Petition Closed
Petitioning Delegado de Cuauhtémoc Alejandro Fernández Ramírez @a_fernandezDF and 4 others
This petition will be delivered to:
Delegado de Cuauhtémoc
Alejandro Fernández Ramírez @a_fernandezDF
Presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México
Jacqueline L´Hoist Tapia
Secretario de Seguridad Pública del D.F.
Jesús Rodríguez Almeida
Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal
Lic. Rodolfo Fernando Ríos Garza
Jefe de Gobierno del Distrito Federal
Miguel Angel Mancera

Me detuvieron por ser gay y caminar por la calle en el Centro Histórico

2,499
Supporters

El viernes 15 de marzo por la madrugada, mientras caminaba a mi casa en el Centro Histórico, fui detenido arbitrariamente por la policía capitalina. Mi nombre es Jonathan y lo que ahora reclamo es un alto a la discriminación y la homofobia de las autoridades de esta ciudad. A mí me detuvieron por ser gay y caminar por la calle.

Denuncié mi arresto arbitrario y la violencia de género a la que fui sometido, y durante el proceso me percaté de que el mío no es un caso aislado, y que sí hay un problema muy grave de detenciones arbitrarias a hombres homosexuales. Nos humillan, extorsionan, intimidan, golpean y un sinnúmero de vejaciones más.

Alejandro Fernández y funcionarios involucrados en seguridad pública en la delegación Cuauhtémoc: deben tomar responsabilidad sobre lo sucedido y actuar en consecuencia.


Ésta es mi historia: 

Eran las 4:30 de la madrugada y se me acercó una patrulla para preguntarme qué estaba haciendo a esa hora y si había tomado. Yo les contesté que sí, pero que no estaba haciendo nada malo. Aún así me obligaron a subirme, y cuando yo les dije que no tenían ningún motivo para hacerlo, me respondieron: "por andar de puto". Ante esto yo reaccioné diciéndoles que los denunciaría por la arbitrariedad de la detención, así como por el acto discriminatorio, y les exigí que me bajaran de la patrulla. Ellos me mencionaron que para dejarme ir, les tenía que dar sexo oral.

Esto me pareció completamente humillante y me molesté aún más, así que uno de los policías se pasó a la parte de atrás de la patrulla, me gritó que me callara y me golpeó. Después de eso, me llevaron a la delegación. Cuando llegamos ahí, me llevaron a los separos y me dejaron solo; empecé a tocar la puerta para que me informaran por qué estaba detenido y reclamando mi derecho a hacer una llamada telefónica. Su respuesta fue negativa. Yo seguí tocando la puerta hasta que llegaron 4 policías; uno de ellos me esposó y me alzó mientras los otros tres me golpeaban. Al final me dejaron tirado y yo volví a tocar la puerta para que me dejaran hacer mi llamada. Solamente me informaron que me llevarían al hospital.

El hospital al que me llevaron estaba cerca de la zona de Pantitlán, por lo que tomó una hora el trayecto de ida y otra hora el de regreso. Ahí un médico me informó que estaba bien y que me podía retirar.

Regresamos al juzgado cívico y media hora después me informaron que me dejarían en libertad, para lo cual debía firmar un documento en donde manifestaba que me habían devuelto todas mis pertenencias. Pero me di cuenta que hacía falta mi teléfono celular, por lo que que les dije que no firmaría nada hasta que me regresaran mis pertenencias completas; me respondieron que entonces me quedaría ahí encerrado. Por ese motivo, firmé el documento pero escribí una nota que mencionaba que hacía falta mi celular, cosa que molestó a la mujer que me estaba entregando mis cosas; me arrebató la hoja y me dijo que mejor me fuera. Salí, y me di cuenta que tampoco estaba mi dinero en la cartera.

***
Es hora de hacer público este grave problema en la Ciudad de México. Nuestras autoridades dicen que ésta es una ciudad "gay friendly", pero la realidad es otra y hoy exijo a Alejandro Fernández y a los funcionarios responsables de la seguridad pública en la Delegación Cuauhtémoc que se tomen cartas en el asunto.

Les propongo:

1. Un reclutamiento y selección del personal de seguridad pública que incluya pruebas necesarias para certificar que son personas aptas para el puesto y no personas homofóbicas.

2. Capacitaciones y talleres de sensibilización constantes en tolerancia, derechos humanos y diversidad de género a la policía de la Delegación Cuauhtémoc.

3. Para saber que la policía ya recibió este entrenamiento, deberán portar alguna insignia que demuestre que están capacitados y sensibilizados en temas de diversidad de género. Sugerimos una bandera arcoíris.

Y a ti que estás leyendo esta petición, apóyanos y difúndela. Mientras más sabemos, menos impunes son los crímenes de odio. Gracias por tu tiempo y tu solidaridad.


Letter to
Delegado de Cuauhtémoc Alejandro Fernández Ramírez @a_fernandezDF
Presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México Jacqueline L´Hoist Tapia
Secretario de Seguridad Pública del D.F. Jesús Rodríguez Almeida
and 2 others
Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal Lic. Rodolfo Fernando Ríos Garza
Jefe de Gobierno del Distrito Federal Miguel Angel Mancera
El viernes 15 de marzo por la madrugada, mientras caminaba a mi casa en el Centro Histórico, fui detenido arbitrariamente por la policía capitalina. Mi nombre es Jonathan y lo que ahora reclamo es un alto a la discriminación y la homofobia de las autoridades de esta ciudad. A mí me detuvieron por ser gay y caminar por la calle.

He denunciado mi arresto arbitrario y la violencia de género a la que fui sometido, y durante el proceso me percaté de que el mío no es un caso aislado, y que sí hay un problema muy grave de detenciones arbitrarias a hombres homosexuales. Nos humillan, extorsionan, intimidan, golpean y un sinnúmero de vejaciones más.

Alejandro Fernández y funcionarios involucrados en seguridad pública en la delegación Cuauhtémoc: deben tomar responsabilidad sobre lo sucedido y actuar en consecuencia.


Ésta es mi historia:

Eran las 4:30 de la madrugada y se me acercó una patrulla para preguntarme qué estaba haciendo a esa hora y si había tomado. Yo les contesté que sí, pero que no estaba haciendo nada malo. Aún así me obligaron a subirme, y cuando yo les dije que no tenían ningún motivo para hacerlo, me respondieron: "por andar de puto". Ante esto yo reaccioné diciéndoles que los denunciaría por la arbitrariedad de la detención, así como por el acto discriminatorio, y les exigí que me bajaran de la patrulla. Ellos me mencionaron que para dejarme ir, les tenía que dar sexo oral.

Esto me pareció completamente humillante y me molesté aún más, así que uno de los policías se pasó a la parte de atrás de la patrulla, me gritó que me callara y me golpeó. Después de eso, me llevaron a la delegación. Cuando llegamos ahí, me llevaron a los separos y me dejaron solo; empecé a tocar la puerta para que me informaran por qué estaba detenido y reclamando mi derecho a hacer una llamada telefónica. Su respuesta fue negativa. Yo seguí tocando la puerta hasta que llegaron 4 policías; uno de ellos me esposó y me alzó mientras los otros tres me golpeaban. Al final me dejaron tirado y yo volví a tocar la puerta para que me dejaran hacer mi llamada. Solamente me informaron que me llevarían al hospital.

El hospital al que me llevaron estaba cerca de la zona de Pantitlán, por lo que tomó una hora el trayecto de ida y otra hora el de regreso. Ahí un médico me informó que estaba bien y que me podía retirar.

Regresamos al juzgado cívico y media hora después me informaron que me dejarían en libertad, para lo cual debía firmar un documento en donde manifestaba que me habían devuelto todas mis pertenencias. Pero me di cuenta que hacía falta mi teléfono celular, por lo que que les dije que no firmaría nada hasta que me regresaran mis pertenencias completas; me respondieron que entonces me quedaría ahí encerrado. Por ese motivo, firmé el documento pero escribí una nota que mencionaba que hacía falta mi celular, cosa que molestó a la mujer que me estaba entregando mis cosas; me arrebató la hoja y me dijo que mejor me fuera. Salí, y me di cuenta que tampoco estaba mi dinero en la cartera.

***
Es hora de hacer público este grave problema en la Ciudad de México. Nuestras autoridades dicen que ésta es una ciudad "gay friendly", pero la realidad es otra y hoy exijo a Alejandro Fernández y a los funcionarios responsables de la seguridad pública en la Delegación Cuauhtémoc que se tomen cartas en el asunto.

Les propongo:

1. Un reclutamiento y selección del personal de seguridad pública que incluya pruebas necesarias para certificar que son personas aptas para el puesto y no personas homofóbicas.

2. Capacitaciones y talleres de sensibilización periódicos en tolerancia, derechos humanos y diversidad de género a la policía de la Delegación Cuauhtémoc.

3. Para saber que la policía ya recibió este entrenamiento, deberán portar alguna insignia que demuestre que están capacitados y sensibilizados en temas de diversidad de género. Sugerimos una bandera arcoíris.

Y a ti que estás leyendo esta petición, apóyanos y difúndela. Mientras más sabemos, menos impunes son los crímenes de odio. Gracias por tu tiempo y tu solidaridad.