Autorización urgente del uso compasivo ampliado del ibuprofeno inhalado en Santa Fe

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 7,500!


Con gran preocupación por la situación sanitaria, en el marco de la pandemia de COVID-19, nos comunicamos con usted para solicitarle que se autorice de modo urgente en la provincia de Santa Fe el uso compasivo ampliado del ibuprofeno inhalado (solución hipertónica de ibuprofeno para inhalar), posibilitando de ese modo el tránsito interjurisdiccional de esta medicación. El ibuprofeno inhalado, desarrollado por investigadores de nuestro país, se estudia hace años para su uso en personas con diagnóstico de Fibrosis Quística por su poder bactericida, viricida y antiinflamatorio, y podría ser una salida de rescate para el tratamiento de pacientes con infecciones por COVID-19, de fácil acceso y económica, capaz de salvar muchas vidas. Vemos con esperanza las pruebas que en otras provincias se están llevando a cabo con esta medicación en personas con infecciones por COVID-19, con excelentes resultados, mejorando de inmediato los parámetros de oxigenación en personas con cuadros moderados a críticos, y reduciendo el tiempo de recuperación en personas con cuadros leves, minimizando en todos los casos la demanda de recursos físicos y humanos en los centros de salud.

Estos resultados y el avance de la pandemia, que anuncia el inminente desborde del sistema sanitario, han llevado ya a otras provincias como Córdoba, La Rioja y Jujuy a autorizar el uso compasivo ampliado del ibuprofeno inhalado en sus territorios (también se está utilizando en Capital Federal y en la provincia de Salta). En coherencia con esta medida, la Sociedad Argentina de Neumonología hizo público que “apoya los esfuerzos de los científicos y médicos involucrados en el tratamiento con ibuprofenato de sodio hipertónico nebulizable a pacientes con COVID-19”, instando a “darle un marco legal sustantivo” (Documento de Posición Ibuprofenato de sodio en COVID-19).

La autorización del uso compasivo ampliado del ibuprofeno inhalado en la provincia de Santa Fe posibilitaría, por un lado, la disponibilidad de esta medicación en centros de atención a la salud locales, creando una alternativa de tratamiento y proveyendo un marco legal que dé amparo a los médicos tratantes para la indicación del mismo, según su criterio y con el consentimiento informado de los pacientes. Por otro lado, y de modo convergente, brindaría a los ciudadanos la posibilidad de elegir este tratamiento frente al diagnóstico de COVID-19, bajo indicación médica y según su pronóstico específico.