Búsqueda de un sistema educativo más efectivo

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Según fuentes estadísticas internacionales, España es uno de los países que más horas dedica al estudio en la Unión Europea. Sin embargo, también es uno de los países que encabeza la lista de fracaso escolar. Algo no cuadra, y claramente es el sistema educativo establecido. 

Me presento: soy una estudiante de segundo de bachillerato. Una de las muchas personas que pasa por este año. Tenemos tan poco tiempo que ni siquiera nos damos cuenta de la verdadera situación en la que estamos, y aún menos para darla a conocer. Pasamos muchas más horas estudiando que haciendo lo que nos gusta. Este año es duro, y lo sabemos, pero, ¿qué pretendo con esto y dónde veo yo el problema? 

A muchos nos encantaría cambiar algo el sistema, y lo vamos a intentar. Personalmente, lo que puedo hacer para ello, es dar a conocer la situación vivida desde una primera persona de este curso para concienciar a la gente sobre cómo está la situación y demostrar que muchas más personas comparten mi situación y opinión, y de paso, proponer algunos ligeros cambios que nos pueden aportar grandes beneficios. 

El primer problema que veo es que se nos valora como a números, no como a personas. Eso, aparte de crear una gran competitividad que no debería existir entre nosotros, produce un estrés y unos nervios excesivos a muchos estudiantes. Nos pasamos horas y horas estudiando para llegar a un examen y que por cualquier motivo nos salga mal. Que pase una vez, vale. El problema es que en algunos casos se da de continuo, y acaba desmotivando por completo. Pero ahora viene algo aún peor. Estamos dos años trabajando y esforzándonos para que llegue selectividad, y que en cuatro días se decida tu futuro. ¿Qué ha pasado con la evaluación continua? Bachillerato sólo cuenta un 60%, lo que se queda en un 30% por año. Unos exámenes que haces en cuatro días cuentan un 40%. La vida da muchas vueltas, sí, pero hay gente con una vocación increíble y que tiene las cosas muy claras y de repente no tiene ni idea de qué hacer. Muchos creemos que el bachillerato debería de contar alrededor de un 70%. No lo veo muy normal, pero así está establecido, así que la única solución que nos queda es aceptarlo, prepararnos y rezar por tener un buen día. 

Empezando por el curso que como saben, se extiende hasta principios o mediados de mayo, cada vez se incluye más temario. Por ejemplo, este año se han añadido dos temas de matemáticas y nuevos epígrafes en historia. El año pasado, no supieron exactamente qué entraba hasta febrero con todo el tema de la LOMCE. Este año hasta mediados de noviembre no hemos sabido nada en algunas asignaturas, y hemos estado dando cosas consideradas “innecesarias”, porque no entran en selectividad. Y ahí va el problema otra vez, este curso no nos enseña, nos prepara para un prototipo de examen. Si algo no nos entra en selectividad, “no nos interesa”, no queremos saberlo, es “perder tiempo estudiando algo que no nos va a caer”. Me parece una mentalidad de un niño pequeño cuando pregunta para qué sirve el colegio y muy triste que sea así. 

Pero ahora, ¿qué pasará cuando nos surja un problema real? ¿De verdad creen que vamos a saber resolverlo? Yo no lo creo. Necesitamos más práctica, necesitamos conocer el mundo real y aplicar las cosas que aprendemos de alguna manera. Todavía no he entendido de qué me van a servir las derivadas, saber igualar una ecuación química o saberme una fórmula de campo magnético. Me lo imagino, sí, pero no lo sé, ¿por qué? Porque los profesores tampoco tienen tiempo suficiente para explicárnoslo. Simplemente, tenemos que aceptar que es así y punto. Eso también deriva en que los estudiantes no somos los únicos sometidos a estrés y presión. Todos los años, los profesores reciben un temario inmenso y excesivo para darlo en siete escasos meses. ¿Qué hacen? Se organizan y se las arreglan como pueden, a pesar de que llegue a ser prácticamente imposible. Necesitamos o más tiempo o menos materia. 

Respecto al propio examen de la EVAU, no parece muy normal la revisión del examen. Imaginemos que te toca un corrector que está cansado de corregir, o que está un poco cabreado y bueno, te pone un 5. Resulta que tienes un 7, y al pedir la revisión te lo dicen. Pero, ¿cuál es tu nota? Un 6. Porque te hacen media. No tiene sentido. Otra cosa que tampoco cuadra mucho son, por ejemplo, los epígrafes del examen de historia. Piden/recomiendan resumirlos en diez líneas, porque si no, no vamos a tener suficiente espacio. Esas diez líneas obviamente son a mano. ¿Y qué ocurre? Cada año salen modelos de examen acompañados a veces de su solución. Bien, en la corrección del modelo de este año de Madrid había epígrafes con hasta 18 líneas escritas a ordenador, que teniendo suerte, a lo mejor son 25/30 a mano, es decir, prácticamente el triple de lo que te piden. Me gustaría saber cómo vamos a conseguirlo nosotros si no pueden hacerlo ni los que diseñan el propio examen. 

En conclusión, no creo que este sistema de enseñanza sea tan efectivo como debiera y hay mucha gente que comparte esta misma opinión. Quiero demostrar que somos muchos los que estamos en descontento sobre cómo se están gestionando y llevando a cabo las cosas, y los que queremos ver un cambio en la educación; en nuestra educación. “La riqueza de un país radica en la educación de su pueblo” 

Los alumnos proponemos, lo primero, que haya más correctores, y que así el trabajo a la hora de corregir esté más repartido y no se haga tan pesado. Salimos todos beneficiados. También, si se de el caso de que tienes más nota, que no te hagan media y te pongan la nota que tienes. Creemos que también es muy importante saber que va a entrar desde un principio, así que nos gustaría que en un futuro lo más próximo posible, se hiciera la reunión de la EVAU antes de que empezara el curso. Dado el exceso de contenidos y la falta de tiempo para darlos, habíamos pensado que sería mejor reducir un poco el contenido que nos entra. Además, en vez de tener que aprender tantas cosas de una forma tan memorística, nos gustaría poder y aprender a aplicarlas de alguna manera a la vida en sí. 

Esas son algunas de las ideas y cambios que sugerimos. Esperemos que todo esto llegue a algo más que una petición. 

Gracias por su atención.



Hoy: Anahí cuenta con tu ayuda

Anahí Martínez Rodicio necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de Educación, Cultura y Deportes: Búsqueda de un sistema educativo más efectivo». Únete a Anahí y 2.005 personas que ya han firmado.