Fin abusos psiquiátricos, y secuestros Institucionales

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!


 EMERGENCIAS en Málaga, abusos psiquiátricos, secuestros por ideologías no afines al Estad y La Iglesia  Católica..

Protección Anticipada de (abusos psiquiátricos)
Málaga, España 7 de agosto del 2017

Yo, Silvana Elian Amarilla, nacida en Posadas Misiones, el 9 de octubre de 1979 con NIE X5678724R, con domicilio actual en Málaga España, dejo constancia de mi voluntad y la de mi hija Diamela Cabello Amarilla, de cuatro años de edad, nacida el 25 de junio del 2013 en Madrid, sobre los abusos psiquiátricos de las que ambas hemos sido víctimas.
Diamela se encuentra desde el 16 de marzo del 2017, tutelada por la junta de Andalucia, con informes falsos, y denuncias falsas y por encargo, como sanción y ajustes por mis publicaciones en redes sociales, contra poderosa organización criminal de pederastas, formadas por una Elite que maneja el país y se abastecen de niños tutelados por El Estado.
Ambas hemos sido víctimas de todo tipo de violación de los derechos humanos y derechos del niño.
El día 16 de marzo, la policía que actuó en llevarse a Diamela, ha visto salir de casa y se ha llevado una niña feliz, sana, alegre, inteligente y sociable, tras 12 días tutelada en la primera visita en el punto de encuentro en Hogar Abierto, calle Nicolás Maquiavelo, me he encontrado a mi hija, drogada o medicada innecesariamente, traumatizada, mal cuidada, brazos pinchados, quejas de abusos sexuales, muy delgada, he salido de allí con el alma al piso, en la tercera visita tras semana santa me la encuentro en un estado parecido y lamentable.
Tras varias visitas me la he ido encontrando mejorada, hasta que el 17 de mayo se aplica un protocolo de suspensión de cinco semanas de visitas por valoración de indicios de abusos sexuales en un control realizado supuestamente el día 20 de marzo del 2017, dicha valoración ha sido derivada a la asociación vínculos y márgenes.
Nos citan el día 28 de junio, nos comunican que la valoración de dicha asociación ha sido suspendida y que se deriva la valoración al colegio de Médicos, que se reanuda las visitas, y que Diamela se encontraba ingresada en el Hospital Materno Infantil por sospecha de neumonía,( conmigo jamás ha sido ingresada y prácticamente no se enfermaba nunca).
La visitamos en el hospital ese mismo día, se encontraba en la habitación 516 en estado lamentable, sin voz, se quejaba de dolor, con problemas respiratorios, relató que casi se ahoga en el mar, desnutrida en estado de dejadez total, pendientes oxidados, orejas muy sucias, muy amenazada por los trabajadores que llevan su acogida y su caso.
Me relató que no le gusta la psiquiatra, que ha sido una de las razones en que haya llegado hasta allí y en ese estado, experimentos con hipnosis dañinos para un niño.
El parte y diagnóstico real de porque llegó allí, días ingresadas, medicación y todo tipo de información no me quisieron dar, ocultando y tapando todo lo que se hace con los niños tutelados.
Me centraré en mi voluntad amparada en la Ley de autonomía del paciente, mi derecho a rechazar todo tratamiento psiquiátrico tanto a mi persona como a mí hija, respeten mi volundad y creencias budistas, que se centran en meditaciones, blores de bach, técnicas alternativas como reiki, y rechaza los tratamientos psiquiátricos y exijo que sea aplicado a mi hija Diamela, que se encuentra indefensa legalmente y físicamente:
Yo, Silvana, estando en pleno uso de mis facultades mentales, me encuentro muy bien de salud física y mental, dentro de la tristeza y ansiedad que me genera el secuestro institucional de mi hija Diamela, dicha ansiedad la tengo controlada con Lorazepam 1mg, recetado por un psiquiatra privado y la del público, sumado a una hora de meditación diaria.
De manera personal y voluntaria hago conocer mi voluntad, de que si se pacta desde arriba y llega órdenes inminentes utilizando mi familia o entorno ,y se decide un internamiento involuntario o ingreso ( también conocido como confinamiento involuntario) En un hospital, pabellón, clínica o casa privada o psiquiátrica, o se me someta a procedimientos psiquiátricos que incluyen fármacos psicotrópicos, descargas eléctricas, hipnosis, psicoestimulantes o estabilizadores del estado de ánimo, o cualquier otro tipo de terapia psiquiátrica física o biológica, ordeno que tal reclusión, no me sean impuestos ni a mí, ni a mi hija Diamela, mucho menos por las razones por la que se rigen para diagnosticar, opiniones, comentarios, publicaciones y relatos vividos por redes sociales.Se trata más bien de un derecho mío inealienable a opinar y a informar algo de interés popular o personal.
Se me ha impuesto como requisito obligatorio para recuperar a mi hija, y se me ha amenazado por sms, email y llamadas, que me someta a una intervención psiquiátrica ( formateo y borrado de memoria e implantación de falsos recuerdos y nueva personalidad conocida como MK ULTRA, cómo lo están haciendo con Diamela,lo cual es una tortura humana.
Me niego y exijo que mi hija tenga contacto alguno ni yo, con psiquiatras, psicólogos u otro tipo de profesional de salud mental, a no ser que yo los busque porque considere que los necesite en determinados momentos, como lo he hecho de manera voluntaria y personal tras la retirada de mi hija, acudí a un profesional del policlínico de Alhaurin El grande para que me ayudara a dormir y controlar mi ansiedad, dicha ansiedad e insomnio empezó cuando se llevaron a Diamela.
Pero impugnó totalmente y rechazo el tratamiento impuesto y el método utilizado por la psiquiatra del público en Cartama Estación, quien al verme por primera vez, sin conocerme de nada,sacó dos escritos hecho por mí hace un año, y diagnosticó según el escrito y no me valoró a mí personalmente, ni quiso oirme.Recetó invega 6 mg, para puntos psicóticos del escrito, que son dañinos intrusivos, contratos millonarios con las farmacéuticas, ya que salen sin receta 137 eurazos, innecesarios para una persona como yo, sana, tranquila, pacífica, totalmente en mis cavales, que no pierde el control ni representa un peligro para nadie, más que para los intereses de personas que puedan verse afectadas por mis publicaciones en redes sociales o indignadas con mis ideas.
Estos falsos diagnósticos se ven como una falsa acusación a mi reputación, credibilidad y capacidad a la hora de denunciar y declarar en un juicio.
Son órdenes, resoluciones planificadas en reuniones privadas contra personas molestas a sus intereses.
Dañan mi bienestar, me incapacita legalmente, para obrar y hacerme cargo de mi hija..es una difamación.
Estoy capacitada para hacerme cargo de ella con responsabilidad total de sobra.
Cualquiera de sus tratamientos que se me administren en contra de mis deseos expresos, son una intrusión y agresión a mi cuerpo, y al de mi hija que se encuentra en pleno desarrollo vital y crecimiento.
Desde mi punto de vista constituyen una agresión criminal.
He vivido estos abusos típicos de mafiosos y Opus Dei, en octubre del 2014, hay pruebas de sobra que se planificó desde aquí mi viaje a un psiquiátrico en Argentina, envenenando con mentiras, hipocresías y falsa preocupación a mi familia, una vez allí, fui ingresada durante diez días en una clínica Llamada Arandu, donde no te trata ni ve ningún psiquiatra, solo medican, fui dada de alta cuando entendí que debía dejar el Tarot de marsella, decir que en España no hay pederastas, pedir perdón públicamente y por email todos los nombres de pederastas publicados, y prometer no Hablar jamás de la Segunda Venida de Cristo, esa ha sido la condición..
Al salir de allí, he ido con una Trabajadora social del sistema público Argentino, asistí varias veces con una psicóloga del público, y luego ella me envió con un psiquiatra que según sus palabras era el mejor profesional y daría un diagnóstico justo, para saber si debería tomar algo o no.
Este me diagnóstico ansiedad y que no padecía ningún trastorno mental alguno, me diagnóstico seis meses de clonazapam, y me ha ido muy bien.
La trabajadora social se enfadó con mi familia, porque no entendía el ingreso involuntario e innecesario, en una clínica que tiene abierto un expediente abierto por violación de los derechos humanos, donde nadie sabe porque están ingresados, diagnósticos, no tratan solo silencian con fármacos.
A mi me han puesto una inyección al llegar, innecesaria en un día escribiendo como estoy ahora, tranquila y sin necesidad ninguna.
Mi capacidad legal para obrar está en el aire, por órdenes superiores, hay una menor desprotegida pagando los platos rotos de ideas rebeldes de su madre.
Si se forzara una retención involuntaria o encierro, deseo que mi hija Diamela se hiciera cargo de su guarda y custodia mi familia de Argentina o su padre biológico Alejandro Cabello Muñoz, ambos han presentado la solicitud de acogida y estan luchando por su parte por mi hija, movilizando la Embajadas, Asociaciones, Defensores del pueblo, este escrito ha sido enviado a Derechos Humanos.
Estoy completamente en desacuerdo en que ideas sobre corrupción política, Homeschooling ( educación en el Hogar), Daños irreversibles de las vacunas, Red de pederastas en centros de menores y con niños tutelados, abusos médicos, informes manipulados, utilización de burundangas( drogas que anulan la voluntad), Reencarnaciones, sean motivos para diagnosticar una enfermedad mental, se trata más bien de una desviación ideológica antisistema.
Este testamento y voluntad ha sido enviado a protección del menor, firmado, y no lo han respetado.
Hago Constar por escrito mi rechazo total también conocido como Consentimiento Informado, y mi voluntad de que mi hija no sea vacunada de nada, y responsabilizo al Estado y a la Junta de Andalucía de los posibles daños irreversibles de ellas.
No se me consultó ni una sola decisión tomada con mi hija, está desprotegida e indefensa ante estas intervenciones arbitrarias



Hoy: Silvana cuenta con tu ayuda

Silvana Amarilla necesita tu ayuda con esta petición «Juzgado Penal: Dar validez al Testamento Vital y respeten mi voluntad sobre abusos psiquiátricos». Únete a Silvana y 374 personas que ya han firmado.