¡¡ Intervención / Atención Psicológica a la Poblacion y Personal Sanitario Covid-19 !!

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 25.000!


Debido al Estado de Alarma en nuestro país, estamos conviviendo día a día con situaciones límite nunca antes conocidas en nuestra sociedad. Esto, sin duda, trae perjuicios tanto físicos como psicológicos.

Estamos ya en la segunda semana de confinamiento y, estamos presenciando con preocupación, cómo compañeros sanitarios (incluyo políticos) se desmoronan en público y en privado, como consecuencia de las situaciones de estrés agudo que tienen que afrontar en estos momentos y que, dada la entrega al servicio y las largas jornadas, se está convirtiendo para muchos en una constante, sobre todo con el paso de los días y el creciente número de infectados por el COVID-19.

Los profesionales de la Psicóloga trabajamos para canalizar, orientar, apoyar y dar alivio en momentos tan extremos como los que estamos sintiendo.

Necesitamos que las máximas autoridades de este país, sean conscientes  y se impliquen, y por consecuencia, nos convoquen como otro grupo profesional más y no, como meros voluntarios .

SOLICITAMOS:


Que nuestro Gobierno nos incluya en el colectivo, en el RD 463/2020, de 14 de Marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Que se garantice que el acceso a la atención psicológica de la población se lleve a cabo como el trabajo sanitario que es, con el rigor y la dedicación que la Psicología como Ciencia merece, y que no se trate u ofrezca como un voluntariado sujeto a criterio y/o disponibilidad del voluntario, por las connotaciones negativas (profesionalmente hablando) que ello pueda implicar. Y todo en aras de equiparar en este escenario de crisis sanitaria, la necesidad del trabajo del Psicólogo a la de cualquier otro profesional sanitario, de la especialidad que sea, y dotarle por ende del mismo estatus y la misma congruencia.
Además, el hecho de ofertar la asistencia psicológica, no debe estar supeditado a hacerlo exclusivamente como un trabajo voluntario a desarrollar en el mismo entorno en el que el Gobierno de la nación contrata a otros profesionales sanitarios estudiantes de los últimos años de carrera, porque ello supone, además de la devaluación de la profesión, la existencia de un innecesario agravio comparativo entre los propios psicólogos.

Que se garantice que la atención psicológica prestada en este momento de crisis sanitaria lo será por profesionales debidamente acreditados en el área de intervención oportuna.
En este sentido a ningún profesional de la Psicología se nos ocurre asumir las tareas de, pongamos por ejemplo, un profesional de la Enfermería (coger una vía, repartir la medicación, extraer sangre, poner una sonda…), ante la escasez de dotación; pues bien, de la misma forma el profesional de la Psicología desempeña un trabajo tal que no puede ser asumido por ninguna otra disciplina.
Como profesionales somos conscientes que esta situación de alto estrés, de aislamiento, de temor a las posibles futuras pandemias (el Presidente del Gobierno ha manifestado en algunas de sus comparecencias su intención de estar preparados para futuras pandemias “que vendrán”), dibuja un panorama psicológico compatible con el aumento de fobias y miedos, de duelos (muchos de ellos serán complicados, dada la realidad de las circunstancias que vivimos), trastornos adaptativos, estrés postraumático (TEPT), detección, prevención e intervención de la conducta disruptiva, autodestructiva, autolesiva y suicida, y un largo etcétera que puede englobar una gran parte de lo que describen las mil páginas de nuestro DSM. No es banal este asunto. Cuidar la salud mental es cosa de los psicólogos. Ante todo. Sobre todo.

Que se garantice que la asistencia sanitaria prestada lo será con las debidas garantías de Seguridad y Salud en el marco de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Los profesionales de la Psicología también queremos aportar salud mental en esta lucha.

¡Este virus lo paramos juntos!

 

Por ser justicia, que respetuosamente solicitamos el día 23 de Marzo de 2020.