¿Seguimos con las #jineteadas en #TafíViejo? Es hora de ponerle límite.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 5,000!


Los y las ciudadanas PODEMOS FRENAR ESTE TIPO DE CRUELDAD HACIA LOS ANIMALES Y NUESTRA CULTURA que día a día busca alejarse de la VIOLENCIA: "La violencia No es Arte Ni Cultura"

La intendencia de la municipalidad de la Ciudad de Tafí Viejo, provincia de Tucumán, (Argentina) a cargo del Intendente Sr. Javier Noguera,  organiza cada junio, un festival que tiene como principal "ATRACTIVO": LA JINETEADA DE CABALLOS.

Es de basto conocimiento para nuestra sociedad que este tipo de actividades son totalmente negativas para todos los que levantamos la bandera de la no violencia hacia cualquier especie animal y hacia la nuestra también.

Siendo agravada la situación, ya que en estos eventos los niños de nuestra sociedad son conducidos a percibir y a ser enseñados cruelmente sobre la normalización de la violencia hacia otros seres inocentes como los son, en este caso, los equinos.

En las llamadas domas/jineteadas que se realizan en las “fiestas criollas”, los caballos (y otros animales) son sometidos a intensos malos tratos y graves situaciones de estrés. Desde el momento que el animal es destinado o elegido para que posteriormente sea usado en una jineteada, se los somete para ser ariscos de lomo y embocadura, y así rechacen al jinete que quiera subirlos. Estos entrenamientos suelen ser muy crueles llegando a veces a hacerlos permanecer atados durante días con pesas colgando de sus bocas (por dar uno de los tantos ejemplos de malos tratos tanto físicos como psicológicos a los que son obligados)

Los caballos son animales muy asustadizos y sensibles, con el simple hecho de estar sometidos al ruido del público, o al permanecer atados en los “palenques”, ya está sufriendo graves niveles de estrés, que le generan un terror absoluto de estar ahí mismo.

Como al caballo se le genera un profundo miedo al permanecer atado a un palenque con los ojos vendados y escuchando ruidos y movimiento a su alrededor, (cuando no recibiendo castigos y empujones que se le propinan con otros caballos) entonces trata de escaparse, pero le es imposible ya que se encuentra rodeado. Prueba de esto es que, en la mayoría de los casos termina cayéndose por los golpes que se da el mismo contra el palenque. Cuando esto sucede, es decir, cuando el susto y miedo  del animal es tan grande que se cae al piso, acuden los ayudantes de campo a pegarle con rebenques en las ancas, el estómago y la cara para que se levante. Luego de todo esto, estos “valerosos patriarcas” lo sostienen para que también El valeroso jinete logre montarlo, y así comenzar con la siguiente etapa de suplicio, que incluye tirones de riendas y embocadura en su boca, castigos con el rebenque por todo su cuerpo, y un terrible ensañamiento con las espuelas de puntas afiladas, que son  clavadas por la zona del cuello, paleta y abdomen, ya que el jinete está permanentemente en movimiento sobre el lomo del animal y sus piernas espueladas bailan a uno y otro lado casi sin control.

El caballo termina padeciendo terribles dolores y diversas heridas, generalmente en la panza (espuelas), boca (embocadura), haciendo que se manifieste de la única manera que tiene: corriendo, retorciéndose, corcoveando y saltando, para intentar sacarse de encima al valiente hombre que lo está martirizando.

El animal salta tan bruscamente sobre sus dos extremidades traseras, que muchas veces termina cayendo violentamente y desnucándose, lo que le genera la muerte. Sumado a ello también el aplastamiento del jinete que corre grandes riesgos vitales.

TODES PODEMOS FRENAR ESTE TIPO DE CRUELDAD HACIA LOS ANIMALES Y NUESTRA CULTURA que día a día busca alejarse de la VIOLENCIA.