Petición en contra el establecimiento de un acuario en Mall Aventura Santa Anita

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 15,000!


La reciente noticia que comunica la ampliación del Mall Aventura Plaza de Santa Anita y su mayor "atractivo" que vendría a ser un acuario de más de 1,500 metros cuadrados, ha enaltecido la voz de protesta de la comunidad consciente del problema o problemas que se vienen sucediendo actualmente con respecto a nuestra fauna marina. La cadena de centros comerciales se refiere al propio como entretenimiento, anunciando también que este espacio albergará miles de especies marinas, tanto de peces, crustáceos, moluscos, tiburones, que formarán parte de un "gigantesco ecosistema artificial".  

Ésta petición se realiza con pie del por qué no es moral, educacional, artístico o tan siquiera cultural pensar en una obra de semejante magnitud a vista y paciencia de familias, niños y público en general: 

  • Cuando compras peces tropicales, podrías estar contribuyendo a la extinción de una especie: Cada año se capturan más de 20 millones de peces para apoyar un «hobby» mundial valuado en $300 millones. Algunas especies, como el cardenal de Banggai, se han convertido en especies amenazadas debido a la sobrepesca – que se hace para satisfacer la industria de los peces ornamentales. (PETA, 2013)
  • De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Journal of Applied Animal Welfare Science, muchas especies de peces se vuelven agresivas cuando viven en acuarios. La agresividad puede afectar negativamente al bienestar de los individuos que comparten la pecera. Según Ronald G. Oldfield, investigador de la Universidad de Michigan (EE UU) y coautor del trabajo, el comportamiento surge para defender recursos como la comida, la pareja y descendencia, y entre otras cosas depende del número de competidores, el espacio disponible y la complejidad del hábitat. 
  • Muchos peces «mascota» probablemente fueron robados de la naturaleza: Se calcula que el 95 por ciento de los peces de agua salada que se venden en las tiendas de mascotas proceden de la naturaleza – en su mayoría de las aguas que rodean Fiji, Indonesia, Filipinas y otras islas del Pacífico.
  • Cuando compras un pez de agua dulce, apoyas una industria codiciosa: Aproximadamente el 90 por ciento de estos peces son criados en granjas. El pez dorado, por ejemplo, es generalmente criado en bañeras gigantes en instalaciones que producen cerca de 250 millones de peces al año. Las ventas de peces tropicales se estiman entre $200 millones y $300 millones al año en todo el mundo.
  • Condiciones deficientes e injustas para ellos: por ejemplo, muchas personas creen que los peces beta pueden sobrevivir sin alimentarse con regularidad y sin vivir en un «ecosistema completo». Su pecera puede consistir en nada más que un jarrón y una planta, y por lo tanto los peces son condenados a una vida solitaria, monótona y a una muerte lenta causada por inanición. En la naturaleza, los peces beta viven en aguas poco profundas de corrientes lentas y en arrozales – los peces beta en cautiverio requieren peceras grandes (un mínimo de 2,5 galones por pez), y temperaturas constantes entre los 76 y 82 grados Fahrenheit. 
  • A la mayoría de las especies de tiburones no les va bien en cautiverio. Muchos de ellos terminan muriendo en un periodo de un año. Muchos expertos creen que es el alto nivel de inteligencia que los tiburones tienen, lo que hace que sea difícil para ellos vivir en cautiverio. 
  • Muchos expertos coinciden en que los peces en cautividad no siguen muchas de las conductas habituales que harían en la naturaleza. Por lo tanto, observarlos en cautiverio para aprender acerca de cómo viven en la naturaleza realmente no es muy útil.
  • Es una forma cruel de entretenimiento, por lo tanto las nuevas generaciones no deberían ser partícipes de tal acto especista.

Nuestra alternativa de solución es el de establecer un espacio de aprendizaje, de bomba de oxígeno con plantas nativas, oriundas de Perú, y separadas e identificadas en aromáticas, medicinales, comestibles, ornamentales, etc. Un estímulo y ejemplo para la ciudadanía del cuidado del ambiente y clara guía del compromiso de la organización que busca cultura, educación y entretenimiento.

Rogamos al señor Javier Postigo, gerente general de Mall Aventura, cavilar sobre esta decisión abogando a su buen juicio y a la obligación que toda empresa tiene con los consumidores. No caigamos en un juego de poderes por favor.