Casa Real: Intercedan para que Arabia Saudí no condene a morir en la cruz a nadie

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 75,000!


Con solo 10 años, Murtaja Qureiris acudió a una concentración en bicicleta para reclamar el respeto de los derechos humanos. Tres años más tarde, fue detenido. Hasta ayer, pesaba sobre él una sentencia a morir crucificado por el Gobierno de Arabia Saudí que finalmente ha sido revocada.

Murtaja fue acusado de participar en estas protestas antigubernamentales, de asistir al funeral de su hermano - fallecido en una manifestación - y también de arrojar cócteles molotov contra una comisaría. Su primer mes entre rejas en un centro de detención de menores lo pasó confinado totalmente solo.

Tres jóvenes de minoría chií y que tenían menos de 18 años en el momento del delito, están en el corredor de la muerte y corren el riesgo inminente de ser ejecutados. Solo la presión internacional de los ciudadanos pueden parar esta barbaridad: necesitamos cambiar la historia de una vez por todas y evitar que se vuelva a repetir un caso como el de Murtaja.

Por eso nadie mejor que el Rey Felipe VI para demostrar su liderazgo y su respeto por los derechos humanos para pedir a quienes han sido amigos históricos de nuestra Casa Real que eviten estas flagrantes violaciones del derecho internacional.

En los últimos años, Arabia Saudí ha sido objetivo de innumerables críticas por sus violaciones a los derechos humanos: desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en octubre de 2018, la decapitación hace dos meses de Abdulkareem al Hawaj (que tenía 16 años cuando participó en manifestaciones contra el gobierno), a la detención de activistas por los derechos de las mujeres que hoy en día siguen siendo juzgados.

Firma aquí para pedir a la Casa Real un compromiso claro y contundente para interceder ante Arabia Saudí y paralizar para siempre estas prácticas inhumanas.