Victoria confirmada

Salvaguardar la salud de las niñas y niños que nacen y viven en prisión ante el COVID-19.

¡Esta petición logró su objetivo con el apoyo de 1,754 personas!


¿Te imaginas ser un niño y que, de un día para otro, tengas que separarte de tu mamá, por un tiempo indefinido?

Una de las preocupaciones más grandes del sistema penitenciario es que el COVID-19 llegue a las cárceles de nuestro país. Poder garantizar la salud de las personas privadas de la libertad es un reto que se complejiza cuando consideramos a los más vulnerables:  las y los niños que nacen y viven en prisión. Entendemos que debido a la pandemia de COVID-19 se deben tomar decisiones extraordinarias para salvaguardar su integridad, sin embargo la posibilidad de que niñas y niños sean separados de sus madres sin un proceso de preparación adecuado puede tener graves impactos sobre su bienestar y provocar incluso, efectos de trauma.

Las opciones para las niñas y niños son limitadas: quienes cuentan con familiares fuera podrán irse con ellos. Sin embargo, muchas niñas y niños no tendrán a donde ir y serán llevados a espacios donde no conocen a nadie ni tienen redes de apoyo, lo que aumentará la ansiedad producida por la separación. Esto se agravará para aquellos que no han tenido contacto con el exterior.

Promover que niñas y niños puedan estar junto a sus madres fortalecerá el vínculo entre ellos, especialmente en el caso de las mujeres que se encuentran en etapa de la lactancia. Por el contrario, realizar una transición inadecuada tendrá efectos negativos que pueden manifestarse como problemas en la autorregulación, regulación social, autoconcepto y autoestima.

A fin de dar cumplimiento a los artículo 10ª y  36º de la Ley Nacional de Ejecución Penal que establece que las y los niños tienen derecho a permanecer con sus madres dentro del centro, especialmente en periodo de posparto y lactancia. Por lo que para prevenir contagios y riesgos asociados a COVID-19 en niñas, niños y mujeres embarazadas, exhortamos a que las autoridades del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social coordinen con los estados a nivel nacional para movilizar de forma inmediata a las mujeres embarazadas y madres privadas de la libertad con sus hijas e hijos, al Centro de Prevención Social Federal No. 16 (CPS-16), ubicado en el estado de Morelos.

Este centro cuenta con un área de maternidad con instalaciones de primer nivel y con aproximadamente 200 lugares en los que la salud física y mental de las niñas y niños estaría salvaguardada, evitando contagios y una separación que puede tener efectos permanentes en la vida y desarrollo de las y los niños que viven en prisión.  

Firma ya.



Hoy Reinserta necesita tu ayuda

Reinserta necesita tu ayuda con esta petición «@GobiernoMX @SSPCMexico @AlfonsoDurazo : Salvaguardar la salud de las niñas y niños que nacen y viven en prisión ante el COVID-19.». Súmate a Reinserta y a las 1,753 personas que han firmado hoy.