Victoria

Den a mi compañera Helena, tetrapléjica, la pensión por gran invalidez que le corresponde

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 201.264 firmas!


Mi compañera de trabajo durante 10 años, Helena, va en silla de ruedas desde que era pequeña debido a una paraplejia que le provocó un virus llamado Guillen Barre. Aunque llegó a mover ambas manos gracias a varios años de rehabilitación, Helena ha tenido siempre inmóvil uno de sus brazos.

Eso nunca le ha impedido ser súper independiente. Ella siempre ha hecho su vida sin recibir ninguna ayuda y ha luchado por ser una persona útil para la sociedad. Estudió derecho y trabajó durante 12 años como teleoperadora en una empresa privada. Allí es donde yo la conocí, y donde nos demostró a mí y a mis compañeros que cumplía con el mismo nivel de exigencia que todos los demás.

Hablaba por teléfono y escribía en el ordenador utilizando el brazo que tenía operativo. Acababa las jornadas agotada, porque hacía con un brazo todo lo que los demás hacemos con dos, pero se esforzaba y rendía como la que más. En 2012 eso le empezó a pasar factura. Llegaron los dolores y las molestias en “el brazo bueno”. Su única herramienta de autonomía empezaba a fallar. Hace un par de años las molestias se agravaron y los médicos le dijeron que ya no se podía hacer nada para recuperar su movilidad. Su empleo dependía de esa mano y esa mano había dejado de responder. Aunque dolía aceptarlo, Helena ya no podría volver a trabajar.

Este junio le han suspendido su prestación por incapacidad temporal y ahora le están negando la pensión por gran invalidez. Helena ha dejado de recibir ingresos. Firma para pedirle a la Seguridad Social que le conceda la pensión por gran invalidez que le corresponde. Ha cotizado durante 12 años, nunca se ha aprovechado de su situación y ahora no puede trabajar. Solo estamos pidiendo lo que es justo.

En noviembre de 2015 Helena comenzó su baja laboral. Pero en mayo de este año recibió una carta en la que le decían que tenía que incorporarse inmediatamente a su puesto de trabajo. La noticia le provocó tal ataque de ansiedad que tuvieron que darle una nueva baja, esta vez por depresión y ansiedad. En junio le han comunicado que ha vencido el plazo y que le suspenden su prestación económica por Incapacidad Temporal.

Ella ha presentado informes médicos que demuestran que no está en condiciones de volver a su puesto de trabajo, pero no le hacen caso. En lugar de darle la pensión por gran invalidez, le han dejado en un limbo institucional. Desde el mes de junio ni está trabajando, ni está cotizando ni está cobrando ningún tipo de prestación o pensión.

Helena no solo está sufriendo física y psicológicamente todo lo que conlleva que su brazo operativo esté dejando de funcionar, sino que además ha dejado de recibir ingresos. Ella vive sola. Su madre murió hace dos años y su padre ya está muy mayor como para ayudarle ¿Cómo va a sobrevivir si no cobra nada? ¿Cómo va a pagar ahora a la persona que le ayuda a ir al baño y acostarse? Sus pocos ahorros terminarán por agotarse si no le conceden ya la pensión por gran invalidez que le corresponde.

Firma para pedirle a la Seguridad Social que le dé ya a Helena su pensión por gran invalidez.



Hoy: Mónica cuenta con tu ayuda

Mónica Lázaro necesita tu ayuda con esta petición «Den ya a mi compañera Helena la pensión por gran invalidez que le corresponde». Únete a Mónica y 201.263 personas que ya han firmado.