Renta Justa en BC

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!


Al Gobierno de México

PRESENTE

Por medio del presente, ciudadanos de distintos oficios, profesiones, y sectores que se han visto afectados a causa de las medidas necesarias para mitigar el brote de COVID-19 en nuestra comunidad, nos manifestamos para sostener las siguientes demandas con respecto al Derecho de la Vivienda pues de esto depende la materialización de otros derechos.

A partir de la proclamación de la Organización Mundial de la Salud, realizada el 11 de marzo de 2020, cuando se declaró pandemia el virus SARS-Co V2 (COVID-19) derivado del número de casos existentes, el tema se consideró emergencia de salud pública de relevancia internacional. En vista de que los casos de personas infectadas han incrementado en México, El Consejo de Salubridad General reconoció la epidemia del virus COVID-19 como una enfermedad grave de atención prioritaria, razón por la cual emitió el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación con fecha del 23 de marzo de 2020, donde se establecieron las actividades de preparación y respuesta a dicha epidemia.

En consecuencia a las medidas necesarias para la prevención y control de la epidemia, una de las principales directrices del Gobierno Federal ha sido la recomendación de resguardarnos en casa para evitar más contagios. Sin embargo, quienes escribimos esta carta, no sabemos si podremos conservar nuestros lugares de vivienda durante y después de la emergencia sanitaria debido a la crisis económica que enfrentan micro, pequeñas, medianas y grandes empresas del sector  servicio, comercio y manufactura, quienes aportan el principal capital a nuestra entidad. Miles de trabajadores hemos perdido nuestros empleos y fuentes de ingresos, lo que implica una fuerte incertidumbre para el pago de servicios y vivienda en los próximos meses.

Apoyamos las medidas de distanciamiento social recomendadas por la Secretaría de Salud y la OMS para aminorar la tasa de contagios, siempre y cuando se garanticen nuestros Derechos Humanos. Sin embargo, el no percibir ingresos durante la contingencia sanitaria pone por delante un panorama incierto.

Como ciudadanos y profesionales de diversos campos, enunciamos las siguientes demandas, considerando que deben ser ejecutadas de manera urgente por la autoridad correspondiente. Todo ello, priorizando la justicia y solidaridad, y en respuesta a un contexto local transfronterizo.  

Nuestras demandas tienen precedentes internacionales en la absolución de pagos y arriendos en países como El Salvador, Francia, Alemania y Canadá. En el territorio mexicano,  las acciones tomadas por el Gobierno Federal, –tales como la creación del Programa Pensión para el Bienestar del Adulto Mayor– y a nivel Estatal, la reforma del Art. 1986 del Código Civil de Baja California, propuesta por el Grupo Parlamentario de Morena  y aprobada por la XXIII Legislatura de Baja California el 25 de marzo de 2020, para que no se considere mora o incumplimiento por la ausencia de pago de rentas para locales comerciales y viviendas en los meses de abril y mayo debido a la epidemia del virus de COVID-19. 

Si bien dichos precedentes exponen las inquietudes que surgen ante la situación actual, consideramos que estos no serán suficientes para aminorar la inminente crisis económica, por lo que hacemos un llamado a todas las Entidades de Gobierno a tomar medidas más amplias que protejan a los sectores más vulnerables de la sociedad. 

Solicitamos el análisis y ejecución de las siguientes demandas ciudadanas:

Sobre la vivienda

  1. Decretar la reducción del pago de renta comercial y habitacional en un 50% durante los meses subsecuentes y hasta que se controle la epidemia del COVID-19 en México. El porcentaje reducido no deberá acumularse como deuda, sino que será absuelto como medida de apoyo para sobrellevar la crisis.
  2. Eliminar de manera definitiva la exigencia de pago de rentas en dólar y multar a los arrendatarios que incumplan lo establecido en el Art. 2273 del Código Civil de Baja California, el cual establece que “La renta convenida en el arrendamiento de casa destinada a su habitación, debe hacerse en moneda nacional. En caso de que se fije en moneda extranjera, se entenderá como pactada en la cantidad equivalente en moneda nacional, pero al tipo de cambio vigente en la fecha en que se celebró el contrato respectivo.” Debido a que este derecho es de “orden público e interés social y, por lo tanto irrenunciable.”
  3. Prohibición del aumento de las rentas durante la contingencia del COVID-19 en México.
  4. Prohibición de desalojo a viviendas, incluso por deudas pasadas, durante la contingencia del COVID-19.
  5. Así mismo, hacemos un llamado para suspender el pago de servicios públicos y privados – agua, electricidad, gas, e internet – durante la contingencia del COVID-19.
  6. Prohibición y multas a toda instancia de discriminación racial, de idioma, o en base a documentos de identificación en procesos de arrendamiento.
  7. Regular el valor de la rentas en el estado de Baja California, tanto para espacios destinados a vivienda como para fines comerciales, atendiendo a la norma mexicana NMX-C-459-SCFI-ONNCCE-2007 y la Ley de Valuación del Estado de Baja California, considerando la recomendación universal de calcular hasta el 1% del valor de la propiedad como renta mensual y valiéndose del Padrón activo de Unidades de Valuación con sus Valuadores Profesionales actualizada al día 11 de Marzo del año 2020, durante y al terminar la contingencia del COVID-19.

 

Nos pronunciamos enérgicamente en contra del desalojo y de la discriminación dentro del territorio nacional por cuestiones de sexo, género, nacionalidad, raza u orientación sexual. 

Nos pronunciamos enérgicamente a favor de la implementación de estrategias para la distribución de labores por parte del sector público y privado para la conservación de nuestros Derechos Humanos.

Exigimos que nuestras demandas sean atendidas con prontitud y que haya un mecanismo de vigilancia y cumplimiento de las mismas. 

Que la lógica que nos permita salir de esta crisis sea la del bienestar social y no la de acumulación de capital. Caminemos unidos hacia un crecimiento en común.

Quedamos atentos de su respuesta.

 

Atte.

Nosotres

nosotrestijuana@gmail.com