Bombero DISCRIMINADO. ¡No me dejan trabajar porque tengo diabetes! #BomberoDiscriminado

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 50.000!


Elegí ser bombero porque tenía una vocación muy fuerte de ayudar a otras personas. Trabajé duro para serlo y lo conseguí. Durante años he ayudado a extinguir incendios, he rescatado a personas que se habían quedado atrapadas, he salvado vidas... Y todo eso es justo lo que la Generalitat ya no me deja hacer.

Me llamo Antonio Rey, tengo 42 años y soy bombero. Tengo diabetes y aunque puedo hacer una vida completamente normal, la Generalitat me ha obligado a permanecer en situación de “segunda actividad” (solo trabajo de oficina) porque, sin tener ni idea de mi enfermedad, consideran que yo ya no soy válido como bombero.

Es irreal y DISCRIMINATORIO. Mi diabetes no me limita. Puedo hacer todo lo que un bombero necesita para ejercer su actividad. Generalitat de Cataluña, ¡dejen de discriminarme! Permítanme que vuelva a ser el bombero que soy.

La ley me ampara. La antigua normativa, redactada en 1988, impedía que una persona con diabetes, como yo, pudiera formar parte de los cuerpos de policía, bomberos y servicios penitenciarios. Pero hace más de un año que eso, por fin, cambió. En noviembre de 2018 el Consejo de Ministros Español firmó un acuerdo en el que se eliminó la diabetes de las exclusiones médicas para entrar a formar parte del cuerpo de bomberos. Por fin terminaba una discriminación histórica y absurda ¿A qué esperan ahora para dejarme trabajar?

¡Solo estoy pidiendo volver a trabajar como el bombero que ya soy!

He aportado dos informes médicos emitidos por especialistas en los cuales se hace constar que mi enfermedad está bajo control, sin hipoglucemias, y que NO tengo problemas para volver a trabajar como bombero. He pedido una reevaluación de mi caso al  Servicio de Vigilancia de la salud del Departamento de Interior de la Generalitat, para que me hagan los exámenes médicos pertinentes pero, por más que insisto, siguen ignorando mi caso.

Por respuesta solo recibo el silencio, y la negación absoluta de estudiar mi caso. Se amparan en que dejarme ninguneado y arrinconado en el cuerpo de bomberos es lo mejor para mi salud y para la de terceras personas. ¡No tiene sentido! Es como decirle a un niño con diabetes que de mayor no podrá ser bombero porque será peligroso para sí mismo y para los demás. ¡Los informes médicos demuestran lo contrario!

A raíz del acuerdo del Consejo de Ministros de 2018, el pasado 17 de febrero de 2020 el Departament de Salut de la Generalitat emitió un informe para actualizar las convocatorias  de personal funcionario, estatutario y laboral, con la idea de eliminar ciertas causas de exclusiones médicas en el acceso a la ocupación pública. 

Contra  todo pronóstico, en vez de dar un paso adelante, la Generalitat ha hecho todo lo contrario: ha extendido aún más la discriminación por diabetes, excluyendo sin excepciones a todas las personas con diabetes tipo 1 en los  procesos selectivos de Bomberos y Mossos d’Esquadra y añadiendo además a los Agentes Rurales.

¿Por qué mientras el resto de España avanza en igualdad de derechos la Generalitat se empeña en aumentar todavía más esta discriminación? 

Los niños y niñas con diabetes, cuando sean mayores, han de poder optar a cualquier oferta de trabajo con las mismas condiciones que el resto de los ciudadanos, sin limitaciones injustificadas, sin que nadie decida hasta dónde pueden llegar.

Pido al servicio de vigilancia de la salut del Departamento de Interior de la Generalitat de Cataluña y al Instituto Catalán de evaluaciones médicas, que se revise y se estudie mi caso de forma individualizada a fin de no continuar en la situación de segunda actividad. QUIERO VOLVER A SER BOMBERO.

Y que elimine la diabetes ,de una vez por todas y  sin excepciones, de las exclusiones médicas en el acceso a toda la función pública catalana, incluyendo Mossos d’Esquadra, Bomberos y Agentes Rurales. No lo pido solo por mí, lo pido por todas las personas con diabetes que están siendo discriminadas, para que tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades que tienen los demás.

En mi caso me tienen trabajando en labores de cartografía, es interesante pero yo no lo he elegido. Y me deja fuera del resto de actividades propias de mi profesión y de todas las posibilidades que tenia antes en el cuerpo de bomberos. La situación de segunda actividad trunca tu carrera, te deja en un vacío laboral y te arrincona.

Si mi diabetes no me limita, ¡que no me limite la Generalitat! 

Firma y comparte mi petición por favor. change.org/BomberoDiscriminado