Que el gobierno de España detenga el cambio climático #fridaysforfuture

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 7.500!


Los movimientos y asociaciones de estudiantes de diferentes países se manifiestan cada viernes en contra de los efectos del calentamiento global. Este viernes los jóvenes han protestado en frente del Congreso de los Diputados en Madrid y también se han manifestado en València y en Girona. El próximo 15 de marzo hay convocada una huelga climática internacional. Los jóvenes españoles se suman a la movilización europea por el clima.

EXIGIMOS:

1. La reducción de emisiones: ante largas distancias, lo más sostenible es el tren. Según la CE, cada litro de combustible que consume el coche, supone unos 2,5 kilos de CO2 emitidos a la atmósfera.

2. Reducción de la basura

3. Reutilización de la basura

4. Reciclaje de la basura

5. Reducción del consumo de carnes

6. Cierre de macrogranjas

7. Fin de pesticidas químicos que dañan las abejas

8. Consumo de productos bio

9. Plantación de nuevos bosques

10. Fin de las energías no-renovables

11. Subvención y apoyo a las energías renovables

12. Nuevas creaciones de carril-bici

13. Creación de nuevos parques

 

Todos los viernes hay protestas contra el calentamiento global. Lo llaman los 'Viernes por el Futuro'. Por primera vez, ante el Congreso, en Madrid, y en otras ciudades, se suman los jóvenes españoles.

 Primeras movilizaciones de#FridaysForFuture en España. El movimiento #SchoolStrikeForClimate, en el que jóvenes de todo el mundo han cambiado durante los últimos meses el aula los viernes por la calle para exigir medidas contra el cambio climático, tiene ya una fecha marcada en rojo en su calendario: el próximo 15 de marzo hay convocada una huelga climática internacional para criticar la inacción política de sus respectivos gobiernos y para demandar la aplicación inmediata de medidas para frenar la emisión de gases contaminantes.
 
 La precursora de este movimiento, la sueca Greta Thunberg —estudiante y activista climática sueca de 16 años– comenzó a faltar a clase para protestar ante el Parlamento de su país para llamar la atención sobre "la mayor crisis de la historia de la humanidad", el cambio climático, y el hecho de que "básicamente no se está haciendo nada para prevenirla".