Victoria

El Zapotillo: La Presa de la corrupción

¡Esta petición logró su objetivo con el apoyo de 2,442 personas!


La Presa El Zapotillo – Acueducto Zapotillo León ubicada en el estado de Jalisco, en la Cuenca del Río Verde, representa la obra hidráulica de la corrupción, sumando sus costos económicos de concluirse este proyecto podrían llegar a más de 40 mil millones de pesos, dinero del erario público que estamos pagando con nuestros impuestos, sin haber generado hasta el momento una gota de agua.

Esta obra inundaría a tres comunidades campesinas milenarias de Jalisco: Temacapulín, Acasico, Palmarejo y dejaría sin agua a los productores de una de las regiones agroalimentarias más importantes de México: los Altos de Jalisco, beneficiando sólo a empresas nacionales y trasnacionales que buscan la privatización del agua y que necesitan grandes cantidades del vital liquido para la producción de coches, minería, agroindustria y desarrollos inmobiliarios en las ciudades.

En estos días la Cámara de Diputados examinará el Presupuesto 2018, que le fue entregado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para su aprobación, en el apartado de Programas y Proyectos de Inversión (pesos de 2018), del Ramo 16, Medio Ambiente y Recursos Naturales, se encuentran etiquetados 1,530 millones de pesos, para continuar con la construcción de la Presa El Zapotillo, presupuesto que se pretende aprobar a pesar de que la construcción de está presa se encuentra detenida desde el año 2013, por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El Zapotillo es impulsado por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y los gobiernos de los estados de Jalisco y Guanajuato, con la justificación de abastecer de agua potable a la ciudad de León, Guanajuato, al Área Metropolitana de Guadalajara y a 14 municipios de la región Altos de Jalisco.

Sin embargo, no se han presentado los proyectos que dejen claro de qué forma se dispondría agua de la presa para las poblaciones de Los Altos de Jalisco y Guadalajara, ya que el proyecto actual solo contempla el Acueducto que iría de la Presa El Zapotillo a León, Guanajuato.

Está comprobado que el agua de El Zapotillo no sería en realidad para la gente de León, Guadalajara y los Altos de Jalisco, sino para las empresas y compañías nacionales y trasnacionales inversionistas del proyecto Puerto Seco o Guanajuato Puerto Interior (el centro de negocios más grande de Latinoamérica), para la agroindustria, la minería del Bajío y las empresas inmobiliarias de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

La Presa El Zapotillo comenzó a promoverse desde el año 2005, y de manera ilegal en 2009 inició su construcción, a cargo de la empresa española FCC Construcción (Fomento de Construcciones y Contratas), empresa vinculada a delitos de alteración de precios de concursos y subastas públicas, lavado de dinero, corrupción, tráfico de influencias, fraude, entre otros; cuyo principal dueño es el magnate Carlos Slim, así como por las empresas mexicanas LA PENINSULAR Y EL GRUPO HERMES, propiedad de Carlos Hank Rhon, reconocido empresario priista del grupo Atlacomulco.

El Acueducto El Zapotillo-León de 140 kilómetros que conduciría el agua a la ciudad de León, Guanajuato, fue adjudicado en 2011 a la empresa española ABENGOA, misma que fue expulsada en la guerra del agua de Cochabamba, Bolivia, en el año 2000, por querer privatizar hasta el agua de la lluvia.

A pesar de que la Presa el Zapotillo se encuentra detenida desde el 2013, las empresas constructoras no han perdido, por el contrario han recibido jugosas cantidades de dinero por conceptos de indemnización.

Al suspenderse la construcción de la presa en 2014, la CONAGUA tuvo que pagar 220 millones de pesos a la empresa FCC. Además de que el contrato de construcción obliga al gobierno mexicano a pagar 19 millones de pesos mensuales a las empresas FCC, HERMES Y LA PENISULAR por concepto de indemnización por inactividad de la obra.

Por otro lado, la empresa ABENGOA cobró,600 millones de pesos al gobierno mexicano al ganar el contrato para trasvasar el agua del río Verde de Jalisco a León Guanajuato en 2011. La empresa se declaró en quiebra en el año 2014 y el gobierno mexicano ha usado indiscriminadamente más de 706 millones de pesos del erario público para su rescate. ABENGOA presentó su renuncia a la CONAGUA para la construcción del Acueducto el pasado 28 de agosto del año en curso, exigiendo una millonaria indemnización por 2,000 millones de pesos, como pago por la inversión realizada, sin haber podido avanzar ni un centímetro en la construcción del Acueducto.

En suma, la construcción de la Presa El Zapotillo se ha caracterizado por una continua y sistemática violación a los derechos humanos. Un proyecto plagado de irregularidades, corrupción, derroche de fondos públicos y que está siendo construida por empresas de negro historial. En 2005 el costo de proyecto era de 10,375 millones de pesos, para 2017 su costo casi se triplicó ascendiendo a 27,263 millones de pesos.

Por todas estas razones, exigimos a las y los Diputados(as) que no se asigne más dinero para el Zapotillo, que no se derrochen más fondos públicos y que NO SE APRUEBEN los 1,530 millones de pesos a esta obra. #NiUnPesoMásAlZapotillo



Hoy: Ni un peso cuenta con tu ayuda

Ni un peso más al Zapotillo necesita tu ayuda con esta petición «Diputados : El Zapotillo: La Presa de la corrupción». Súmate a Ni un peso y 2,441 persona que han firmado hoy.