¡Salvemos la cultura puertorriqueña!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 10,000!


 Los fondos correspondientes al arbitrio al cigarrillo, con el que instituciones como el Conservatorio de Música de Puerto Rico (C.M.P.R.), la Escuela de Artes Plásticas y Diseño (E.A.P.D.) y la Corporación de las Artes Musicales (C.A.M.) cuadran su presupuesto anual, están siendo amenazados poniendo en riesgo la existencia de estas instituciones. Estos fondos, otorgados gracias a la Ley 166 del 26 de diciembre 2013, son indispensables para mantener a flote a estas instituciones pese a los recortes impuestos por la Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico (Financial Oversight & Management Board) impuesta a nuestra nación de manera ilegítima por el Congreso de Estados Unidos. Sin embargo, luego, la ley 26 del 29 de abril 2017 (Ley de cumplimiento con el Plan Fiscal) aprobada por la Junta, estipuló que este dinero debía ir al Fondo General y asignarse desde allí.

El Conservatorio de Música es el único en toda Latinoamérica en poseer doble acreditación de la National Asociation of Schools of Music (N.A.S.M.) y de la Middle States Comission on Higher Education (M.S.C.H.E.). Además es el único en toda Latinoamérica y uno de los doce en el mundo en tener la certificación “All Steinway” que otorga la prestigiosa marca Steinway & Sons y que significa que la institución cumple con los estándares de excelencia educativa de más alto nivel. De esta augusta institución han sido egresados algunos de los mejores músicos del país e incluso del mundo. Muchos de ellos nutren las filas de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, otra de las instituciones en riesgo por la eliminación de estos fondos.

La Orquesta Sinfónica de Puerto Rico, reconocida por la crítica musical de nuestro país como una de las mejores del mundo y uno de los baluartes de nuestra cultura. De hecho, de resultar inoperante el Conservatorio, nuestra Orquesta recibirá un golpe devastador por lo antes mencionado. En fin, las tres instituciones son indispensables para nuestra cultura y nuestra educación por lo que de cerrar, los miles de estudiantes de los programas de alto nivel de bachillerato, maestría (y diploma en el caso del Conservatorio) del C.M.P.R. y de la E.A.P.D. quedarían sin su indispensable educación artística y cultural a nivel universitario y los jóvenes estudiantes de música de nivel escolar se quedarían sin la oportunidad que tienen de trabajar con los músicos de nuestra Orquesta en programas como Experiencia Sinfónica y “Conoce tu orquesta”, sin contar los niños, jóvenes y adultos educados culturalmente gracias a programas del Conservatorio como 100 x 35 y los de su Escuela Preparatoria.

Que sirva esta petición para proponerle al gobierno de Puerto Rico una enmienda a la Ley 26 del 2017 para mantener asignados los fondos del arbitrio al cigarrillo a estas instituciones de tal forma que puedan seguir operando y brindando un servicio de excelencia a Puerto Rico.