Petición cerrada
Dirigida a Subdelegado del Gobierno en Valladolid D. Luis Antonio Gómez Iglesias

Facilite a los medios de comunicación las imágenes grabadas desde el helicóptero durante el Toro de la Vega

Escribo estas líneas como TESTIGO en el reciente “Torneo Toro de la Vega” y, bajo juramento a la Constitución y obligación de decir la verdad, como miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad desde hace 20 años.

Mi presencia en el Torneo celebrado el pasado 15 de septiembre en Tordesillas consistió en acudir como OBSERVADOR en representación de R.P.C. para permanecer cerca de periodistas y activistas y, si fuera posible, una vez pasado el toro seguirlo para comprobar el desenlace.

Lo vivido en Tordesillas me dejó varios días consternado por la vergüenza e impotencia de la NO actuación llevada a cabo por la Guardia Civil, siguiendo órdenes de arriba, sin duda, en los que he sentido decepción y pena por los compañeros del operativo obligados a defender a unos agresores que, animados muchos de ellos por el consumo de alcohol y drogas, gozaron en su pueblo de total impunidad.

Fui testigo de cómo un centenar de activistas muy VALIENTES, gran parte mujeres, mantuvieron un comportamiento pacífico y educado (que las grabaciones del helicóptero pueden ratificar) mientras recibían constantes provocaciones, insultos, escupitajos, zancadillas, empujones y agresiones.

A su hora puntual, la organización soltó a Rompesuelas con la certeza de que el peligro que supone un toro bravo, paradójicamente a quien venían a salvar, provocaría la huida y retirada de los activistas que, soportando estoicamente insultos y agresiones, permanecían agarrados unos a otros en la entrada hacia la vega. Soltar al toro en esas circunstancias fue una temeridad y una vulneración del artículo 27 de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, y del artículo 10 del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de CyL.

Presencié cómo algunos lugareños, riendo desde las talanqueras al paso del toro, gritaban a los activistas que corrían a refugiarse: "¡Mira, mira como echan a correr, con lo amigos que son de los animales!", "¡No les dejéis subir. Que se queden ahí tanto que quieren!", y otras frases semejantes.

En el momento en el que el grupo conglomerado de activistas fue dispersado mediante la suelta del toro y algunas mujeres jóvenes corrían con miedo y entre sollozos para reagruparse de nuevo, fue cuando recibieron más insultos y vejaciones.

Una periodista fue testigo de cómo, al parecer, un lugareño de avanzada edad levantó la cachaba de forma amenazante -hecho denunciable por la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana-, para impedir que una joven se refugiase en el vallado.

Lo ocurrido en Tordesillas incumple flagrantemente el Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de CyL que prohíbe permanecer en el recorrido “...a personas que muestren síntomas de embriaguez, intoxicación por drogas...”, al igual que incumple la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana que prohíbe "exhibir objetos peligrosos para la vida e integridad física de las personas con ánimo intimidatorio..." y, pese a ello, no fueron requisadas las cachabas de gran tamaño (típicas de esa fiesta) y varas de madera con las que amenazaron constantemente y golpearon a los activistas.

Uno de los momentos más peligrosos fue cuando, minutos antes de la suelta del toro, los ‘caballistas’ enfilaron de frente para atravesar sobre sus caballos la barrera humana que los activistas habían formado en mitad del paso hacia la vega. Algo absolutamente innecesario puesto que, como puede verse en algunas fotografías, los activistas no impedían el paso por los laterales.

Dentro de la gravedad de este hecho, cabe destacar la actitud de varios caballistas. Uno de ellos, muy veterano, fue increpado por abrirse paso arrollando a varios activistas, a lo que respondió girando su caballo y bajando la puya en ademán de lancear al que le protestó, acción claramente denunciable por la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana o por la vía penal. Otro de los caballistas, sobre un caballo blanco con vendas rojas en las patas, comenzó a atravesar el grupo conglomerado de activistas y, cuando llegó a su mitad, giró intencionadamente el caballo para arrollar a quienes estaban bajo él, todo ello pausadamente, sin perder la fina sonrisa de sus labios mientras recibía los vítores de sus paisanos.

Resulta evidente imaginar cuál es el nivel cultural de los participantes del ‘Torneo’ y cómo el hecho de ganarlo o participar en él les ayuda a superar carencias de autoestima, o a cumplir arquetipos inculcados desde niños que les impide la más mínima empatía hacia el animal, o hacia las miles de personas contrarias a su fiesta.

A pesar del amplio despliegue policial enviado a Tordesillas, supuestamente para mantener el orden, los agentes TAMPOCO estuvieron presentes para impedir las continuas coacciones, amenazas, obstrucciones y agresiones que sufrieron los periodistas desplazados allí para ejercer su trabajo.

Ha quedado demostrado que las autoridades locales y los organizadores del Torneo incumplen sus propios reglamentos con total impunidad y sin sanciones. Así, Rompesuelas sobrepasó el “Campo de Honor” y llegó hasta la última calle del polígono industrial La Vega, lugar en donde debía haber sido indultado según el Reglamento, pero, en vez de ello, lo mataron alanceado de la manera y en la ubicación que acreditó PACMA a través del vídeo de un fotógrafo infiltrado.

  • Ante la posibilidad de indulto, la pregunta es: ¿cómo pretenden capturar en campo abierto a un toro bravo de 640 kg, sin causarle daño, si no disponen tan siquiera de una carabina con dardos narcotizantes?

Tal vez sea ésta la causa por la que jamás uno ha sobrevivido, o tal vez sea porque la fiesta consiste en perseguirlo para matarlo, y no para indultarlo.

"Vaya chute le han metido al toro, iba muy trotón”, fue lo que escuché caminando de regreso entre los participantes, desde el polígono industrial donde mataron a Rompesuelas. Este estado presuntamente narcotizado del toro, tan obvio y comentado entre los del pueblo, debía de haber propiciado que el presidente del Torneo ordenara “el examen de las vísceras y la toma de muestras biológicas para su análisis en los correspondientes laboratorios”, según dispone el artículo 58.7 del Reglamento de Espectáculos Taurinos para el reconocimiento «post mortem». No obstante, tratándose del Torneo Toro de la Vega y la complicidad mostrada por las autoridades, con potestad para designar su propio veterinario, el resultado de este análisis carecería de fiabilidad. De esta manera, gozan de total impunidad por la vía administrativa.

La gravedad de la actuación llevada a cabo por la autoridad local y gubernativa es de tal magnitud e impunidad que, en caso de no suspenderse definitivamente el ‘Torneo Toro de la Vega’, la Fiscalía de Valladolid u órgano superior, una vez tiene conocimiento de los hechos a través de las imágenes y denuncias presentadas, y sin perjuicio de las responsabilidades que de ellas pueden dirimirse, debe actuar de forma preventiva enviando el próximo año a un Secretario Judicial acompañado y protegido por agentes de Policía Judicial para que levante acta y deje constancia de manera fehaciente de los hechos punibles tipificados en el Código Penal que pudieran producirse en Tordesillas nuevamente.

Solamente observando la mentalidad tan cerrada de los forofos de este 'espectáculo' es posible comprender cómo han sido capaces de rechazar el macro evento cultural, sin precedentes, y económico que suponía para Tordesillas y su comarca el Rock in Vega.

 

Fdo.: Eduardo Justa

Presidente de Red de Protección Canina

Policía local de Logroño (Sección Noche - Seguridad Ciudadana)

Esta petición fue entregada a:
  • Subdelegado del Gobierno en Valladolid
    D. Luis Antonio Gómez Iglesias


    Red de Protección Canina ha iniciado esta petición con solamente una firma y ahora la petición ha conseguido 61.861 personas que la apoyan. Inicia una petición tu mismo para crear los cambios que quieres ver.




    Hoy: Red de Protección Canina cuenta con tu ayuda

    Red de Protección Canina necesita tu ayuda con esta petición «Faciliten las imágenes grabadas desde el helicóptero durante el Toro de la Vega». Únete a Red de Protección Canina y 61.860 personas que ya han firmado.