Hagamos que las mascotas sean bienvenidas en negocios y lugares públicos.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Importantes avances legislativos, de concienciación y de carácter cultural se han desarrollado en los últimos años en la sociedad Española relativas al respeto, tolerancia y protección de los animales. Aunque todavía queda mucho por hacer, los que deseamos una vida diga para los animales miramos con esperanza al futuro.

Los animales domésticos, destacando el perro y el gato, nos han robado el corazón a muchas personas, siendo unos fieles y adorables amigos que nos acompañan por años.

A pesar de que una gran parte de la población tiene mascotas, todavía no tenemos la infraestructura para una mayor conciliación de la vida en sociedad entre animales y personas.


En países como Italia, Alemania o Francia existe una gran tolerancia a los animales en la mayoría de lugares públicos, incluyendo restaurantes, cafeterías, transporte público, centros comerciales, tiendas…


Cabe destacar el caso de Italia, donde la tolerancia a los perros en cualquier negocio abierto al público es una norma nacional, incluso en aquellos sitios donde está restringido por motivos sanitarios, como los supermercados, son estos mismos los que se ofrecen a cuidar de tu perro mientras haces la compra.


Desafortunadamente, España es uno de los países Europeos menos permisivos con los animales.


Aunque algunas ciudades como Madrid han sido pioneras permitiendo que nuestros amigos los perros puedan entrar restaurantes y otros tipo de negocios a voluntad del propietario, en la mayoría de ciudades Españolas no sucede lo mismo.


Nuestra propuesta es simple: queremos que se invierta la regulación para que pasemos de una restricción impuesta a una restricción voluntaria. Queremos que la legislación permita por defecto el acceso de perros u otro tipo de mascotas domésticas en cualquier tipo de negocio o servicio abierto al público. Esto incluye restaurantes, bus, metro, cafeterías, bares, tiendas, centros comerciales… al igual que sucede en países como Italia.


Dicho esto, defendemos firmemente la libertad voluntaria y no en la imposición coactiva, por ello aspiramos que la legislación otorgue el poder de admisión en primera y última instancia exclusivamente al propietario del comercio. Aunque creemos que la sociedad progresa claramente hacia una mayor tolerancia y empatía con los animales, no pretendemos forzar y restringir la voluntad de particulares que no compartan nuestras ideas, por este motivo respetamos la decisión privada ante todo.


Nuestra máxima ambición es cambiar la ley 11/2003 del BOE para que eleve la aplicabilidad de esta petición a nivel nacional y elimine la redundancia de competencia de los ayuntamientos en esta materia. Creemos que esta ley no debería ser una decisión legislativa limitada a los ayuntamientos, lo cual generaría una gran ambigüedad y discriminación entre personas y animales debido a su lugar de residencia.

Muchas gracias por tu interés y por considerar firmar.  Muchos amantes y dueños de los mascotas (y los propios animales) te lo agradecen encarecidamente. Hagamos que la integración de animales sea más común y normalizada en nuestra sociedad.



Hoy: Tomás cuenta con tu ayuda

Tomás A. necesita tu ayuda con esta petición «Firma para que nuestras mascotas sean bienvenidas en negocios y servicios públicos.». Únete a Tomás y 1.100 personas que ya han firmado.