No más conflictos: una normativa sensata y común de uso de las glorietas.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Hola, muy buenas a todos. Me presento, mi nombre es Alberto, y vengo a relataros algo que me trae por una senda de amargura y descontento.

Tengo una cruzada personal con las glorietas (más comúnmente conocidas como rotondas). Y, sintiéndolo mucho, la generalidad de los conductores no somos realmente conscientes del verdadero conflicto que existe con respecto a las mismas, y creo que ya es tarde para realizar un cambio efectivo en los que ya llevamos un coche (habrá que probar con los nuevos conductores).

La Dirección General de Tráfico (de ahora en adelante, DGT) se ha empeñado desde hace unos años en hacernos creer que las glorietas funcionan de una forma que no es correcta, ni cierta; y lo hacen contando con el beneplácito de aseguradoras, la Guardia Civil de Tráfico, autoescuelas, etc. Todos los esfuerzos que realizan por Internet con infografías absurdas y erróneas no son más que diminutos hachazos que van pegando al verdadero esquema de funcionamiento de las glorietas como ente que fluidifica el tráfico de forma efectiva.

Para empezar, el Reglamento General de Circulación del año 1990 no recogió ni tan siquiera una triste definición de "glorieta" hasta noviembre de 2003, y rezaba así: "79. Glorieta. Se entiende por glorieta un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central. [...]". Sobra decir que del funcionamiento de las mismas pensaron que se encargarían más adelante. ¿Qué hemos leído? ¡Ah, sí! ¡Tipo especial de intersección! ¿Y de dónde sale entonces lo que nos han contado de vía recta infinita con forma circular? Craso error.

Sí, señores, el propio Reglamento recoge que una glorieta es un tipo de intersección, ¡de intersección!, especial. Pero la DGT nos cuenta la historieta de que es una vía cualquiera, a la que se le aplica una norma general. Repasemos: tipo especial de intersección a la que se le aplica una norma de circulación general de una vía. ¿No resulta un tanto incoherente? ¿Qué norma general es ésa? La de circular siempre por la derecha.

El RGC no recoge en ningún lugar el funcionamiento de las glorietas, no hay un apartado en el cual se indique cómo han de tomarse. Todo lo que se ha visto hasta ahora son medias tintas, trabajo a medio terminar, procrastinación absoluta. Incluso la Guía de Nudos Viarios del Ministerio de Fomento estipula que las glorietas se toman de una forma concreta.

Existen numerosos documentos donde se indica el funcionamiento original y real de las glorietas. Las glorietas no se inventaron en España, ni mucho menos. Las glorietas se trajeron a España en los años 90 y, a día de hoy, no existe normativa que las regule, más allá de las palabras que aparecen en la definición 79 del Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre, por el que se aprobó el Reglamento General de Circulación para la aplicación y desarrollo del texto articulado de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo: "tipo especial de intersección". Las glorietas sustituyen a las antiguas intersecciones en cruz (o en T, aunque las hay de más accesos) introduciendo una isleta en el centro alrededor de la cual girar.

Decir que una glorieta es como una vía normal y corriente es algo que la DGT ha hecho entender a la población de forma muy eficaz pero también muy errónea. Que una glorieta "estándar" (por "estándar" me refiero a que no es "turbo") funcione como una autovía no es un argumento que pueda ser tomado como lógico, en absoluto. Es un disparate. Una glorieta es un cruce, una intersección. No puede ser cierto que sea una autovía, ni siquiera es una vía, pues es un cruce de otras, pero no una en sí misma, y así lo recoge el RGC.

El funcionamiento de las turbo glorietas es el funcionamiento que deberían tomar las glorietas normales y corrientes, pues no hay movimientos de trenzado (cambios de carril, los cuales no deberían estar permitidos en glorietas). Es la única manera en la que no hay cortes de trayectoria, y es así, aunque resulte complicado verlo ahora que ya tenemos metido en la cabeza que funcionan de una forma que no es correcta.

A colación de todo lo anterior, quiero añadir una serie de apreciaciones. Antes de emitir un juicio definitivo, me informé debidamente, y mantuve una seria conversación con un profesor de Ingeniería del Tráfico que se sabe casi de memoria todos los manuales de capacidad del planeta. ¿Su veredicto? Que, efectivamente, en España las glorietas son un caso perdido y que la DGT no tiene ni un ápice de idea sobre cómo tomarlas y que están confundiendo a las gentes conductoras y polarizando al sector de la población que somos, precisamente, los conductores. La lástima es que las aseguradoras y la Guardia Civil no están tan de acuerdo con esas palabras.

El funcionamiento de las glorietas tiene tres pautas básicas (confirmadas por una persona que proyecta rotondas y sabe de qué habla) y son de muy sencilla aplicación:

  1. En las glorietas no se permite el movimiento de trenzado. Es decir, está terminantemente prohibido cambiarse de carril.
  2. Una persona que circula por el carril exterior, obligatoriamente, tendrá que salir por la salida inmediata o, como tope irrebasable, por la siguiente. Es decir, nunca un conductor que va por el carril derecho podrá pasar de su segunda salida desde que entró en la glorieta (entendamos segunda salida como seguir de frente). Aquellos que realizan una glorieta permanentemente por el carril exterior (ir hasta la tercera salida o sucesivas) son los verdaderos causantes de los conflictos.
  3. Los vehículos que pretendan acceder a la glorieta lo harán siempre que haya un hueco en la circulación anular, independientemente del carril por el que circulen los vehículos del interior de la glorieta. Es decir, no se puede ni se debe permitir entrar en la rotonda al carril exterior cuando un vehículo está circulando a la misma altura por el carril interior, porque entonces se genera un bloqueo al funcionamiento con el riesgo que conlleva, que es el origen de este conflicto. Tan sencillo como respetar las señales de "Ceda el paso" a la entrada de las glorietas (la calzada anular tiene preferencia). La única excepción a este punto se dará cuando, el que accede al carril exterior con un vehículo a la misma altura en el carril interior, vaya a girar a la derecha, única y exclusivamente, pues no hay cruce de trayectorias (un vehículo que venga por el carril interior continuará en la glorieta o bien, saldrá en la misma salida por el carril izquierdo, puesto que tiene que mantenerse en su carril).

Siguiendo estas tres normas básicas, las rotondas serán un entorno mucho más saludable. Además, es muy importante el punto en el que uno ha de posicionarse convenientemente en el carril que nos lleve a nuestro destino, accediendo a la glorieta por el carril derecho si queremos girar a la derecha (señalizando dicha maniobra con el intermitente derecho) o seguir de frente y por el carril izquierdo si queremos seguir de frente, girar a la izquierda o cambiar de sentido (señalizando ambas maniobras con el intermitente izquierdo hasta comenzar la salida, que se usará el intermitente derecho). Porque, al fin y al cabo, las glorietas vienen a sustituir a lo que antes era una intersección en cruz, con la salvedad de que ahora tiene un obstáculo en el medio alrededor del cual girar (¿a quién, en su sano juicio, en un cruce de los de antes, se le ocurriría posicionarse en la derecha queriendo girar a la izquierda? - Es un disparate).

Una referencia importante que está ganando bastante auge últimamente es el fenómeno de las turbo glorietas o turbo rotondas (turborrotondas), llámese de una de las dos formas. Funcionan como deberían funcionar todas las glorietas, pero esta vez el conductor se ve obligado a que así sea. Pues bien, se sigue viendo, como norma general, como entes totalmente diferentes. Pero no, pues representan el verdadero funcionamiento de este "tipo especial de intersecciones". Lo que no se puede pretender es que se transformen todas las glorietas en turbo glorietas.

Por otro lado, nos encontramos con la situación de que en España se han hecho despropósitos en forma de glorieta en los que se trabaja con radios inmensos, de tres carriles y hasta cuatro carriles, otras de tres carriles con dos carriles de entrada y salida, otras de dos carriles con uno de salida o entrada, etc. Una lista de "qué no hacer" que no termina y que se ha convertido en otra importante fuente de problemas a la hora de tomar este tipo especial de intersecciones.

Para despedirme, os adjunto tres vídeos que representan muy bien lo que aquí he querido exponer (en inglés):

  1. https://www.youtube.com/watch?v=AMV02ReN0lo (2 carriles)
  2. https://www.youtube.com/watch?v=8wIoR7fpPJM (2 carriles)
  3. https://www.youtube.com/watch?v=zG3ghj_nOwQ (3 carriles)

Muchas gracias por la atención. Espero que esto llegue a buen puerto algún día.

Saludos cordiales a todos.



Hoy: Alberto cuenta con tu ayuda

Alberto Rodríguez Fernández necesita tu ayuda con esta petición «Dirección General de Tráfico: No más conflictos: una normativa sensata y común de uso de las glorietas.». Únete a Alberto y 153 personas que ya han firmado.