Democraticemos la UC, que no sea altavoz del fascismo

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


Colectivos sociales pro-derechos, feministas, asociaciones culturales, sindicales y por la memoria histórica de Cantabria ponen sobre la mesa la oportunidad de establecer criterios democráticos para el uso de los espacios públicos, abriendo la universidad a la sociedad en que se inserta, y cerrándoselo a grupúsculos fascistas que atentan contra los Derechos Humanos en nuestra tierra.

No cabe duda de que la Universidad constituye una institución fundamental para la comunidad de Cantabria, pese a mantener ésta sus aulas, bibliotecas, salas o instalaciones deportivas de espaldas al resto de la sociedad, estableciendo, en los casos que no son de uso exclusivo, costosas tasas que suponen un “repago”, pues ya se construyeron y mantienen con nuestros impuestos.

Sin embargo, la organización fascista ‘Alfonso I’ está difundiendo la celebración de un acto en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria, lo que posiciona a esta institución como cómplice de una asociación heredera de La Falange y el Frente Nacional, vinculada públicamente a grupos neonazis de otros territorios, y que por sus planteamientos discriminatorios contra la mujer, las personas LGBT+ o los inmigrantes ha sido vetada anteriormente de diversas instituciones públicas y privadas. Esta situación evidencia la necesidad de establecer unos criterios de uso de los espacios públicos, distintos del simple pago de una tasa costosa.

La Universidad debe ser un espacio tolerante con la diversidad, abierto al debate y el pensamiento crítico. A su vez, cualquiera puede imaginar actos inmorales que, por su naturaleza, no tendrían cabida en esta institución, como por ejemplo una charla de empresarios de casas de apuestas para fomentar la adicción de los estudiantes. Preguntamos por ello a Mario Mañana, vicerrector de Campus, Servicios y Sostenibilidad de la UC, qué criterio viene llevando a cabo para decidir acoger o no los distintos actos que se solicitan.

Desde los movimientos sociales cántabros, proponemos abrir los espacios públicos en general y las salas de la UC en particular, a la sociedad en que se insertan, haciéndolos accesibles también en lo económico. A su vez, proponemos establecer el respeto a los Derechos Humanos como línea roja infranqueable para el libre acceso a estos espacios, para que los grupúsculos fascistas que trabajan por romper la convivencia inoculando odio en nuestra sociedad, no tengan cabida. Debemos aprender de la Historia y formar un cinturón sanitario demócrata contra el fascismo, o volverá a repetir sus peores dramas.  



Hoy: Cantabria No Se Vende cuenta con tu ayuda

Cantabria No Se Vende necesita tu ayuda con esta petición «Mario Mañana Canteli : Democraticemos la UC, que no sea altavoz del fascismo». Únete a Cantabria No Se Vende y 376 personas que ya han firmado.