Profesionales y Estudiantes de Biología manifestamos nuestra preocupación por el proyecto

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 200!


Los profesionales de las Ciencias Biológicas suscribientes, domiciliados en la provincia de Corrientes, manifestamos nuestra preocupación por el proyecto del Shopping sobre la ribera del Río Paraná, a la altura de la playa Arazaty, en el sector sur de la Costanera Juan Pablo II. El principal motivo de esta preocupación radica en la pérdida del patrimonio paisajístico que se dará en este sector de la ciudad si esta obra se llevará a cabo. Agrava la situación el desconocimiento acerca de una Evaluación de impacto ambiental con la finalidad de identificar y analizar las consecuencias que pueden ocurrir en el medio y en la sociedad a partir de un proyecto de esta envergadura. 

Por otra parte, se desconoce el plan de gestión ambiental que el proyecto prevé para mitigar las alteraciones que la construcción y funcionamiento de este centro comercial pudieran producir sobre la segunda cuenca en importancia de Sudamérica y una de las principales fuentes de agua dulce y de biodiversidad de relevancia para Argentina, Paraguay y Brasil. 

El proyecto se intenta aprobar en el Concejo Deliberante con un conjunto de excepciones a las normas vigentes, violando lo establecido por el Código Civil y Comercial, la Constitución Provincial, la Carta Orgánica Municipal y el Código de Planeamiento.

Según la información trascendida, el proyecto de la Empresa Constructora HOCCO S.A. busca desarrollar en un predio sobre las arenas de la playa Arazaty, proponiendo la construcción de un Shopping de tres plantas y una torre de viviendas frente a dicho centro comercial.

Se conoce además, por declaraciones del intendente de la Ciudad, el Med. Eduardo Adolfo Tassano, que dicho proyecto cuenta con el apoyo e impulso de la actual gestión municipal de la ciudad de Corrientes y tratara su aprobación en sesiones extraordinarias este Jueves 19 en el Honorable Concejo Deliberante Municipal, sin previa participación de los organismos e instituciones técnicas pertinentes (Colegios Profesionales, Universidades, etc), para esta importante intervención urbana que se pretende. 

En este sentido, pretenden avanzar sobre la zona de la playa Arazaty donde existe un conjunto de loteos privados sobre áreas inundables e incluso sobre el agua, lo cual se trata de un mecanismo que presenta algunas cuestiones legales cuestionables y pasibles de reclamos judiciales debido a la apropiación de espacios que no debieran ser privados según las normas del Código Civil.

Los Profesionales de las Ciencias Biológicas de la ciudad de Corrientes manifestamos fuertemente nuestra preocupación por el proceder en el desarrollo de este proyecto y el trato que estaría teniendo por parte de las autoridades municipales. Las autoridades del estado municipal fueron elegidas por mandato popular y deberían pregonar por los intereses del pueblo y del ambiente en donde la población se desarrolla como una comunidad sana y con accesibilidad al río Paraná como un espacio público y natural.  

El principal punto que despierta este reclamo es que la ciudadanía y este colectivo de profesionales deberían conocer una evaluación de impacto ambiental tanto en la Etapa de Construcción como en la Etapa de Operación, la que de momento se desconoce su existencia y que por lo tanto impide ver reflejados los posibles daños, a corto y largo plazo. El desconocimiento de esta información impide que la comunidad correntina (población) tenga una idea fundamentada y con un sustento técnico/científico, para así poder expresar una opinión respecto del uso de sus espacios públicos y el de las futuras generaciones. Este desconocimiento no permite que los habitantes puedan manifestarse al respecto.

Se desconocen los probables impactos ambientales sobre el río durante el proceso de construcción y posterior funcionamiento del centro comercial como tal.

La construcción de cualquier obra tiene un impacto sobre el ambiente, cuando estas obras aumentan su envergadura, el impacto es mayor y la preocupación por los posibles daños debería ser mayor también, más aún cuando esta obra se encuentra en un espacio natural y cultural tan importante como nuestro río Paraná.

Por estas razones, consideramos imperioso que se detenga la gestión del avance de esta obra, a fin de revalorizar el predio como lugar de esparcimiento natural de la población correntina y potenciar su valor mediante el turismo recreativo. En este contexto, planteamos como objetivos fundamentales atender a las exigencias legales de protección ambiental, proteger el área de influencia de los impactos ambientales y conservar el patrimonio paisajístico de ese sector de la ciudad.