Permiso para pasear a los niños en el estado de alarma actual

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 25.000!


Problema

El SARS-COV-2 (coronavirus de Wuhan) ha propiciado una situación bastante inusual en todo el territorio nacional. Comercios e industria cerrados, restricciones de movilidad y niños y adolescentes confinados en casa. En lo referente a la movilidad, únicamente se puede salir para ir a trabajar, hacer la compra, ir a la farmacia o por causas de fuerza mayor. Además, estos movimientos deben ser unipersonales, es decir, nuestros hijos no nos pueden acompañar.

Las medidas tomadas por el Gobierno de España van a tener consecuencias difíciles de predecir en el ámbito económico, pero no en el psicológico sobre la población. Algunos estudios llevados a cabo sobre sujetos que han sufrido confinamiento demuestran que presentan en media mayores puntuaciones en indicadores de estrés postraumático y ansiedad (Hawryluck et al.)(Brooks et al.). Además, estos estudios proponen que este factor se considere a la hora de diseñar planes de contingencia ante pandemias, lo cual evidentemente no se ha tenido en cuenta.

Queremos que nuestros hijos e hijas no presenten secuelas psicológicas tras este episodio crítico para el país. Un pequeño refresco diario puede reducir drásticamente un posible impacto en el futuro.

Solución

Está demostrado que los animales domésticos no propagan esta enfermedad y por ello se les permite ser paseados junto a su dueño, el cual si puede ser portador del virus. Estamos a favor de la salud de nuestros animales, pero también creemos de capital importancia que se permita a los niños salir a dar una vuelta a la manzana acompañados siempre por su padre, madre o cuidador/a. Además, nuestros hijos e hijas deberían poder acompañarnos en el coche a hacer la compra. En términos concretos, la solución que proponemos se puede formular de la siguiente manera:

  1. Permiso para que un adulto pueda dar una vuelta a la manzana con uno de sus hijos durante 15 minutos.
  2. Permiso para que un niño o adolescente pueda acompañar a un adulto en el coche.

En términos epidemiológicos, entendemos que el conjunto adulto-niño no supone un incremento sustancial del riesgo de propagación si se aplican las medidas de distanciamiento social que se han propuesto ya. Una pequeña modificación de las restricciones puede implicar un gran impacto en el futuro no tan lejano.

Referencias

Hawryluck, L., Gold, W. L., Robinson, S., Pogorski, S., Galea, S., & Styra, R. (2004). SARS control and psychological effects of quarantine, Toronto, Canada. Emerging Infectious Diseases, 10(7), 1206. -- doi: https://doi.org/10.3201/eid1007.030703

Brooks, Samantha K et al. The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence. The Lancet, Volume 395, Issue 10227, 912 - 920 -- doi: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30460-8