1 respuesta

BASTA DE DISPARAR A LOS OJOS

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 75,000!


EN - FR 

Desde el 19 de octubre 2019, las manifestaciones contra las desigualdades económicas y sociales en Chile han sido violentamente reprimidas por las fuerzas policiales, autorizadas por el gobierno del presidente Piñera para usar armas no letales: escopetas antimotines de cartuchos calibre 12 para balas de caucho y municiones que contienen balines de plomo, vidrio molido, arena de sílice (SuperSock).

El Instituto Nacional de Derechos Humanos, INDH, ha censado del 19 de octubre al 25 de noviembre 2808 heridos en hospitales, de los cuales 1737 son por disparos. Las víctimas por lesiones oculares corresponden a 294. Al 21 de noviembre solo en Santiago, la Unidad de Traumatología Ocular, UTO del Hospital Salvador ha recibido 220 víctimas de lesiones oculares, 33 de las cuales perdieron la visión de un ojo.

Este número de víctimas pone en evidencia la voluntad del gobierno chileno y fuerzas policiales de no respetar los protocolos para resguardar el orden público, haciendo uso abusivo de la fuerza con el propósito de lesionar gravemente a ciudadanos que continúan manifestándose en Chile.


En apenas un mes, la cantidad de víctimas chilenas con lesiones oculares representa más del 70% de las víctimas mundiales en 27 años según un estudio (revista médica BMJ Open, 2017).

Alertamos a la opinión pública internacional que a pesar de los informes de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch denunciando las violaciones sistemáticas generalizadas de los derechos humanos con evidencia sólida de uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y transeúntes, las fuerzas policiales continúan disparando balines, bombas lacrimógenas, municiones supersock apuntando voluntariamente a la cabeza y la zona toraco-abdominal de manifestantes.

Sumamos los testimonios del uso de productos químicos corrosivos en los carros lanza agua que han causado quemaduras de alto grado en ciudadanos.

Sr. presidente Sebastián Piñera; Sr Gonzalo Blumel, ministro del Interior y responsable político de Carabineros (Policía chilena): Exigimos la prohibición inmediata de estas armas químicas y de municiones de fuerte cinética que están siendo utilizadas de manera generalizada y fuera de protocolos.

El gobierno chileno dispone de los medios políticos y legales suficientes para canalizar reivindicaciones legítimas de forma pacífica y con total respeto a la libertad de expresión y el Estado de derecho.