Fin de la fiesta popular religiosa que se ensaña con los toros en Tlacotalpan, Ver

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


En Tlacotalpan, Veracruz, se celebra una fiesta religiosa arrojando a 6 toros cebúes, un tipo de res doméstica y mansa. Los ganaderos donan los ejemplares más cansados y viejos para las fiestas religiosas de la Vírgen de La Candelaria, a principios de febrero.  Los toros deben cruzar un río antes de ser sometidos a una paliza. Van cruzando de uno en uno. En cuanto llegan al pueblo deben salir del agua, arrastrados por una cuerda por cientos de asistentes, y correr tras ellos, aunque no puedan ni quieran, porque son de origen manso y tranquilo o porque acaban de atravesar el Papaloapan. Generalmente llegan cansados y apenas se mueven. Es ahí cuando comienzan los golpes más fuertes de la gente ansiosa por que su fiesta no la eche a perder un “animal que no vale nada” así que cientos de personas ebrias sonríen mientras les golpean con palos y latas de cerveza en el lomo de los indefensos animales.

Pedimos al Gobernador del Estado de Veracruz Lic. Miguel Ángel Yunes Linares intervenir para prohibir festividades religiosas que deberían tener como objetivo inculcar en la gente valores positivos y no tolerar la violencia y la explotación animal bajo ninguna circunstancia o tradición.



Hoy: Daniel cuenta con tu ayuda

Daniel Perez necesita tu ayuda con esta petición «Gobernador del Estado de Veracruz Lic. Miguel Ángel Yunes : Fin de la fiesta popular religiosa que se ensaña con los toros en Tlacotalpan, Veracruz». Únete a Daniel y 557 personas que ya han firmado.