Petition Closed

Desde hace ya muchos años los empresarios del mundo de la tauromaquia reciben cifras millonarias en concepto de subvenciones, las que son afrontadas con nuestros impuestos.
Las encuestas realizadas por la empresa de investigación de mercados Gallup indican que más del 80% de los españoles no es aficionado al toreo o está en contra de esta actividad. Así y todo, los empresarios y organizaciones de este sector reciben estos millones año tras año, y pagados por todas las familias españolas, empresarios, profesionales y trabajadores en todos los sentidos y sin distinción, guste o no guste.

Letter to
Estimados señores del Ministerio de Economía y Hacienda | Sr. Ministro
Estimados señores del Ministerio de Economía y Hacienda | Sr. Ministro
Me dirijo a Ustedes, por las competencias que les otorgan vuestras funciones, para presentar y declarar mi total rechazo y desagrado al enterarme que, con mis impuestos, colaboro directa e indirectamente con la actividad taurina, mediante las subvenciones que se les otorgan a los empresarios y organizaciones de este sector.
Mediante la presente pretendo obtener una respuesta satisfactoria en tanto los contribuyentes podamos optar por ejercer o no nuestros aportes a esta actividad, declarándome en total desacuerdo con que el Gobierno Central, las Autonomías, Diputaciones, Ayuntamientos y cualquier organización pública y estatal, gubernamental o legislativa, realicen aportes económicos que sólo colaboran al embrutecimiento de nuestra gente, ya sean los espectáculos taurinos como cualquier otro tipo de actividad, donde además y empeorando la situación, se establezca como forma de divertimento un espectáculo donde se maltrata a un animal.
La última encuesta Gallup revela que un 68,8% de los españoles no le interesan las corridas de toros ni los festejos con animales, lo que hace antidemocrático el aporte a esta actividad que sólo disfruta una minoría, que por cierto es cada vez menor.
Por otra parte, tengo la plena seguridad de que todavía existen en nuestro país, y fuera de él, cientos de miles de causas solidarias, de protección social, medioambientales, de educación, arte, deporte y cultura que necesitan de subvención, ayudas y aportes, y que de momento no las tienen o bien son escasas para el alcance de sus objetivos. Lo mismo que sucede con otros empresarios, de todos los sectores, los que no reciben ningún tipo de ayuda estatal para llevar adelante sus actividades comerciales y seguir generando puestos de trabajo y crecimiento económico.
Como contribuyente solicito una respuesta a mi disconformidad.