Regular el acceso a páginas web pornográficas

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


REGULARIZAR EL ACCESO A PÁGINAS PORNOGRÁFICAS MEDIANTE CERTIFICADO DIGITAL

Al menos uno de cada cuatro varones se ha iniciado en el consumo de contenidos pornográficos en Internet antes de los 13 años y el primer acceso se adelanta a los 8 años, principalmente por la "familiaridad" con las pantallas y el fácil acceso a la tecnología móvil, según el estudio "Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales. 

El primer acceso a contenidos porno se adelanta a los 8 años de edad por la mayor precocidad en el uso del móvil, una conclusión de un estudio de la Universitat de Illes Baleares y la Red Jóvenes e Inclusión Social.

La investigación se ha presentado este lunes en Madrid, y ha esbozado sus conclusiones principales en cuanto al acceso a la pornografía de los jóvenes españoles. Según el estudio, la edad media de inicio en el consumo de pornografía son los 14 años entre los adolescentes hombres, y de 16 años en el caso de las mujeres. El patrón de "búsqueda activa" de ese tipo de contenidos es más frecuente en los hombres, ya que el 33,1% busca pornografía y el 62,4% se deja ayudar por los amigos. En el caso de las mujeres, el 34,7% confiesa que la encuentra sin buscarla y el 17,4% la localiza de forma activa.

 
PUBLICIDAD

El estudio también explica que el impacto de la pornografía es mayor entre la población masculina, tanto por los efectos buscados, sobre todo la masturbación, como por las consecuencias negativas sobre las relaciones interpersonales y de pareja.


Nueva pornografía

El nuevo modelo de pornografía, según el estudio, está detrás del aumento de prácticas sexuales de riesgo, es decir, aquellas que pueden tener un impacto negativo sobre la salud: sexo sin preservativo, con diversas parejas, en grupo, con presencia de violencia, etc. Un 50% de jóvenes reconoce haber incrementado estas prácticas después de consumir pornografía.

Que esta nueva imagen distorsiona la percepción que mujeres y hombres jóvenes tienen de su mismo género y del opuesto es otra de las conclusiones de la investigación, capitaneada por el profesor Lluís Ballester. Además, es "generadora de una escalada de conductas", pasando del consumo de imágenes a otras prácticas vinculadas a la prostitución.