Confirmed victory

Si un perro es cedido por su dueño o abandonado en la calle y es recogido por la policía local y entregado en el centro zoosanitario de Almería, este perro no tiene ninguna oportunidad y será sacrificado aunque esté completamente sano y sea además un perro equilibrado apto para la convivencia en sociedad.
Siendo una aberración el sacrificio sin justificación alguna, de un perro por haber nacido de una raza determinada.

La Ley 50/1999 sobre perros potencialmente peligrosos, en su exposición de motivo incluso hace una aclaración donde se expone “ que pese a que haya razas que de forma subjetiva sean catalogados como peligrosas, son perfectamente aptos para la convivencia pacífica entre personas y demás animales".

Letter to
Delegación de salud y consumo EXCM. AYUNTAMIENTO DE ALMERÍA
EXCMO AYUNTAMIENTO DE ALMERIA.
CONCEJALIA DE SANIDAD Y CONSUMO


Esta petición tiene como finalidad que se derogue el art. 26.4 de la ordenanza del 2004 sobre tenencia de animales.

Este artículo establece la no cesión de animales potencialmente peligrosos por parte del centro zoosanitario de Almería, esto implica que si un PPP (perro potencialmente peligroso) es cedido por su dueño al centro zoosanitario o el animal es abandonado en el término municipal de Almería, el centro zoosanitario, según legislación vigente, se sacrifica, aunque el animal esté sano y apto para la convivencia en familia y este pudiese ser adoptado por otra familia y tener una segunda oportunidad.

Desde ningún punto de vista jurídico y por supuesto biológico ni ético, puede estar fundamentado este articulo, es más la propia exposición de motivos de la Ley 50/1999 sobre perros potencialmente peligrosos, establece que “pese a razas que puedan ser de forma subjetiva catalogadas como peligrosas, son perfectamente aptos para la convivencia pacífica entre las personas y demás animales”, con lo que de modo expreso establece que estas razas son aptas para la convivencia en sociedad.

Con lo que se solicita la derogación del art. 26.4 de la ordenanza del 2004 sobre tenencia de animales, para que los perros potencialmente peligrosos puedan ser cedidos por el centro zoosanitario.