APOYO A LA EXPANSIÓN DE LA RESERVA MARINA DE GALÁPAGOS O LA CREACIÓN DE UNA NUEVA RESERVA

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!


Quito, 26 de octubre 2020

A las autoridades de la República de Ecuador:

Los abajo firmantes, ciudadanos, investigadores, profesores, miembros de organizaciones, agrupaciones y colectivos, nos dirigimos a ustedes en un llamado urgente a consolidar la ampliación de la Reserva Marina de Galápagos en beneficio de todos los habitantes de nuestro país.

Durante los últimos 20 años, la Reserva Marina de Galápagos ha enfrentado una creciente presión pesquera por parte de flotas nacionales y extranjeras (Bucaram et al.,2018). La flota atunera de cerco pesca en 20 millones de kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico Oriental utilizando cada vez más dispositivos agregadores de peces (DAPs), que además de pescar especies comerciales, capturan individuos de tamaño juvenil y otras especies vulnerables o amenazadas tal y como tiburones, tortugas marinas, manta rayas, y otras (Fonteneau, Chassot, & Bodin, 2013). El número de DAPs ha ido en aumento año con año (Fonteneau et al., 2013), al punto que ahora, según el reporte de la Comisión Inter-Americana de Atún Tropical (CIATT) de 2019, tanto el atún aleta amarilla y el atún patudo, que son dos de las especies más buscadas por el sector pesquero del Ecuador, están mostrando signos de sobreexplotación en todo el Pacífico Oriental Tropical (IATTC, 2019). Por otro lado, la flota palangrera del Ecuador opera en aguas aledañas a la Reserva Marina de Galápagos, siendo responsable del desembarque de más de 200,000 tiburones anuales, entre ellos, especies críticamente amenazadas (Martinez-Ortiz, Aires-da-Silva, Lennert-Cody, & Maunder, 2015).

Cada año en el borde de la Zona Económica Exclusiva Insular (que separa las aguas ecuatorianas de las internacionales) una importante flota extranjera pesca especies que entran y salen de aguas ecuatorianas (Chinacalle-Martínez, 2020), incluyendo la actual reserva marina de Galápagos (DPNG, 2008a, 2008b, 2009a, 2009b, 2009c, 2009d, 2009e, 2009f, 2009g, 2010a, 2010b, 2013; El Universo, 2010, 2017a, 2017b, 2017c), incrementando aún más la presión a la que se somete la región.

El cambio climático provocará que la abundancia relativa de alimento en aguas ecuatorianas alrededor de Galápagos sea mayor en comparación con otras áreas (www.ipcc.ch/srocc/ atrayendo a un mayor número de embarcaciones y flotas internacionales a pescar en la zona.

Son insostenibles los argumentos que se aferran en mantener sin cambio los límites actuales de la Reserva de Galápagos. Se ha comprobado científicamente el efecto benéfico de las Áreas Marinas Protegidas, que no se restringe sólo al ámbito de su protección, sino que también se aprecia en zonas adyacentes no protegidas. Mediante un mecanismo conocido como “desborde” (‘spillover’ en inglés) la abundancia de peces aumenta, generando un beneficio para el sector pesquero (Bucaram et al., 2018;Lynham, Nikolaev, Raynor, Vilela, & Villasenor-Derbez, 2020).

Los abajo firmantes informamos a los ecuatorianos que la ampliación de las protecciones para Galápagos significará beneficios para todos, incluyendo a los pescadores. Es imperante el aumentar el área de protección de uno de los ecosistemas marinos más importantes del planeta. Ampliar la reserva marina de Galápagos es una inversión para garantizar la viabilidad de este ecosistema que Ecuador debe asumir como una responsabilidad con su población y con el mundo.

Pedimos a todos los ecuatorianos y ciudadanos del mundo sumarse a defender este patrimonio natural. El mar del Ecuador es de todos los ecuatorianos, pero de las Galápagos dependemos todos los habitantes del planeta.