En defensa de la Aldeia Maraka’nà y de la Universidad Indígena

0 pessoa já assinou. Ajude a chegar a 35.000!


 

Katu haw rupi Teko paw rupi ko ywi rehe har a’e teko wà
¡Saludos a los pueblos de la Tierra!

 

Nosotros, brasileños indígenas y apoyadores de la Aldeia Maraka’nà, de acuerdo con la Declaración de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Pueblos Indígenas, la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y los artículos 231 y 232 de la Constitución Federal de Brasil, nos posicionamos por medio de la presente en defensa de la Aldeia Maraka’nà y el proyecto de la Universidad Indígena Aldeia Maraka’nà.

Esta aldea indígena en contexto urbano, situada en Rio de Janeiro al lado del Estadio Maracanã, además de encontrarse en tierra originalmente indígena, posee una larga historia que legitima la actual ocupación. La mansión del año 1885 construida en el terreno de la Aldeia fue la sede del primer Servicio de Protección para el Indio (SPI) de Brasil y, en 1953, pasó a ser el primer Museo del Indio de toda América Latina, creado por el antropólogo Darcy Ribeiro. Desde 1950 hasta 1970 también albergó los estudios de posgrado en antropología de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, UFRJ. En 1978, cuando el Museo del Indio trasladó su sede a otro barrio, el edificio fue abandonado y así permaneció durante casi tres décadas.

Desde su asentamiento, en 2006, la Aldeia Maraka’nà es un espacio de manejo comunitario gestionado por indígenas de varias etnias, residentes o de paso por la ciudad de Rio de Janeiro. Allí, en relación directa con el territorio, se desarrolla el proyecto de la Universidad Indígena, que afirma el protagonismo de los indígenas en la construcción de una sociedad más justa y sostenible, y actualmente está en busca de la legitimidad institucional para sus actividades.

La Universidad Indígena Aldeia Maraka’nà es un espacio dedicado a la educación popular pluriétnica e intercultural descolonizadora, desarrollada compartiendo saberes cuya base se encuentra en el modo de vida de las aldeas indígenas. En la Universidad Indígena los indígenas practican las formas de enseñanza singulares de sus conocimientos socioambientales, económicos, medicinales, científicos, filosóficos y culturales. Actualmente esta enseñanza se produce mediante prácticas sagradas indígenas como las ruedas de maraca, las clases de lenguas y culturas tupi-guaraní, talleres de bioconstrucción, plantación, telar y artes gráficas, así como muestras de cine indígena y visitas regulares de alumnos de escuelas públicas, entre otras actividades. Al construirse como espacio dentro de la ciudad, en el cual indígenas de diversos estados pueden preservar y transmitir aspectos de sus formas de vida, ofrece a la sociedad en general una auténtica contribución ante la explotación de los ecosistemas, que es uno de los problemas contemporáneos más graves.

El pasado colonial de opresión, invisibilidad y genocidio de los pueblos indígenas se actualiza hoy y se expresa en los continuos ataques que sufre la Aldeia Maraka’nà. En 2013, grupos de varias etnias fueron expulsados violentamente de la Aldeia, en una operación promovida por el gobierno del Estado de Rio de Janeiro que concedió el terreno a la empresa Odebrecht para construir un estacionamiento y un centro comercial al lado del Estadio Maracanã para el Mundial de fútbol de 2014. El terreno fue asfaltado, pero el proyecto inmobiliario del complejo Maracanã no prosperó y, en 2016, los indígenas volvieron a ocupar el lugar.[4] El proceso de privatización fue regido por intereses ocultos, y la criminalización de la Aldeia Maraka’nà fue orquestrada por los gobiernos corruptos, hoy ya condenados, de Sérgio Cabral y de Pezão.

Por estos motivos exigimos a los gobiernos estatales y federal que respeten la historia y defiendan los derechos de los pueblos originarios, reconociendo sin más demora la propiedad de la mansión abandonada y el terreno adyacente a la Aldeia Maraka’nà, así como la legitimidad del proyecto en curso de la Universidad Indígena Aldeia Maraka’nà. Expresamos nuestra preocupación ante las declaraciones precipitadas del gobernador que acaba de asumir el cargo, el Sr. Wilson Witzel, en la prensa y en las redes sociales, declaraciones que no tienen en cuenta la existencia de la actual ocupación de la Aldeia Maraka’nà. También ante las declaraciones del nuevo Presidente Jair Bolsonaro, que en sus primeras horas de gobierno anuló las principales atribuciones de la Fundación Nacional del Indio (Funai) entregándola al Ministerio de la Agricultura, órgano que representa los intereses del sector agropecuario brasileño. Hacemos asimismo un llamamiento para que la Funai se posicione urgentemente e interceda a favor de la Aldeia Maraka’nà y de este proyecto único en la ciudad de Rio de Janeiro y en la historia de Brasil.

 

Katu haw paw rupi.
¡Muchas gracias a todos!

 

Más información sobre la Aldeia Maraka’nà em las páginas web: https://www.facebook.com/aldeia.rexiste/ y https://coirem2018.wixsite.com/coirem2018