Sheinbaum: Acceso a todas las motos a vías de acceso controlado.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Dra. Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa Electa del Gobierno de la Ciudad de Méixco,

Diputados Electos de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de Méixco para la VIII Legislatura:

 

Los aquí firmantes manifestamos nuestra inconformidad respecto a la fracciones IV, V y VI del artículo 21 del Reglamento de Tránsito del Distrito Federal, ahora Ciudad de México, que a la letra dicen:

Artículo 21.- Se prohíbe a los conductores de motocicletas:
...
IV. Circular entre carriles, salvo cuando el tránsito vehicular se encuentre detenido y busque colocarse en el área de espera para motocicletas o en un lugar visible para reiniciar la marcha, sin invadir los pasos peatonales;
V. Circular por los carriles centrales de las vías de acceso controlado cuando utilicen vehículos menores a 250 centímetros cúbicos;
VI. Circular en vías en las que exista señalización vial que expresamente restrinja su circulación, carriles centrales y segundos niveles de vías de acceso controlado.

 

Consideramos que estas fracciones cancelan algunas de las ventajas que motivan a los ciudadanos a optar por la alternativa de movilidad que ofrecen las motocicletas, los exponen a riesgos innecesarios y son antidemocráticas y antiecológicas.

Los aquí firmantes exigimos que se modifique el reglamento de tránsito para eliminar estas prohibiciones y así permitir una mayor democratización del transporte en motocicleta, y para poder elegir opciones viales más seguras para todos los motociclistas y para contar con un reglamento que sea realista respecto al aprovechamiento de la moto.

 

Elaborando respecto a nuestro desacuerdo, fracción por fracción:

IV. Circular entre carriles, salvo cuando el tránsito vehicular se encuentre detenido y busque colocarse en el área de espera para motocicletas o en un lugar visible para reiniciar la marcha, sin invadir los pasos peatonales;

Aunque circular entre carriles puede ser riesgoso, consideramos que debe de ser a criterio del motociclista el realizar esta maniobra en situaciones de embotellamiento extremo para filtrarse a través de los espacios remanentes en las vías y atravesar las zonas congestionadas de la ciudad. Esta es práctica común que a pesar de su prohibición en el reglamento, no ha sido abandonada en absoluto, y las autoridades actualmente toleran la práctica, ya que es uno de los beneficios más importantes en el uso de la motocicleta. Adicionalmente, es beneficioso para los demás vehículos, ya que en estas situaciones, las motocicletas dejan de ocupar un espacio que otros pueden aprovechar. Finalmente, tiene un caracter ecológico, ya que filtrarse entre carriles promueve el que los viajes de los motociclistas sean más cortos en duración, evitando el consumo innecesario de combustible mientras esperan su turno para atravesar las zonas de congestión, y evita que se calienten los motores de las motos, condición que provoca una mayor emisión de óxidos de nitrógeno. Consideramos que esta prohibición no expresa una realidad que se vive en la ciudad, y sólo genera un estado de aprehención para los motociclistas.

V. Circular por los carriles centrales de las vías de acceso controlado cuando utilicen vehículos menores a 250 centímetros cúbicos;

Rechazamos la validez de esta fracción ya que la consideramos antidemocrática e injustificada. Las vías de acceso controlado representan una opción de mayor seguridad y fluidez para los motociclistas.

Como contribuyentes, los ciudadanos que se movilizan en motocicletas pequeñas tienen también derecho a aprovechar estas vías para su beneficio. Consideramos que debe de quedar a criterio del motociclista el juzgar si cuenta o no con la pericia suficiente para ingresar a las vías de acceso controlado, y si su motocicleta tendrá las capacidades suficientes para circular al ritmo que vaya el tránsito que dentro de esta fluya al momento de ingresar. El requerimiento de 250 centímetros cúbicos como mínimo es arbitrario y no tiene fundamento, ya que motocicletas con volumetría de incluso menos de la mitad de lo requerido pueden mantenerse perfectamente al límite de velocidad de 80Km/h que se estipula para las vías de acceso controlado más rápidas de la ciudad.

Al no poder circular en las vías de acceso controlado, los conductores de motocicletas pequeñas se ven obligados a circular por las laterales, que son más conflictivas y llevan la circulación de vehículos mayores como son autobuses, microbuses y camiones de carga, los cuales representan un mayor riesgo para la integridad de los motociclistas. También, las vías alternas los llevan a atravesar barrios y colonias que pueden ser inseguras, cuando se podrían ocupar las vías de acceso controlado y llevar a cabo los viajes con menores riesgos de sufrir un asalto.

Consideramos que la medida es antiecológica, ya que promueve el que los motociclistas opten por comprar vehículos de un motor mayor, que contamina más y no ofrece ventajas notables para la circulación en la ciudad. Desde la publicación del nuevo reglamento, ya se ha visto una proliferación de modelos de 250 centímetros cúbicos en la oferta de mercado, que ha previsto un aumento en la demanda debido a las nuevas disposiciones. Además, al alargar el tiempo de espera de las motocicletas pequeñas que tienen que circular por vías alternas, se reduce la eficiencia en el consumo de combustible en los viajes de dichas motos.

Incentivar la adquisición de motocicletas de motor medio o grande es contraproducente para la seguridad de los novatos, ya que esta fracción desincentiva a los novatos de que comiencen con una motocicleta chica que sea más facil de controlar, y promueve el que comiencen con un vehículo mayor que puede rebasar sus capacidades de manejo.

Adicionalmente, nos parece una medida antidemocrática, ya que las motocicletas de mayor motor resultan considerablemente más costosas, lo que en efecto resulta en la exclusión a estas vías para ciudadanos y negocios de menores recursos.

VI. Circular en vías en las que exista señalización vial que expresamente restrinja su circulación, carriles centrales y segundos niveles de vías de acceso controlado.

Estamos en desacuerdo en que se haya restringido la circulación a motos menores de 250 centímetros cúbicos en vías como son los carriles centrales de Av. Paseo de la Reforma, por los mismos motivos que se expresaron para la fracción V. Exigimos que se retiren señalamientos para vías donde no se justifique la exclusión a las motocicletas.

Exigimos también que se le permita a todos los motociclistas a acceder a los segundos niveles, incluyendo las vías de peaje, ya que respetando los límites de velocidad vigentes, no representan un riesgo mayor para las motocicletas y consideramos que aplica el mismo razonamiento que se elaboró arriba como rechazo de la fracción V.

Reiterando:

Los aquí firmantes consideramos que las fracciones  IV, V y VI del artículo 21 del Reglamento de Tránsito del Distrito Federal, ahora Ciudad de México, cancelan algunas de las ventajas que motivan a los ciudadanos a optar por la alternativa de movilidad que ofrecen las motocicletas, los exponen a riesgos innecesarios y son antidemocráticas y antiecológicas, y exigimos que se modifique el reglamento de tránsito para eliminar estas prohibiciones y así permitir una mayor democratización del transporte en motocicleta, y para poder elegir opciones viales más seguras para todos los motociclistas y para contar con un reglamento que sea realista respecto al aprovechamiento de la moto.



Hoy: Arturo cuenta con tu ayuda

Arturo Espinosa Aldama necesita tu ayuda con esta petición «Dra. Claudia Sheimbaum Pardo: Sheinbaum: Acceso a todas las motos a vías de acceso controlado.». Súmate a Arturo y 3,211 persona que han firmado hoy.