saber usarlos en cada momento, de la misma manera que no tiene porque acordarse de todos los principios psicopedagógicos existentes en ese momento, o los apellidos exactos de cada una  de las leyes, sino que lo que tienen que saber es identificarlos e integrarlos en su práctica docente. Estos son algunos ejemplos que muestran que no es necesario hacer este tipo de prueba, puesto que creo que el no tener una memoria fotográfica, no te perjudica ni te hace ser un mal o peor maestro/a, puesto que lo que influye es la capacidad de cada uno/a para ejercer esta profesión.
  4. Validez como docente: Se valora la validez como docente a través de un exposición magistral y memorística de la programación didáctica, además de la nota obtenida en las pruebas anteriores (evaluación subjetiva). Me gustaría saber si es justo y lógico valorar las cualidades como maestro/a a través de estas pruebas. Hay personas que pueden ser unos/as fuera de serie memorizando contenidos y contar con la suerte de obtener una nota esplendida en las pruebas, y otros/as que pueden ser expertos en dar exposiciones orales (clase magistral), pero ¿realmente se está valorando si esa persona vale o no como docente? ¿o por lo menos de una manera justa?.

Tras este breve análisis de algunos de los factores que creo que deberían cambiarse para adaptarse a los tiempos en los que estamos además de acabar con injusticias claras que se llevan cometiendo durante muchos años. Creo que es necesario ayudar a que las personas que de verdad quieren alcanzar su sueño de ser docentes para ayudar al alumnado, no a llenarlo de conocimientos como si la mente de un cubo se tratase, sino de que puedan ayudar a los niños/as a formarse como personas, fomentando el aprender a aprender y teniendo en cuenta las necesidad de cada uno/a evitando homogeneizar, puesto que el ser humano se caracteriza por su heterogeneidad explicita en todos los sentidos.

 



Hoy: Isaac cuenta con tu ayuda

Isaac Zurita Martinez necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Educación, Cultura y Deportes: Oposiciones docentes más justas y coherentes.». Únete a Isaac y 1.868 personas que ya han firmado.