Petition Closed

No vale todo. En accidentes con víctimas mortales, no puede ser que todo sirva para ser emitido. Y menos haciendo claro negocio, buscando audiencia e incluyendo publicidad. Cuando todavía hay personas en las puertas de los hospitales que no han podido ver a sus familiares heridos o fallecidos, los medios de comunicación no tienen derecho a faltar el respeto al sentimiento de los afectados. Información sí. Morbo no.

En la mañana del 25 de julio asistí perplejo a cómo los medios de comunicación colgaban en todas sus plataformas fotografías y vídeos muy duros sobre la tragedia ferroviaria en Santiago de Compostela. En muchos de ellos se veían los cadáveres de las personas fallecidas. Y esto ocurría cuando decenas de familias todavía no sabían qué había pasado con sus seres queridos. ¿Te imaginas el dolor de no saber qué ha sido de tu hija y ver por todos los lados vídeos y fotos de la tragedia?

Para más INRI, muchos de los vídeos emitidos por los medios incluían publicidad. Hacer negocio en base al morbo de la audiencia no es libertad de prensa. Acordar si y cómo deben emitirse ciertas imágenes no es coartar esta libertad. Es respeto hacia las personas. La libertad de información no debe romper el derecho a la intimidad y la dignidad de las víctimas y de sus familiares.

Mención aparte merece el vídeo del accidente grabado por las cámaras de seguridad de la vía. ¿Cómo trascendió este vídeo? ¿Por qué no se envía directamente al juez y la policía y se evita su difusión incontrolada?

Como oyentes, como espectadores, como lectores, pero sobre todo, como personas, debemos pedir a los medios de comunicación que suscriban un nuevo Código de Conducta que establezca claramente qué y cómo se debe y no se debe emitir en casos como el grave accidente de Santiago de Compostela. Porque no vale todo.

Firma esta petición y ayúdame a conseguirlo.

Letter to
Presidente de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión Manuel Campo Vidal
FAPE - Federación de Asociaciones de Periodistas de España
Estimado Manuel,

Los firmantes de esta carta queremos invitarle a abrir un debate en los medios de comunicación, especialmente en la televisión (y medios online derivados de estos canales) sobre qué se debe y no se debe emitir en casos como el grave accidente de tren ocurrido en la noche del 24 de julio en Santiago de Compostela. La libertad de información no debe romper el derecho a la intimidad y la dignidad de las víctimas de accidentes graves ni la de sus familiares. En la mañana del 25 de julio hemos asistido perplejos a cómo los medios colgaban en todas sus plataformas fotografías muy duras y sobretodo el vídeo del accidente grabado por las cámaras de seguridad de la vía. ¿Cómo trascendió este vídeo? ¿Por qué no se envía directamente al juez y la policía y se evita su difusión incontrolada? Hacer negocio en base al morbo de la audiencia no es libertad de prensa. Evitar que se emita no es coartar esta libertad. Respeto y más respeto hacia las personas.

Como oyente, como espectador, como lector, pero sobre todo, como persona, les pido que sus organismos promuevan un nuevo Código de Conducta que establezca claramente qué y cómo se debe y no se debe emitir en casos como el grave accidente de Santiago de Compostela. Porque no vale todo.