Petition Closed
Petitioning Presidente de la República Dominicana Danilo Medina Sánchez

Danilo Medina Sánchez, Presidente de la República Dominicana: Poner en marcha la oficina del Defensor del Pueblo


¡11 años! 

11 años desde que la Ley 19-01 que instituye la Defensoría del Pueblo en República Dominicana fue aprobada el 1º de febrero del 2001.

11 años que los representantes del gobierno dominicano se comprometen regularmente con los organismos de derechos humanos de la ONU en nombrar al Defensor del Pueblo.

11 años que las autoridades competentes fallan en dar pleno cumplimiento a la ley 19-01.

11 años que se les niega un recurso fundamental a las y los que son víctimas de violaciones a sus derechos humanos.

En la República Dominicana la mayoría de las violaciones de los derechos humanos – incluyendo abusos cometidos por parte de la Policía Nacional, violencia de género, discriminación contra dominicanos de ascendencia haitiana, desalojos forzosos ilegales – quedan impunes.

La Oficina del Defensor del Pueblo desempeñaría un papel importante en institucionalizar el respeto hacia los derechos humanos en el país. Sin embargo, 11 años después de la aprobación de la ley que crea la institución de una Defensoría del Pueblo, el pueblo dominicano sigue esperando el nombramiento de un Defensor del Pueblo.

La figura de Defensor del Pueblo, actualmente presente en la mayoría de las naciones de América Latina, cumple un papel crucial, velando por la protección de los derechos humanos de los ciudadanos y actuando como garante contra posibles excesos de poder del Estado.

Entregaremos la carta que sigue en Carta de Petición con las firmas instando al Presidente de la República Dominicana que en el primer año de su mandato se ponga en marcha, con dotación de recursos suficientes, la oficina del Defensor del Pueblo.

¡Añade tu firma y tu voz a esta petición!

Letter to
Presidente de la República Dominicana Danilo Medina Sánchez
Hace 11 años que todos aquellos cuyos derechos son vulnerados en la República Dominicana esperan el nombramiento del Defensor del Pueblo.

Como usted sabe, el Defensor del Pueblo es una figura independiente creada por la Ley 19-01. El principal cometido de esta institución consiste en salvaguardar los derechos constitucionales de los ciudadanos e iniciar investigaciones sobre posibles violaciones de tales derechos por funcionarios de la administración publica.

La propia Ley 19-01 explica que “la figura del Defensor del Pueblo se ha convertido en un valioso instrumento para defender los derechos del ciudadano frente a la administración del Estado y a cualquier entidad prestadora de servicio público.” La constitución de 2010 incluyó expresamente mención de esta institución, especificando también mecanismos para acelerar la elección del Defensor.

La República Dominicana es hoy uno de los pocos países en América Latina que no cuenta con una institución independiente que se encargue de vigilar el respeto de los derechos humanos y recomendar medidas de reparación en caso de su violación.

En los 11 últimos años muchas victimas de violaciones a los derechos humanos hubieran necesitado dirigirse al Defensor del Pueblo. Por ejemplo, las incalculables victimas de abusos por parte de la Policía Nacional, los miles de dominicanos de ascendencia haitiana que han sido víctimas de discriminación y de abusos, los miembros de centenares de comunidades a través de todo el país que han padecido desalojos forzosos ilegales, todas las mujeres que han sido negadas de medidas eficaces para ser protegidas de la violencia familiar. Y son muchas más las víctimas de abusos que en esos 11 últimos años hubieran necesitados de un protector como debe ser el Defensor del Pueblo.

El 16 de agosto Usted jurará de “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes de la República.” En calidad de nuevo presidente Usted tiene entonces la oportunidad y el deber de que el país no cumpla un 12º año sin que la institución del Defensor del Pueblo sea establecida.

Le pedimos usar todos los recursos que le ofrece su alta investidura para que en el primer año de su mandato se establezca, con dotación de recursos suficientes, la Oficina del Defensor del Pueblo.

Cordialmente,