CIUDADANOS DEL MUNDO DEFENDIENDO A VENEZUELA ONU/CPI/OEA Firma y comparte ¡Basta ya!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 35.000!


SIN IMPORTAR LA NACIONALIDAD, SUPLICAMOS QUE FIRMEN ESTA PETICIÓN. SOMOS CIUDADANOS EN CONTRA DE UN GOBIERNO DE MALHECHORES

CORTE PENAL INTERNACIONAL, ONU Y OEA: ESCÚCHENNOS. ¿CUÁNTOS MUERTOS HACEN FALTA PARA QUE ACTÚEN EN VENEZUELA?
Español

Italiano

Deutsch

English

Français

Somos ciudadanos del mundo que ante la indolencia de la comunidad internacional, exigimos que nos escuchen, pues el poder más grande, natural, inalienable y sagrado en sociedad, es el del ser humano.

Nosotros, los abajo firmantes, ciudadanos dignos, que basándonos en el ejercicio del poder que nos otorga la Declaración Universal de Derechos Humanos, sin distingo de nacionalidad, raza, credo ni condición social, llamados por la preocupación común frente a la profunda crisis que afecta Venezuela y ante la falta de contundencia de la comunidad internacional con respecto a los crímenes cometidos por el propio gobierno venezolano, cuyos organismos representativos se han limitado a formular llamados a un imposible diálogo entre un gobierno armado y envalentonado y un pueblo indefenso, venimos a ejercer el derecho a la protesta y a rogar un pronunciamiento determinante y definitivo que acabe de inmediato con la peligrosa situación venezolana, más allá de la diplomacia y sin tanta burocracia ni demagogia, de manera que en realidad beneficie al pueblo y no al régimen, con base en las consideraciones siguientes:

PRIMERO: Desde hace más de tres años se ha desencadenado una ola de indetenible violencia en toda la República Bolivariana de Venezuela que ha arrojado cifras dantescas, siendo las más recientes, la de 2016, de 28.479 asesinatos y la del período 1 de enero de 2017 a 12 de febrero de 2017, de 2.094 personas, que representan 7,7 % más que el mismo período en 2016. El gobierno se muestra incapaz de proteger a la población y se niega a reconocer que estamos ante una guerra civil desvelada en la que, desde todas las instituciones militares, policiales y carcelarias dirigidas por el régimen se proporcionan las armas letales de alto calibre con las que los grupos irregulares denominados “colectivos” y la delincuencia común, atacan a la población inocente, usando ese mismo armamento de guerra que muchas veces incluye granadas, sin que ningún organismo local ni internacional haya hecho nada para neutralizar y desarmar a los violentos.

Paradójicamente, en 2013, a la ONU le bastaron 8.755 asesinatos de 2012 para actuar mediante la creación de una Brigada de Intervención, en la República Democrática del Congo, cifra esta que no llega a los talones de la venezolana en 2016, convertida en el segundo país más violento del mundo.

SEGUNDO: 600 casos de tortura en Venezuela, todos bajo un mismo patrón, 200 de ellos desde 2014 y centenares de presos por razones políticas, han sido denunciados por distintas ONG’s ante la Corte Penal Internacional y la situación sigue exactamente igual con estas víctimas de la barbarie que oprime la libertad de todo el pueblo venezolano.

En 2013 Venezuela abandonó la Convención Americana sobre Derechos Humanos, sin haber cumplido totalmente con la condena -que incluye medidas de reparación- establecida en 16 sentencias dictadas en el período 1995-2012 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Desde entonces, los ciudadanos nos sentimos al margen del ordenamiento jurídico y, en consecuencia, desprovistos de toda protección a los derechos humanos que nos garantizan la Constitución de Venezuela y los tratados internacionales.

TERCERO: La inflación acumulada de enero y febrero de 2017 llegó a 42,5%, junto al control de cambio y de precios, han sido fundamentales en el destrucción del aparato productivo con el consecuente desabastecimiento de rubros vitales como el de los alimentos y las medicinas, generando una crisis humanitaria que no deja de agravarse y mientras tanto el régimen de Nicolás Maduro se niega a abrir el canal humanitario, haciendo imposible cualquier ayuda de parte de los organismos internacionales. Los venezolanos están muriendo por hambre. 73% de la población vive en pobreza general, mientras la FAO se alimenta de datos maquillados por la dictadura, en flagrante violación a los derechos humanos, cuando lo cierto es que todos los días miles de venezolanos hurgan entre los contenedores de basura para encontrar cualquier trozo de alimento que les sacie el hambre.

CUARTO: 2016 terminó con una crisis hospitalaria de proporciones realmente dantescas. Los hospitales públicos presentaron una falla severa de 76% de medicamentos, 81% de material médico quirúrgico y 87% de catéteres y sondas, lo que ha colocado la tasa de mortalidad infantil en 19,65%, provocado 348.285 casos de malaria, la cual ya había sido erradicada y 18,4% de desnutrición crónica de niños de hasta cinco años. La cifra actual de inexistencia o falla severa en los hospitales es alarmantemente más alta, con indicadores que ya rondan 97% de desabastecimiento en este rubro y mientras tanto la dictadura, en su empeño por mantener ante el mundo una imagen falsa de Venezuela, por acción u omisión ha persistido durante los últimos cuatro años en negarse a declarar la crisis humanitaria y a que llegue cualquier ayuda en este sentido, lo cual, a la par de deteriorar considerablemente las condiciones de vida de la población, ha contribuido a colocarla en el umbral de exclusión y en la desgracia de la falta de garantía de su derecho a la salud, violando así el derecho internacional humanitario.

QUINTO: La interminable crisis política, no atendida por los organismos internacionales con la premura con la que han sido atendidas otras en distintos países, los altísimos niveles de corrupción en la administración del régimen dictatorial de Nicolás Maduro Moros en Venezuela y las gravísimas denuncias e investigaciones de narcotráfico en contra de funcionarios de alto nivel, tanto del estamento militar como de los órganos civiles y administrativos del Estado, han derivado en la actual ingobernabilidad de un país en el que ya se han destruido todos los pilares esenciales de la democracia, a saber, la separación e independencia de los poderes, con hechos como las recientes sentencias que arrebataron a la Asamblea Nacional la potestad de legislar; la celebración de elecciones libres y transparentes, con la negativa de Nicolás Maduro y las autoridades electorales arrodilladas a él, de permitir el referéndum revocatorio y las elecciones de gobernadores y alcaldes que han debido celebrarse en 2016; y el respeto por el estado de derecho, cuya inobservancia ha quedado en evidencia con las recientes protestas en las que nuevamente las fuerzas de seguridad venezolanas arremeten con armas de fuego y gases tóxicos contra un pueblo desarmado que está cansado de aguantar tantas aberraciones.

El 10 de abril de 2017, miles de ciudadanos que protestaban pacíficamente en las calles fueron nuevamente atacados con bombas lacrimógenas lanzadas desde helicópteros del SEBIN, pero además la Guardia Nacional y la Policía Nacional también las dispararon, al igual que balas de perdigones, dentro de centros hospitalarios como la Policlínica Las Mercedes y el Centro Profesional Las Mercedes en Caracas, actos estos que además de configurar crímenes de guerra, configuran una conducta desarrollada sistemáticamente por el régimen, con la finalidad de impedir que se brinde oportuna asistencia a los manifestantes heridos por la fuerza en las protestas pacíficas. Ello ha significado que desde hace más de una semana no hay forma de que la población civil pueda protestar marchando pacíficamente hasta instituciones como la Defensoría del Pueblo, porque los piquetes de la fuerza pública se lo impiden, enfrentándoles agrediéndoles, no solamente con gas lacrimógeno, sino también con gas rojo, perdigones y balas de armas de alto calibre, cuyo uso está universalmente prohibido para este tipo de manifestaciones y que el régimen ha venido practicando ante la mirada silente de la comunidad internacional. De este modo los ciudadanos, víctimas de tantas violaciones a sus derechos humanos, están además siendo asfixiados por el régimen dictatorial al impedirles ejercer su derecho a la protesta pacífica para exigir el respeto y la restitución de la democracia.

EN CONCLUSIÓN

Los organismos internacionales se deben a los ciudadanos y no a sus gobiernos. Se deben a los pueblos del mundo y están obligados a escuchar nuestras peticiones y a garantizar la seguridad y la paz, no del grupo que ejerce el poder, sino del conjunto de los pueblos que, en sí mismos, parten de sus libertades individuales y universales y que de ninguna manera pueden dejar de ser escuchados. Y cuando el gobierno que representa a un Estado miembro está al margen de la ley, los ciudadanos, impotentes ante tal desastre, estamos en el deber de ejercer nuestros derechos soberanos mediante los mecanismos disponibles, pues nos negamos tajantemente a guardar silencio ante la impunidad, la injusticia y la violación de los derechos humanos. Es por ello que pedimos respetuosa y enérgicamente:

1. Que la Corte Penal Internacional atienda,sin más demora y de forma exhaustiva,todos y cada uno de los procedimientos en curso en contra del ciudadano Nicolás Maduro Moros y de todos aquellos funcionarios venezolanos acusados de cometer crímenes de lesa humanidad, previstos y sancionados en el Estatuto de Roma y dicte las respectivas sentencias investidas de independencia e imparcialidad.

2. Que el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, convoque y lleve a cabo cuantas sesiones extraordinarias sean necesarias para activar mecanismos que permitan brindar ayuda humanitaria a Venezuela y neutralizar a todos aquellos que están atacando a la población civil.

3. Que la Organización de Estados Americanos lleve a cabo cuantas sesiones extraordinarias de carácter urgente sean necesarias con el objeto de proceder a la aplicación inmediata de la Carta Democrática Interamericana, suspendiendo a Venezuela del seno de dicha Organización.

10 de abril de 2017

Patricia Carrera Arocha
 

PETICIÓN COMPLETA EN ITALIANO (Trad. Luisa Elinor Ceccarelli) Disponible aquí: SCARICA IN ITALIANO

CONCLUSIONES EN ITALIANO (Trad. Elena Capovilla) Siamo cittadini del mondo che di fronte all'indolenza della comunità internazionale, esigiamo di essere ascoltati, perchè il potere più grande deve essere quello dei cittadini e non quello dei governi. Se taciamo diventeremo complici dei crimini che sta commettendo la dittatura in Venezuela. Non taceremo mai. Facciamo si che questa petizione sia firmata da milioni di cittadini che appoggiano la libertà:

1. Che la Corte Penale Internazionale si occupi, immediatamente e in modo esauriente, di tutti e ciascuno dei procedimenti in corso contro il cittadino Nicolàs Maduro Moros e di tutti quei funzionari venezuelani accusati di commettere crimini di lesa umanità, previsti e sanzionati dallo Statuto di Roma e pronunci le rispettive sentenze basandosi su indipendenza e imparzialità.

2. Che il Consiglio di Sicurezza dell' Organizzazione delle Nazioni Unite, convochi e porti avanti tante sessioni straordinarie quante siano necessarie per attivare meccanismi che permettano di portare aiuto umanitario al Venezuela e di neutralizzare tutti coloro che stanno aggredendo la popolazione civile.

3. Che l'Organizzazione degli Stati Americani porti avanti tante sessioni straordinarie di carattere urgente quante siano necessarie con l'obiettivo di procedere alla applicazione immediata della Carta Democratica Interamericana, sospendendo il Venezuela da codesta Organizzazione.

 

PETICIÓN COMPLETA EN ALEMÁN (Trad. Anne Strebe und Francis Fellenz) Disponible aquí: HERUNTERLADEN IN DEUTSCH

CONCLUSIONES EN ALEMÁN (Trad. Anne Strebe und Francis Fellenz) Internationale Organisationen sollten für die Bürger und nicht für Regierungen eintreten. Die Bürgerder Welt sollten unsere Wünsche unterstützen und helfen, Sicherheit und Frieden zu gewährleisten und nicht die Gruppe, die Macht ausübtunterstützen. Wenndie Regierung eines Mitgliedstaatsaußerhalb des Gesetzes istundBürger hilflos vor einer solchen Katastrophesind, ist es unsere Pflicht, unsere Hoheitsrechte durch die uns zur Verfügung stehenden Mechanismen auszuüben. Wir weigern uns bezüglich derdie Straflosigkeit zu schweigenund Ungerechtigkeit und Verletzung der Menschenrechtezu akzeptieren.Aus diesen Gründen bitten wir respektvoll folgendes in Betracht zu ziehen:

1. Dass der Internationale Strafgerichtshof ohne weitere Verzögerungen jedes der laufenden Verfahren gegen Nicolás Maduro Moros und alle venezolanischen Beamten, die beschuldigt werden, Verbrechen gegen die Menschenrechte entsprechend dem Status von Rom begangen zu haben, aufnimmt und die entsprechenden Sanktionen unabhängig und unparteilich erklärt.

2. Dass der Sicherheitsrat der Organisation der Vereinten Nationen in so vielen außerordentlichen Sitzungen wie notwendig sind, zusammentritt und führt so außerordentliche Sitzungen durch, wie notwendig sind, um die Mechanismen zu aktivieren, die die humanitäre Hilfe für Venezuela ermöglicht und allen denjenigen, die die Zivilbevölkerung angreifen, diese Macht abspricht.

3. Dass die Organisation der amerikanischen Staaten so viele dringende außerordentliche Sitzungen durchführt, wie notwendig sind, um mit der sofortigen Anwendung der Interamerikanischen Demokratischen Charta fortzufahren und Venezuela von dieser Organisation auszuschließen.

PETICIÓN COMPLETA EN FRANCÉS (Trad. Vivianne Costa) Disponible aquí: TÉLÉCHARGER EN FRANÇAIS

CONCLUSIONES EN FRANCÉS (Trad. Vivianne Costa) Nous sommes citoyens du monde, qui devant l'indolence de la Communauté Internationale, exigéons d'être écoutés, en sachant que le pouvoir le plus important doit parvenir des citoyens et pas de gouvernements.
Si nous nous taissons, nous serons
complices des crimes que la Dictature Vénézuélienne continue à perpétuer.
Nous, ne nous tairons jamais !!!.
On souhaite que cette pétition soit signée par des millions des citoyens, qui soutiennent la LIBERTÉ !!!

Nous exigeons:
1- Que la Cour Pénale Internationale réponde sans délai et de façon exhaustive, à toutes les procédures en cours contre le Monsieur Nicolas Maduro Moros et tous les fonctionnaires vénézuéliens, accusés d'avoir commis des crimes de lèse-humanité, prévus et sanctionnés par le Statut de Rome, et qu'elle dicte les sentences prévues avec indépendance et impartialité.

2- Que le Conseil de Sécurité de l'Organisation des Nations-Unies, convoque et mette en œuvre, autant de séances extraordinaires que nécessaires, afin d'activer les mécanismes pour faire parvenir l'Aide Humanitaire au Vénézuela et pour neutraliser tous ceux qui attaquent la population civile.

3.- Que l'Organisation des Etats-Américains (ONU) entreprenne autant des séances extraordinaires et urgentes que nécessaires, afin de procéder à l'application immédiate de la Charte Interaméricaine, en suspendant le Venezuela au sein de cette Organisation.

PETICIÓN COMPLETA EN INGLÉS (Trad. Aura Arocha) Disponible aquí:  DOWNLOAD IN ENGLISH

CONCLUSIONES EN INGLÉS (Trad. Aura Arocha) International organizations are created for citizens and not fortheir Governments. They are for the citizens of the world and are obliged to listen to our requests and to ensure security and peace, not the group that wields power, but an assembly of people whichare based on their individual and universal freedoms and that of no maner fail to be heard. When the Government representing a Member State is apart from the law, citizens powerless before such a disaster, must exercise their sovereign rights through all available mechanisms, as they refuse categorically to save silence in the face of impunity, injustice,and the violation of human rights. This is why we are asking respectfully and forcefully:

1. To the International Criminal Court, without delay and comprehensively, attend each and every one of the proceedings under way against Nicolas Maduro Moros and all those Venezuelan officials accused of committing crimes against humanity, provided for and penalized in the Roman Statute and issued respective statements with independence and impartiality.

2. To the Security Council of the Organization of United Nations, to convene and hold extraordinary sessions that may be necessary to activate mechanisms that allow to provide humanitarian aid to Venezuela and neutralize those who areattacking the civil population.

3. That the Organization of American States hold extraordinary sessions of urgent nature as a necessity in order to proceed to the immediate application of the Inter-American Democratic Charter, suspending to Venezuela of the bosom of happiness Organization.



Hoy: Patricia cuenta con tu ayuda

Patricia Carrera necesita tu ayuda con esta petición «Hazte ciudadano del mundo defendiendo a Venezuela. Firma y comparte. ¡Basta ya!». Únete a Patricia y 28.861 personas que ya han firmado.