Gobierno de España: Referéndum vinculante sobre la abolición de la tauromaquia

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


La tauromaquia es un espectáculo cruel cuyo objetivo es conseguir beneficios económicos para sus promotores y diversión para unos pocos espectadores a costa del sufrimiento desmedido de miles de animales. 

Además se trata de un fenómeno apoyado por una minoría de la sociedad española (solo un 19% apoya los espectáculos taurinos) que se mantiene gracias a las subvenciones públicas (unos 600 millones de euros al año). 

Es necesario señalar que el bienestar de los animales debe estar siempre por encima del beneficio económico o la libertad individual de unos pocos. Más aún cuando se trata de evitar un sufrimiento desmedido y gratuito. 

Así es una corrida de toros: sufrimiento, sangre, impotencia y dolor (VÍDEO)

Este tipo de espectáculo no tiene sentido en una sociedad democrática, humana y civilizada: "Borbotones, espasmos, metal afilado rompiendo la piel, atravesando las costillas, puntillas siendo clavadas y reclavadas, heridas en las que se hurga. Estertores. Vómitos de sangre, babas asfixiadas, heces y orines del miedo. Y sin embargo, lo que más impresiona son las bovinas miradas de desamparo" como refleja un documental de PACMA. Se trata de un ritual salvaje impropio de una sociedad moderna, cuya base es la desesperación de un ser vivo cuya único pecado es querer pasar su vida en paz.

Existen precedentes exitosos en la prohibición de la tauromaquia en varias regiones de España: 

  • Canarias prohibió esta práctica en 1991 a raíz de una Iniciativa Legislativa Popular: "Se prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento"
  • El 28 de julio de 2010, el Parlamento de Cataluña aprobó con 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones abolir las corridas de toros a partir del 1 de enero de 2012.
  • En abril de 2016 el parlamento Balear aprobó una ley para prohibir a partir de junio de dicho año las corridas de toros.

Por tanto, como ciudadanos de un país mayoritariamente civilizado y democrático, es nuestra obligación exigir al nuevo Gobierno de España (teóricamente más sensible a las nuevas demandas ciudadanas y con una mentalidad progresista) la celebración de un Referéndum (Art. 92 de la Constitución Española) donde los españoles podamos decidir sobre la continuidad de este festejo. 

Así mismo animamos a los distintos partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil a mostrar su postura sobre el asunto. 

Conscientes de que España debe afrontar muchos problemas, este sin duda sería un gran paso en la dirección de construir un país mejor. 

Pedro Sánchez Castejón, Presidente del Gobierno de España: Promueva un Referéndum vinculante sobre la prohibición de la tauromaquia. 



Hoy: Luis cuenta con tu ayuda

Luis Rueda Martín necesita tu ayuda con esta petición «Gobierno de España: Referéndum sobre la abolición de la tauromaquia». Únete a Luis y 1.456 personas que ya han firmado.