Victoria

No le nieguen a nuestro hijo Óscar el uso compasivo del medicamento que necesita.

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 14.813 firmas!


Nuestros hijos Óscar y Jesús de 8 y 11 años respectivamente sufren una enfermedad neurodegenerativa grave llamada Distrofia Muscular de Duchenne (DMD). Es la distrofia muscular más común diagnosticada durante la infancia, limita significativamente los años de vida de los afectados causando la pérdida rápida de la función muscular y perdiendo totalmente su independencia, falleciendo prematuramente.

Nos hemos esforzado en todos los aspectos desde el diagnóstico para conseguir que disfruten de la vida como cualquier otro niño.

Por suerte, nuestro hijo Jesús, ha podido entrar en la última fase del ensayo clínico del único medicamento hasta hoy que puede frenar esta grave enfermedad. Pero Óscar no ha tenido esa suerte.

Translarna es el primer tratamiento que recibe la autorización condicional de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para el tratamiento de la enfermedad de Duchenne en pacientes con una mutación sin sentido. La autorización condicional de comercialización, es un mecanismo de acceso temprano, que permite a la Agencia recomendar la autorización de comercialización de los medicamentos que se ocupan de una necesidad médica no satisfecha para los pacientes que sufren de enfermedades que amenazan la vida, incluso si no están disponible todavía los datos clínicos completos; tal es el caso de los afectados por la Distrofia Muscular de Duchenne. En concreto, para la mutación que sufren mis hijos, ya que este medicamento sólo beneficia a un 13% de los afectados por DMD.

El fármaco Translarna está aprobado por la Agencia Europea del Medicamento desde mayo de 2014, por lo que se puede administrar por uso compasivo en España tal y como ya se está haciendo con otros siete niños en España en las comunidades autónomas de Galicia, Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia y Andalucía, nuestra comunidad, y actualmente está ya comercializado en Alemania, Dinamarca y Noruega. También existe un programa para el tratamiento con Translarna en Francia e Italia similares al Uso Compasivo de España y ya se está dando con normalidad.

Por eso, no podemos entender los obstáculos que la Dirección del Hospital Juan Ramón Jiménez nos está poniendo por el camino.Hace ya varios meses, desde noviembre, que reclamamos a la Dirección y farmacia hospitalaria del hospital Juan Ramón Jiménez (Huelva), poder recibir el tratamiento con Translarna por la vía del uso compasivo para nuestro hijo Óscar. Este tratamiento podría ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestro hijo, ralentizando el avance de su enfermedad, tal y como estamos experimentando con Jesús, pero la dirección del Hospital Juan Ramón Jiménez (Huelva) no quieren concedérselo.

El seguimiento de la enfermedad de nuestros hijos se hace desde otro hospital de nuestra comunidad, el Hospital Virgen del Rocío (Sevilla), dónde ya existen los niños a los que le acaban de aprobar el uso compasivo del medicamento. Pero es nuestro hospital de referencia, el Hospital Juan Ramón Jimenez de Huelva, el que tiene que aprobar el uso compasivo a nuestro hijo.

Óscar cumple totalmente con los requisitos para recibirlo, y su médico especialista de referencia, miembro del equipo de Neurología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, y neuropediatra de referencia en neuromusculares de Andalucía, recomendó su uso en el mes de Noviembre a Óscar. Por lo tanto, no existe ningún motivo para que nuestro hijo no esté recibiéndo ya el tratamiento.

El Hospital Juan Ramón Jiménez, no sólo está negándole a nuestro hijo la posibilidad de ralentizar el progreso de la enfermedad, también está incumpliendo la Ley, puesto que no está respetando lo que establece el Real Decreto Real Decreto 1015/2009, de 19 de junio, por el que se regula la disponibilidad de medicamentos en situaciones especiales. Y, por si fuera poco, lo está haciendo de forma totalmente opaca, saltándose procedimientos administrativos y demorando la respuesta a nuestras consultas.

Nos encontramos desesperados por la indefensión que sufren nuestro hijo y por el agravio comparativo que supone saber que otros niños de otras comunidades autónomas, y de la nuestra, ya están tratándose con esta medicación. Nuestro hijo no entienden de protocolos, ni de firmas ni autorizaciones. Sencillamente: NO PUEDE ESPERAR. Por eso le estamos pidiendo a la dirección del Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva que les concedan urgentemente el tratamiento con Translarna por la vía de uso compasivo.

Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía, dijo el 4 de enero que ningún andaluz se quedará sin su medicamento por motivos económicos, así que Seños Director, si su médico se lo ha prescrito ¿porque lo deniega?, ¿Cuál es el mótivo?.



Hoy: Ángel M. cuenta con tu ayuda

Ángel M. Rodríguez necesita tu ayuda con esta petición «Director médico del Hospital Juan Ramón Jiménez, Jose Antonio Otero: No le nieguen a nuestro hijo Óscar el uso compasivo del medicamento que necesita.». Únete a Ángel M. y 14.812 personas que ya han firmado.