Mi hermano es sordociego y se queda sin su centro. Hay más niños afectados. ¡Firma!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


Mi hermano pequeño es sordociego. Por un ojo no ve nada y por el otro es prácticamente ciego. Y es sordo casi al 100%. Necesita que alguien esté con él las 24 horas. 

Al principio iba a un cole donde tenían profesionales de educación especial y en el resto de las horas mi madre nunca se separaba de él. Si dejar solo a un niño es peligroso en cualquier circunstancia imagínate si ese niño ni oye ni ve. 

Luego nos dijeron que lo mejor para él sería estar interno en un centro de la ONCE, con profesionales especializados en lenguaje de signos. Allí aprendería a comunicarse y a ser más autónomo. Fue durísimo separarnos de él, pero tenían razón: es increíble cómo ha mejorado allí. Ahora se comunica mejor, e incluso se ducha y se viste solo, cosas que antes eran impensables. 

Pero hay una mala noticia: este año mi hermano cumple los 18. Así que tendrá que abandonar su centro y, aunque parezca mentira, no tendrá ningún sitio como el de ahora adónde ir, en el que pueda estar interno y bien atendido por profesionales especializados. Porque en TODA ESPAÑA solo existe UN centro en el que las personas sordociegas con más de 18 años pueden permanecer internas. ¿Cómo puede ser que ese centro de Sevilla sea el único del país? ¿Cómo puede ser que, además, solo tengan 17 plazas internas? ¡Urge un nuevo centro!

Por favor, firma aquí para ayudarnos y pedir al Ministerio de Sanidad una solución para mi hermano y para otras muchas personas que también lo necesitan. Cumplir 18 años no significa dejar de ser sordociego de un día para otro. Desgraciadamente seguirán necesitando ayuda. No podemos negársela. Necesitamos un centro con plazas internas de forma urgente, en nuestro caso en Madrid.

Mi hermano está ahora muy bien atendido, con profesionales que le ayudan a seguir mejorando, pero en medio año no podrá continuar allí por mayoría de edad, y no sabemos qué vamos a hacer. Sin profesionales cerca empezará a retroceder todo lo que ha avanzado tras muchas horas de esfuerzo. Además, mi madre se hace mayor y para ella cada vez va a ser más difícil cuidar sola de mi hermano las 24 horas al día.

No podemos quedarnos parados. ¡Solo tenemos 6 meses para encontrar una solución! Ayúdanos, por favor. Si todos firmamos, tendrán que escucharnos, y no solo estaremos ayudando a mi hermano sino también a muchas otras familias que ahora o en unos años necesitarán estas plazas.

Por él y por todas las personas sordociegas que lo necesitan, pide que abran al menos un segundo centro en España con plazas internas  para sordociegos mayores de 18 y atendido por profesionales especializados. Los niños como mi hermano ya lo han tenido suficientemente difícil de por sí como para que encima se queden sin recursos al cumplir los 18.

No ven y no oyen, pero también son personas. No las den por perdidas así, por favor. Vamos a ayudarles.