Sanción a quienes publicaron fotos de Ingrid Escamilla

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 50,000!


El día 8 de febrero, Ingrid Escamilla fue brutalmente asesinada y desollada por su pareja sentimental dentro de su propia casa. 

Al darse a conocer la noticia, las fotos filtradas del cuerpo de Ingrid por parte de los agentes policiales o peritos se esparcieron de forma rápida ante todos los medios. Es importante señalar la gravedad que implica la filtración de dichas fotos que, más allá de exponer el brutal asesinato de Ingrid, demuestran la poca empatía y sensibilidad, así como el atentado contra su integridad y dignidad por parte de los agentes de la policía y también por los medios de comunicación.

Sabemos que no es la primera vez que esto sucede, es por eso que pido una sanción a los editores que autorizaron la publicación de estas atroces fotografías, así como una disculpa pública a los familiares de Ingrid y a toda aquella persona que fue ofendida o agredida por el contenido publicado.

Reprobamos a los medios de comunicación patriarcales, quienes muestran una doble moral al censurar a su conveniencia la información que les es proporcionada. Por ejemplo, censurando fotos de pezones de mujeres en marchas feministas, pero no las fotografías del cuerpo de una víctima de feminicidio y no conformes con ello, se mofan de la situación en sus planas.

La violencia hacia la mujer en México sube sus cifras cada día, y el esfuerzo que se hace para combatirla es poco o nulo. Los medios de comunicación juegan un papel importante en la transmisión de este gran problema, y por ende afecta a las mexicanas violentadas, además de poner en riesgo sin excepción a cada una de nosotras.

El terror psicológico que la filtración de estas fotos genera, la falsa imagen que nos muestran de Ingrid, el morbo con el que se trata el caso, la normalización de la violencia, la revictimización, el posible entorpecimiento de las investigaciones e inclusive la protección por parte de los medios hacia el agresor y feminicida de Ingrid, son sólo algunas consecuencias del mal uso de este contenido por los medios de comunicación.

Ingrid no es una víctima más de la violencia de este país; Ingrid es una hermana, una amiga y una compañera que merece toda la discreción por respeto a su dignidad.

Gracias por firmar, María y Zaira.